RESIDE EN NUEVA YORK

Vivian Rivas, la documentalista guatemalteca acreedora de cinco premios

POR MARIELA CASTAÑÓN
[email protected]

Vivian Rivas, cineasta y documentalista guatemalteca reside en Nueva York, ha destacado por su trabajo en diversas producciones como continuista y camarógrafa. Estudió un Master en Cine Documental y con su proyecto de tesis “Ebb Tide”, participó en 12 festivales en Estados Unidos y Europa, y fue acreedora de cinco premios.

Rivas visitó Guatemala recientemente y concedió una entrevista a La Hora y La Hora Voz del Migrante, donde explicó el camino para desempeñarse en esta profesión.

“Me fui en el año 1993, tengo 26 años de vivir allá –Estados Unidos-. Siempre quise estudiar cine y en Guatemala no existían las escuelas de cine. Las opciones que uno tenía para estudiar eran ingeniero, médico, abogado. Yo vengo de una familia de abogados, pero a mí siempre me ha gustado crear, desde chiquita”, explica la entrevistada.

INTERÉS POR EL CINE

La documentalista dice que cuando concluyó el bachillerato estudió arquitectura, porque era una de las opciones que se adaptaba a su intención de crear, sin embargo, a ella siempre le había interesado el cine, pero en Guatemala era visto como un hobby, además tampoco había opciones para estudiar esa carrera.

“Me metí a arquitectura porque era creativo, interesante. No me arrepiento, me encantó, hice buenas amistades, pusimos una oficina con una amiga, cuando como en segundo año de la universidad, vino de Francia el doctor en cine Justo Chang a dar cursos de cine, eso fue alucinante porque era la primera vez que podía a aprender algo de cine”, indica Rivas.

Vivian relata que asistía a los cursos los sábados, debía sobrellevar la universidad y su participación en la selección de voleibol. Chang también era arquitecto, se había graduado en la Universidad de San Carlos de Guatemala, posteriormente se fue a Paris a estudiar un doctorado en cine.

Rivas conoció por medio de Chang al director Luis Argueta, quien residía en Nueva York pero vendría a Guatemala a hacer una película, “El Silencio de Neto”; primero la hizo en una versión corta y luego en una larga.

Años después, Argueta le propuso a Vivian trabajar con él en el largometraje “El Silencio de Neto”, pero ella debía mudarse a Antigua. Se fue tras su sueño y dejó su oficina de arquitectura.

Vivian le comentó a Argueta que quería vivir en Nueva York y prepararse académicamente en fotografía y producción, en ese entonces nada era digital. Estuvo seis meses en Estados Unidos y regresó a retomar sus labores, pero a los tres meses de estar en Guatemala, Argueta le propuso nuevamente trabajar en Nueva York. Logro obtener un permiso legal con el apoyo de Argueta y desde entonces labora en Estados Unidos.

DESTACADA LABOR

Rivas se especializó como continuista, es decir quien lleva la lógica de las películas cortas y largas y quien vela porque el lenguaje cinematográfico se use adecuadamente. Ha laborado en varios proyectos de esta índole como freelance.

Vivian también estudió un Master en Cine Documental, su proyecto de tesis fue “Ebb Tide”, el cual ha participado en 12 festivales en Estados Unidos y Europa, y con el que ganó cinco premios, estos son en: Cityvisions 2018, Nueva York, “Mejor Documental”. The Americas Film Festival of New York 2018, “Mejor Documental Corto”. Bridges International Film Festival 2018, Atenas, Grecia “Mejor Documental Corto”. New York Women in Film 2nd Annual Short Film Festival 2018, “Segundo Lugar Categoría Documental”. Impact Docs Award 2018, California, “Premio de Reconocimiento Documental Corto”.

De acuerdo con Rivas, “Ebb Tide” es una historia corta, universal que traspasa barreras y fronteras. La película aborda la historia de una maestra de 86 años que vive en Nueva York y que en su juventud impartía cursos de lenguaje a jóvenes latinos y afroamericanos, cuando existía tensión racial.

La educadora, busca un reencuentro con uno de sus estudiantes, a quien recuerda claramente.

EL NUEVO PROYECTO

Actualmente Rivas trabaja en un proyecto de niñez, estuvo en Guatemala hace algunos días. Uno de los principales anhelos de Rivas es que existan más mujeres cineastas; dice estar satisfecha porque en su nuevo proyecto predomina la presencia de mujeres.

“Me encantaría que hubiera más mujeres cineastas. Este proyecto es muy importante para mí porque me estoy rodeando de mujeres en los personajes principales, también mi editora es una cineasta guatemalteca, se llama Iza Acevedo y vive en Nueva York. Iza ha representado a Guatemala en –el Festival- Cannes y alrededor del mundo, es una cineasta y editora buenísima, además es mi amiga”, concluye.

FRASES

“Me encantaría que hubiera más mujeres cineastas. Este proyecto es muy importante para mí porque me estoy rodeando de mujeres en los personajes principales”.

“Yo vengo de una familia de abogados, pero a mí siempre me ha gustado crear, desde chiquita”.

“Cuando como en segundo año de la universidad, vino de Francia el doctor en cine Justo Chang a dar cursos de cine, eso fue alucinante porque era la primera vez que podía aprender algo de cine”.

Vivian Rivas, cineasta y documentalista guatemalteca