Triste realidad

Mario Barrientos

Nací el 12 de septiembre de 1985 en la colonia abril de la zona 5 capitalina, desde niño me apasiona el deporte, la música y la comunicación, aunque esta última la descubrí siendo adolescente, pero ya la ponía en práctica de manera inconsciente en la niñez. La gran parte de mi formación académica la cursé en instituciones públicas y me gradué de Periodista Profesional y Licenciado en Ciencias de la Comunicación en la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC), alma mater a la que estoy eternamente agradecido, estoy casado con la mejor mujer que la vida me pudo brindar, actualmente estoy residiendo en el extranjero, pero llevo a Guatemala en el corazón y no me desvinculo de la coyuntura nacional.

post author
Migrantes llegan al lado mexicano del río Suchiate en la frontera con Guatemala. Los centroamericanos siguen intentando llegar a Estados Unidos. FOTO LA HORA/MOISES CASTILLO/AP

Mario Barrientos Aldana
[email protected]

Cuando los países no ofrecen las condiciones necesarias para que el núcleo familiar progrese dentro de la sociedad, se ve en la necesidad de migrar a otro país de forma parcial o definitiva, con el objetivo de conseguir aquello que el país de origen no pudo proporcionar. Esta es la realidad de miles de familias centroamericanas, ya que no se tiene una calidad de vida en el lugar de origen, desmembrando a la familia en la mayoría de los casos.

La migración ha sido y sigue siendo una forma de sobrevivir para muchas personas y familias centroamericanas, el buscar una oportunidad o buscar superación son los motivos que impulsan a muchas personas a dejar su país de origen y establecerse en otro que les proporcione aquello que dejaron de recibir en su país natal. Miles de personas abandonan sus hogares con la promesa de regresar algún día, pero en muchos casos esto no sucede, porque no encuentran oportunidades en su nación para sostenerse como personas individuales y en familia.

La corrupción que muestran los países centroamericanos, es y seguirá siendo uno de los motivos por el cual las personas deben abandonarlos para instalarse en otro que sí les dé la oportunidad de tener una vida digna, en donde los gobiernos sí trabajen por las personas y no por los intereses de terceros que tanto daño le hacen a un Estado. La poca voluntad en trabajar para brindar lo necesario para toda la población, el servirse del pueblo y no servir a la población, utilizar discursos demagógicos y otras tácticas son la catástrofe para las familias que migran.

El problema está latente, es el día a día de muchas personas y familias desintegradas por el tema, se debe trabajar para brindar oportunidades que eviten el trasladarse a otro país, Guatemala tiene la capacidad de dar una mejor calidad de vida a las personas, siempre que el trabajo sea enfocado a las necesidades de la gente que lo habita y no de personas que desean aprovecharse de su puesto.

Hay mucho que trabajar y demasiado que conseguir para que los problemas sociales empiecen a solucionarse, si no se le presta la atención necesaria el inconveniente seguirá creciendo hasta que no se pueda controlar. Es necesario actuar para mejorar la vida de los ciudadanos guatemaltecos en todos los aspectos.