Ya no queremos que nos quieran dar Atol con el dedo

Rodulfo Santizo

[email protected]

Guatemalteco, migrante, facilitador de procesos para fortalecer el tejido social, visor y monitor del bienestar social, multifacético, persistente, soñador por una Guatemala diferente, gestor en desarrollo.

post author

Rodulfo Santizo

En primer lugar pido disculpas por ser repetitivo en este tema, que talvez algunos no interesan, pero a los guatemaltecos que viven en el extranjero, les sigue interesando, principalmente a aquellos que están en situación vulnerable.

Los migrantes estamos nuevamente en un proceso de deliberación en el viejo y desgastado tema de Conamigua, que desde su creación, no ha funcionado para nada para los guatemaltecos que viven el extranjero, quienes según esta ley son la razón de ser y existir de esta institución; siendo ya trece anos de un gasto tirado al aire, donde solo se han beneficiado principalmente sus empleados y algunos políticos.

Queda constancia que los migrantes desean tener una instancia de gobierno que vele principalmente por la diáspora desprotegida, que los atienda, proteja y asista, porque los guatemaltecos que residen en el extranjero merecen ser atendidos por una institución en la que ellos participen en la toma de decisiones y sean gestores de su propio desarrollo, mediante la inclusión y participación activa, siendo parte de esta urgente reconversión institucional.

Conversando con unos amigos migrantes, coincidimos, que la diáspora guatemalteca se siente doblemente desprotegida, discriminada, desplazada, desatendida, y olvidada primero por nuestra ley macro, la Constitución Política de Guatemala y ahora que sabemos que por trece a años nos han dado “Atol con el dedo” con una ley específica y dirigida para los guatemaltecos que residen en el extranjero, la cual salió a luz pública con el Decreto 46\2007, creando El Consejo Nacional de Atención al Migrante Guatemalteco CONAMIGUA, habiéndose decretado oficialmente con esta ley, la “N0 atención, asistencia y protección de la población migrante en el extranjero”; quedando evidenciado que esta normativa nació muerta y así otra vez los migrantes confirman que solo le interesan a sus familiares en sus lugares de origen, porque para otros sectores solo nos ven porque representamos DOLARES, vendiéndonos sus productos y servicios tanto en Guatemala como en el extranjero, donde nuestras familias y nosotros somos compradores mayoritarios en estas cadenas viciosas del consumismo en que estamos inmersos.

Igual ha pasado con los gobiernos y políticos solo nos ven con un interés bajo la manga, por un lado porque somos tema de una conversación muy agradable que todo mundo dice saber, por otro ven nuestro poder de influencia con nuestros familiares a la hora de votar o apoyar a alguien en este tormentoso camino del que hacer político/gubernamental; con solo oír alocuciones de ciertos personajes que manifiestan su intención al acercarse a nosotros, rasgándose las vestiduras de pureza y buena voluntad, aunque algunos tienen ese tacto para hacerlo, otros si se delatan desde la entrada.

Todo esto que escribo tómenlo como catarsis de los migrantes, siendo por medio de las letras en este espacio que damos a conocer nuestros desencantos y desilusiones con nuestros benditos gobiernos, en el entendido de que este argumento no es antojadizo y sin sustento, lo confirmo, por conocimiento de causa en la función publica, promotor y/o facilitador de procesos sociales en organización comunitaria, migración y desarrollo socio / económico / productivo desde hace muchos lustros y ahora que vivo en carne propia la migración, veo las falencias, arbotrariedas, vacíos, falta de voluntad y tino de muchos funcionarios públicos de estos tiempos.

Cualquiera inquietud, reclamo o manifestación de los migrantes, tómenlas como una información para conocer mejor sus desencantos y problemática, sepan digerir a quienes en las reuniones o intervenciones adversan sus puntos de vista, porque ahora que hay espacios de dialogo, se deben respetar todas las ideas y opiniones, por ejemplo el no estar de acuerdo con las elecciones a Secretario y Subsecretario de CONAMIGUA, con ley actual y otras situaciones. .

Un consejo sano a ustedes funcionarios de gobierno sean facilitadores y motivadores de la unión y armonía comunitaria, no se metan en cuestiones que motiven la desunión y desarticulación de los esfuerzos de la comunidad por ver una diáspora guatemalteca unificada y centrada en que los consensos en temas puntuales que nos llevan al reclamo para entrar en un dialogo constructivo, que permita llegar a compromisos.

Pero bueno esto es así, ahora creo tener la última esperanza, empezando en que tenemos 102 diputados nuevos, todos tienen alguna relación con los migrantes, ya sea familiar, amistad o a la larga son beneficiarios directos o indirectos de las remesas que envía la diáspora al haber dinero circulante, mantener el nivel de inflación, mantener una taza aceptable de cambio, etc., sepan señores congresistas que les damos el beneficio de la duda para empezar con reformar la bendita Ley de CONAMIGUA y otras leyes de interés de los migrantes, las cuales norman la participación cívica y ciudadana de la población migrante, siendo el sistema oficial para estar organizados en un mecanismo de representación con legitimidad, representación y legalidad.

Así es que si con estos 102, mas otros cuantos de los reelectos, tenemos votos suficientes para tener un CONAMIGUA reformado en una sesión parlamentaria, bajo el argumento de “Emergencia Nacional”, hoy o nunca, amigos migrantes y distinguidos señores diputados, en un plazo no mayor de tres meses!.