Una propuesta de solución al problema de emisión de pasaportes

Por Marvin S. Otzoy
[email protected]

Son varias las administraciones que han pasado en la Dirección General de Migración, que es dependencia del Ministerio de Gobernación, sin que el problema sea resuelto. Y es que la solución de este radica simplemente en la voluntad política y acción estratégica de las autoridades correspondientes.

El inicio de la solución empieza en la descentralización del servicio de emisión de pasaportes, distribuyendo oficinas emisoras de la Dirección General de Migración en los principales accesos a la ciudad capital para que los usuarios no tengan que llegar hasta las oficinas centrales de la zona 4. Ejemplo sería tener oficinas en el área de la Central de Mayoreo norte, en la del sur, y en algún centro comercial popular de la Calzada Roosevelt, por donde ingresa gran cantidad de usuarios de este servicio provenientes del altiplano occidental del país.

Que se atienda los siete días de la semana, con horario escalonado y rotativo del personal, de tal manera que unos trabajen de lunes a viernes; otros de martes a sábado, otros de miércoles a domingo, etcétera, y que dicho horario no exceda lo establecido en las leyes laborales vigentes.

Que se establezcan más sedes departamentales de emisión de pasaportes, con la misma estructura escalonada y rotativa del personal de atención al público.

Que no cierren ventanillas de atención durante el almuerzo, sino que se sustituyan a las personas en su horario de almuerzo con personal administrativo o personal volante, de tal manera que la constante atención al público fluya sin demoras.

Debe crearse una unidad especial para que se encargue de la demanda de pasaportes en el extranjero, que no solamente capture datos sino que se haga la emisión de una vez. Estas deben estar en las ciudades de mayor residencia de migrantes, tal es el caso de las ciudades de Los Ángeles, San Francisco, Houston, Chicago, New York, Boston, Miami, y el área que comprende los estados de Maryland, Virginia y Washington, D. C. por mencionar algunas ciudades con cantidades considerables de connacionales y donde hay sedes consulares previamente ubicadas. Hago énfasis en el horario escalonado del personal consular, especialmente los fines de semana en donde, además, se pueda establecer un sistema de citas específica para atender estos dos días.

Hay que resaltar que el pasaporte es el documento de identificación personal guatemalteco por excelencia en el extranjero para diversos trámites de emergencia individual que involucra las áreas migratorias, tributarias, de tránsito aéreo y terrestre, civiles, entre otras vitales funciones. Además, es deber constitucional del Estado proveer identificación a sus connacionales donde quiera que estos residan. Voluntad y acción es la solución.