Un mejor protagonismo o un nuevo reto para ACNUR Guatemala

José Antonio Guardado

[email protected]

Soy José Antonio Guardado Martínez, nací el 17 de enero de 1959, originario de la República de El Salvador, de padres campesinos. Licenciado en Administración de Empresas y Teología Evangélica, interesado en el tema de Migrantes y Refugiados.

post author

Lic José Antonio Guardado Martínez
[email protected]

Recientemente participé en el “Taller de consultas con los diferentes actores de la movilidad humana”; realizada o patrocinada por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR) Y me permito transcribir la visión 2030 que se planteó: “El Sistema de las Naciones Unidas (SNU) en Guatemala articula una visión al año 2030 centradas en avanzar hacia la igualdad e inclusión socioeconómica y política de ciudadanía, especialmente los jóvenes, las mujeres los pueblos indígenas, las personas en situación de discapacidad, las personas LGTBIQ y aquellos que han sido excluidos, siendo condiciones fundamentales para un desarrollo integral e incluyente, y el sostenimiento de la paz.

Soñamos con una Guatemala en el 2030 donde: Hay una agenda de país a través de la cual se potencian sus más grandes riquezas: las personas, la naturaleza, la diversidad cultural, lingüística y étnica. El derecho a defender los derechos humanos se protege y garantiza. Hay cobertura universal y descentralizada en salud, educación y protección social integral, con enfoque de derechos y a lo largo del ciclo de vida, al igual que garantías para las condiciones de vida de las niñas y jóvenes. Se facilita el acceso a la tierra y se protege su propiedad. Se garantiza un Estado de Derecho que protege la vida e integridad de todas las personas, y asegura el acceso a la justicia.

Las tensiones y conflictos se resuelven pacíficamente, mediante la construcción de acuerdos y consensos que benefician a toda la ciudadanía. Se promueve la inversión inclusiva, el talento emprendedor y el acceso al trabajo decente, en un contexto de formalidad y de protección de los derechos laborales.

Se promueve la sostenibilidad de los recursos naturales y el medio ambiente mediante su buena gobernanza. Se reduce la corrupción y se promueven instituciones, abiertas y que rinden cuentas frente a los ciudadanos.

Las personas más excluidas se empoderan y adquieran “agencia” para participar como ciudadanos y ciudadanas en condiciones de igualdad. Los diferentes sectores, incluyendo el Gobierno, las organizaciones de la sociedad civil, el sector privado, los medios de comunicación y la cooperación internacional confluyen en una visión común de desarrollo integral y toman decisiones basadas en evidencias, en un entorno que promueve la solidaridad, tolerancia y cohesión social.

Existe confianza por parte de la ciudadanía en las instituciones públicas y las y los ciudadanos y empresas incrementan y cumple con su debido aporte fiscal. El impacto de las políticas públicas se mide y se reporta con base en las oportunidades y alternativas a las que accede una mujer indígena, un niño, niña y adolescente, y una persona en situación de discapacidad.

El Congreso de la República impulsa una agenda legislativa y políticas nacionales alineadas con los derechos humanos, la igualdad de género y la protección de los recursos naturales de forma equitativa y sostenible a lo largo del territorio nacional.

Las personas más expuestas a, y afectadas por los efectos del cambio climático y fenómenos naturales son resilientes y tienen capacidad para adaptarse, reduciendo así sus necesidades humanitarias. Guatemala cuenta con capacidades para afrontar los retos transfronterizos, cómo la movilidad humana, el cambio climático, la violencia y el crimen organizado, innovando, fortaleciendo sus capacidades y contribuyendo de manera sustantiva a la Agenda Global de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Y sueño con un país próspero, incluyente, sostenible, transparente, descentralizado, con políticas públicas evaluadas cada 5 y 15 años en paz”.

Por todo lo anterior concluyo que es necesario que la ACNUR se haga sentir ante el nuevo Gobierno y que asuma un nuevo reto retomando el tema de Migración para que logre ser parte y se diseñe una política pública alrededor de este tema.