UNA HISTORIA DE SUPERACIÓN

Tres libros, una pasión por la lectura y escritura retratan la historia de Carmen Arévalo

El deseo por encontrar la superación y demostrar que la educación es la llave del éxito, llevó a la guatemalteca Carmen Alicia Arévalo a contar su propia historia y relatos a través de tres libros que cuentan su fortaleza y empeño por vencer todo tipo de obstáculo.

Además, refiere también su consciencia y reconocimiento hacia las personas migrantes, a quienes admira por su lucha constante para encontrar la realización de sus metas.

Por Grecia Ortíz
[email protected]

La guatemalteca nació en un hogar sencillo y en condiciones precarias, solo tenían dos habitaciones para uso de seis hermanos y sus padres.

Según explicó Arévalo a La Hora Voz del Migrante, a pesar de la pobreza que afrontó desde niña, siempre se sintió muy feliz, ya que contó con la motivación de prepararse para ayudar a su familia y el reto siempre fue convertirse en una profesional.

“Es decir fui una niña con muchos sueños y desde entonces me empeño por convertir cada uno en realidad”, explicó.

También refirió que el pueblo del cual es originaria, Chiché, Quiché, lo llaman “Chiché de mis amores”, pues su gente es muy hospitalaria y cuando alguien llega a trabajar o a vivir allá, ya no se va e incluso hace unos años lo denominaron “Pueblo amigo de la paz”, elementos que contribuyeron a su inspiración.

ASÍ SURGIÓ SU PRIMERA NOVELA

La guatemalteca explicó que con el tiempo logró cumplir sus sueños y tuvo la oportunidad de estudiar periodismo profesional y una licenciatura en la carrera de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de San Carlos de Guatemala (Usac), etapa en la que se dio cuenta que su vida la dedicaría a la escritura.

“Trabajé publicando revistas durante varios años, pero se presentaron algunos problemas que me obligaron a buscar otras opciones y fue ahí donde pensé hacerle caso a mis amigos, pues muchos me decían que ya que me gustaba escribir, que contara mi historia, así nació mi primera novela “Aquí vivo yo”, agregó.

Al consultarle sobre la novela “Aquí vivo yo”, la guatemalteca, enfatiza en que refleja su lucha constante por salir adelante, pues relata uno a uno cómo fue alcanzando los objetivos que se proponía.

Aunque las barreras estuvieron presentes, entre ellas la económica, siempre hubo personas con buen corazón que se dieron cuenta de sus deseos de estudiar y le tendieron la mano para que pudiera hacerlo.

“Hay un capítulo que se llama “Una beca inusual”, porque eso fue lo que me brindaron para estudiar los básicos, mi maestro de la primaria, a quien llamo “Mi mentor”, y otro docente decidieron no cobrar por impartir clases para que a mí no me cobraran por estudiar, luego obtuve una bolsa de estudios y con ella logré mi título como maestra de educación primaria”, afirmó.

RETRATA LA MIGRACIÓN DE QUICHÉ A GUATEMALA

El libro escrito por Arévalo, relata cómo fue esa parte de su vida en la que junto a su familia decidieron migrar, por la situación que afectó a los pueblos de Quiché durante el Conflicto Armado Interno.

“Por lo mismo, algunas veces tomamos la decisión de migrar con el afán de buscar nuevos horizontes y otras veces nos obligan a hacerlo”, afirmó.

Con claridad, la guatemalteca refiere que el mensaje que desea transmitir es que todos pueden alcanzar sus metas siempre y cuando se le ponga empeño a lo que se desea lograr.

Con alegría destaca que el libro “Aquí vivo yo”, se ha incluido en el programa de lectura por cinco años consecutivos en un colegio de Santa Cruz del Quiché, por eso decidió publicar el segundo libro “Aquí… sigue la historia”, que marca el día en que sus padres llegaron a la ciudad capital.

Luego, siempre compartiendo historias, publicó “Chiché en fiesta”, que es un libro de fotografías que cuenta cómo se vive una fiesta titular en el municipio de Chiché. A futuro sus planes son publicar otro escrito, pero esta vez de cuentos.

Finalmente, indicó que considera que todas las personas que por diferentes razones han tenido que migrar de sus pueblos hacia otras ciudades siempre se han enfrentado a la soledad, desprecio y hasta el hambre.

“He tenido la oportunidad de viajar y de compartir con paisanos que tienen muchos años de no visitar a sus familias por una u otra causa, por lo que creo que los migrantes son unos héroes porque han superado no sólo estar lejos de sus lugares de origen sino de sus familiares y amigos”, puntualizó.

Por ello, destacó su admiración hacia todas las personas que han logrado hacer sus vidas en lugares distintos a su propio país, “es toda una lucha constante, ya me imagino estando lejos”.

AQUÍ PUEDE ENCONTRAR LOS LIBROS
Los libros puede adquirirlos en Artemis Edinter, en El Fondo de Cultura Económico, en De Museo, en el restaurante El Patrón, en Santa Cruz del Quiché y en librería Paquita en Chiché, incluso contactarla por medio de la página de Facebook “Aquí vivo yo” o mediante el correo electrónico [email protected]