APOYA A MICROEMPRESARIOS EN SU LOCALIDAD

William Sacalxot, un retornado que salió adelante y ahora busca ayudar a los suyos

William Sacalxot es un guatemalteco emprendedor originario de Cantel, Quetzaltenango, que luego de ser retornado de Estados Unidos en 2009, ha logrado, no solo salir adelante, sino crear fuentes de desarrollo para los artesanos miembros de su comunidad.

Por Margarita Girón
[email protected]

En una entrevista para La Hora Voz del Migrante, Sacalxot relató que en 1998 decidió viajar hacia Estados Unidos en búsqueda de un trabajo que le diera la oportunidad de hacerse de un capital para tener una vida mejor.

Sin embargo, luego de 11 años de permanencia en suelo estadounidense, fue sorprendido por las autoridades de migración y deportado en 2009. “Un día regresaba del trabajo cuando la patrulla me detuvo y me dijeron que debían deportarme, me sentí triste, pues mis objetivos no se habían logrado en ese momento”.

El entrevistado resaltó que desde los 9 años aprendió a trabajar en la fabricación de calzado, lo que le dio la idea de iniciar un nuevo proyecto para salir adelante, “con lo que tenía decidí crear mi propio negocio porque no quería considerar como opción volver a los Estados Unidos”, acotó.

¿CÓMO SURGE Q’ANTEL COLORS?

Sacalxot expresó que la idea fue puesta en práctica y con la ayuda de los miembros de su comunidad y algunas organizaciones se estableció ASIPROCALCA, una asociación que involucra a 12 asociados que trabajan por la comunidad en Cantel, Quetzaltenango.

“Estamos tratando de crear una empresa estable, aunque Guatemala se encuentra en un momento duro para el comercio, pero trabajando duro y tocando puertas, vamos a conseguir mejores condiciones para nuestra comunidad y llegar fuera de nuestras fronteras con el calzado que fabricamos”, acotó Sacalxot.

El emprendedor destacó que a través de la asociación se han fomentado alrededor de 40 microempresas familiares que trabajan en la fabricación de zapatos con tinte regional y diseños propios de Guatemala.

Asimismo, resaltó que Q’antel Colors se ha convertido en una fuente de empleo para que las personas de la comunidad se queden en Guatemala y descarten la idea de migrar hacia Estados Unidos.

“A través de la asociación, hemos tenido la oportunidad de brindar empleo a los jóvenes y adultos de nuestra comunidad, ya que con nosotros trabajan personas entre los 15 y 40 años”, relató.

El guatemalteco explicó que el calzado es fabricado con material 100 por ciento guatemalteco, proveniente de Quetzaltenango y tejidos hechos en Almolonga, Zunil y Cantel. Actualmente comercializan cerca de 500 pares de zapatos en diferentes estilos a nivel nacional.

Para Sacalxot, la meta es llevar el proyecto comunitario a un nivel superior y actualmente busca exportar sus productos a Estados Unidos y Europa, en donde los artículos guatemaltecos tienen mayor aceptación a través de ferias de intercambio comercial.

“Q’antel Colors, no es solo un nombre, es un pueblo y una historia que deseamos dar a conocer a nivel internacional. En Guatemala hay oportunidades, pero es necesario que trabajemos en conjunto para poder salir adelante”, finalizó.