Vox y guatemaltecos hablan de las lecciones aprendidas durante la cuarentena

La escena en medio de la lucha contra el coronavirus en la Roosevelt Avenue de la zona de Queens de la Ciudad de Nueva York, 4 de abril del 2020. Foto: AP/Frank Franklin II

Por Grecia Ortíz
[email protected]

Antes de la pandemia ir al supermercado, asistir a un concierto o simplemente sentarse a comer en un restaurante lleno de comensales era normal, de hecho, quién no espero a que otra familia desocupara una mesa para poder degustar sus alimentos, ahora tras meses de confinamiento un artículo de Vox, explica cómo la cuarentena nos ha cambiado y algunas cosas no son del todo negativas.

A inicios de año, las noticias de las muertes y miles de infectados por la COVID-19 en China ya eran difundidas por varios medios y estas situaciones se trasladaron a diferentes partes del mundo, a algunos los tomó por sorpresa lo que ocurrió meses después, también me ocurrió a mí.

Desde 2019 estudio inglés y mi deseo es continuar, así que me inscribí y mi meta es esa, este año decidí seguir y me inscribí de nuevo para recibir mis clases presenciales, en marzo cuando se registró el primer caso, las clases se suspendieron y todo se hizo de forma virtual.

Ahora encerrada y trabajando desde casa uno de los aspectos que he empezado a considerar es el aprendizaje desde el hogar y a valorar los cursos en línea, en confinamiento busque varias plataformas y encontré que Coursera, Duolingo y hasta la Universidad de Harvard cuenta con cursos gratuitos que pueden ser un aliado que nos permita aprovechar el tiempo en el encierro y a considerar la educación virtual como una opción.

El artículo de Vox antes citado, precisamente habla de esa nueva realidad, y expone ocho nuevos hábitos que las personas quieren mantener aún después del confinamiento.

La nota expone que mientras las ciudades empiezan a salir del confinamiento -Guatemala aún no lo ha hecho del todo- los bloqueos se levantan, algunas personas empiezan a volver a sus entornos de manera lenta a la “normalidad”, porque la pandemia nos ha cambiado.

La nota en VOX:  Quarantine has changed us — and it’s not all bad

OBAMA: LOS CAMBIOS PROVOCADOS POR EL VIRUS ESTÁN OBLIGANDO A MUCHOS A REFLEXIONAR

Estar encerrado ha sido estresante, el ex presidente de Estados Unidos, Barack Obama compartió la misma publicación de Vox en su cuenta de Facebook y explica que si bien es demasiado temprano para saber si la situación es permanente, los cambios provocados por el virus, están obligando a muchos a reflexionar sobre lo que realmente importa en la vida.

De hecho, la nota menciona que muchas personas se han percatado de que algunas cosas sobre la vida en cuarentena que vale la pena mantener, y que ahora mismo nos hace cuestionar los fundamentos mismos de lo normal que se ha aceptado sin pensarlo y que ahora tal vez ya no queremos de vuelta.

CIEN PERSONAS DE DIFERENTES PARTES DEL MUNDO OPINARON PARA ARTÍCULO DE VOX

La nota escrita por Sigal Samuel, señala que para algunos volver ni siquiera es una opción, además, muchos han sufrido la pérdida de seres queridos, y millones de personas han perdido sus empleos así que no tienen a donde regresar, mientras miles de trabajadores esenciales han trabajado durante la pandemia sin mucha opción.

Mientras a las personas mayores e inmunocomprometidas se les recomienda quedarse en casa.

“Vivir en cuarentena durante meses ha ofrecido a algunos, principalmente a los privilegiados entre nosotros, una rara oportunidad de reflexionar sobre nuestras vidas y, potencialmente, de restablecerlas. Los trabajadores cuyos trabajos definieron sus vidas ahora se preguntan para qué fue toda esa productividad y si realmente queremos medir nuestra autoestima según el criterio del capitalismo hipercompetitivo”, señala la nota.

Además, muchos quienes se sentían exitosos, ahora se descubren y la cuarentena les ha permitido experimentar nuevos hábitos y estilos de vida.

La nota que cita a lectores de Vox, señala que más de cien personas respondieron en todo el mundo, desde Estados Unidos los Emiratos Árabes Unidos, Portugal hasta Pakistán, algunas tendencias generales y que fueron las más comunes.

LA REDUCCIÓN DEL CONSUMISMO

El primero de los hábitos, es la reducción del consumismo, que señalan es una de las respuestas más populares, ya que muchos dijeron que quieren gastar menos dinero comprando nuevos bienes materiales, entre estos, ropa.

Estar un largo período encerrado, ha llevado a la comprensión que gran parte de nuestro comportamiento de consumir se trata de gratificación instantánea y no de una felicidad duradera, otros también notaron que prefieren comer en casa y ahorrar porque han descubierto el gusto por la comida casera.

Foto del miércoles 3 de junio de 2020, de la cajera Rosario Vargas (al centro) colocando productos en bolsas en el supermercado Presidente en La Pequeña Habana, en Miami. (AP Foto/Wilfredo Lee)

Roselia Pineda, por ejemplo, le dijo a La Hora, que por lo menos hasta que la situación no se normalice prefiere comer en casa y ahorrar, “no me da confianza y así dicen muchos como mis hermanas”.

PRESIONARSE MENOS

Otro de los temas que los encuestados mencionaron es a bajar la velocidad y darse cuenta que han pasado años corriendo por la vida, presionándose para obtener trabajos correctos

“La cuarentena me ha obligado a reducir la velocidad de una manera que no lo he hecho desde que era un niño. Desde la escuela secundaria y la universidad, hasta mis 20 años y un programa de maestría, he estado en constante movimiento durante la mitad de mi vida. Siempre dije que me gustaba estar ocupado, pero los últimos dos meses de desaceleración forzada realmente me han llamado a pensar en cómo quiero que sea mi vida en el futuro “, afirmó un lector de Vox en EE.U U., que prefirió permanecer en el anonimato.

Mientras los encuestados más jóvenes explicaron que quieren ejercer menos presión profesional sobre ellos mismos, porque ahora creen que el trabajo no es lo más importante de la vida.

Aunque destacan que es importante destacar que la capacidad de reducir la velocidad implica un gran privilegio, dado que millones han perdido sus empleos y esperarían trabajar más y no menos, además, muchos adultos mayores han tenido que volver a las labores, aunque eso implique que no se sientan seguras.

PRIORIZAR A LA FAMILIA Y AMIGOS, LA ACCIÓN ÉTICA Y EL ACTIVISMO

Varias de las personas que enviaron sus respuestas, también expresaron que han llegado a apreciar a miembros de la familia y amigos que han estado ahí para ellos durante este momento difícil.

Andrew Goldberg, un recién graduado de la Universidad de Syracuse, dijo que “la cuarentena ha reforzado la necesidad de decirle a la gente cómo te sientes acerca de ellos”.

Una persona se detiene frente a una tienda de The RealReal en el barrio de Soho, en la ciudad de Nueva York, el lunes 8 de junio de 2020. Foto: AP/Seth Wenig

Mientras Nancy Skinner Ringier, una patóloga retirada del habla y el lenguaje, mencionó que ha hablado con sus sobrinos mayores más en las últimas semanas de lo que hizo en años.

En cuanto a la acción ética y activismo, mencionaron que en medio de la crisis mundial de salud, se mostró que todos mostramos un grado de interconexión.

EL EJERCICIO DIARIO, HORNEAR PAN, COCINAR COMIDA VEGETARIANA Y LOS CULTIVOS

Otra de las respuestas comunes es hacer ejercicio, ya que muchos que antes no estaban acostumbrados, ahora han empezado a correr (en lugares en donde es permitido), hacer yoga y otras actividades con las que buscan lidiar con el encierro y muchos le explicaron a Vox que se asombraron de como mejora el ejercicio diario la vida.

La lectora Katie Reynolds, le dijo a Vox en EE. UU., que mantendrá el hábito de hacer ejercicio por las mañanas.

Por otro lado, la autora del artículo explica que varias personas le escribieron en términos brillantes, Matthew Schreiber mencionó que además de hornear pan, las personas planean seguir fermentando cosas, entre ellas, la masa madre y con eso cocinar sus propias comidas y así consumir menos alimentos procesados.

Otros refirieron que les gusta cultivar hierbas como la menta y el cilantro en sus patios, o cultivar en pequeños vasos para luego ponerlos en sus ventanas.

PASANDO MÁS TIEMPO CON LA NATURALEZA

Luci vive en Santa Rosa Guatemala, y cuenta a La Hora que ahora como tiene la oportunidad sale junto a sus hijos a visitar un pequeño río cerca de su casa, así dice que aprovecha que no hay aglomeraciones y disfrutan de la naturaleza.

El artículo de Vox, precisamente habla de cómo salir al aire libre ha sido para muchos una forma crucial de mantener la cordura durante el cierre, otros solo disfrutan la oportunidad de reconectarse con el mundo natural con el fin de resistir el ritmo y ayudar a calmar la mente ansiosa.

En esta foto de archivo de agosto de 2018, una mujer pasea su perro en el centro de recepción a los Finger Lakes junto al lago Geneva, NY. El gobernador Andrew Cuomo autorizó una reapertura gradual de la economía en partes del estado menos gravemente afectadas por la pandemia a partir del viernes 15 de mayo de 2020. Foto: AP/Julio Cortez

Por ejemplo, Camille Costa, del norte del estado de Nueva York, afirmó a Vox que quiere quedarse en esa zona “menos distraída y disfrutar el tiempo que tengo con mi esposo aprovechando el mundo natural (senderismo, kayak) y haciendo viajes”.

TRABAJAR DESDE CASA, ES POSIBLE

Y como a muchos, por ejemplo, la redacción del Diario La Hora y miles de personas, las medidas de confinamiento nos llevaron a trabajar desde casa, y ahora resulta que sí, varios pueden hacer su trabajo en la comodidad de su hogar, tal vez con ropa más cómoda y sin las prisas de todos los días de la “normalidad”.

Aunque nuevamente el artículo recuerda que esto no es una opción para todos y más bien se traduce en un privilegio, así que dicho esto el mito del trabajo remoto no es tan práctico como uno de oficina, aunque sí ofrece beneficios únicos.
“Soy psicólogo consejero y he estado haciendo trabajo con clientes de forma remota. ¡Creo que lo seguiré haciendo de forma remota! Es bastante conveniente “, dijo Raphael Doval-Santos a Vox.

Aunque no a todos les agrada la idea de laborar desde su casa, o simplemente no pueden, por ejemplo, Regina una guatemalteca en Mixco, explica que no puede hacerlo porque vive el día a día y no vender implica no comer.

“Como cualquiera que haya intentado una resolución de Año Nuevo sabe, mantener nuevos hábitos es difícil. Pero los psicólogos que se especializan en el cambio de comportamiento dicen que hay cosas que puede hacer ahora para que sea más probable que tenga éxito en el futuro”, enfatiza la nota.

Muchos emprendedores están cambiando la forma de generar dinero mientras tratan de recuperar una parte de los ingresos que perdieron a causa de la pandemia de coronavirus. Foto la hora: AP.

Lo anterior son solo una parte de los hábitos que las familias guatemaltecas implementan, otros por ejemplo, han aprovechado a consumir más productos locales.

Oswaldo, por ejemplo le dice a La Hora, que en su caso cree que sí hay más oportunidades de emplear el tiempo encerrado y que cree deben mantenerse, como por ejemplo, leer más o capacitarse en línea y que al final, concuerda con la nota publicada por Vox y compartida por Obama en su cuenta de Facebook.