Trajes típicos de GT destacan en Nueva York; conozca la historia de Estela Yax y su emprendimiento

 

 

 

 

 

 

POR MARGARITA GIRÓN

[email protected]

Para los guatemaltecos que migran hacia Estados Unidos, emprender se traduce en la oportunidad de cumplir sus propios sueños y a su vez cumplir los anhelos de otros guatemaltecos para poder tener una mejor calidad de vida.

Estela, Beatriz Yax, o Estelita, como es conocida en la comunidad, ha logrado establecer un negocio en Nueva York, en donde, además de generar sus propios ingresos, con su emprendimiento genera empleo a más personas en Guatemala.

Para Estela, la clave del éxito es servir a Dios y saber afrontar los desafíos, porque es un país en donde es muy fácil caer en hábitos que se convertirían en tropiezos para alcanzar las metas trazadas. En ese contexto mencionó que, si un migrante llega a Estados Unidos con ganas de salir adelante, es posible cumplir cada sueño.

“Para mí, servir a Dios es la clave del éxito porque él nos abre las puertas, hay que ser perseverantes y tener metas trazadas. En nuestro caso, siempre fue nuestra meta tener un negocio propio y se nos dio la oportunidad”, puntualizó.

De acuerdo con Estela, el haber sido comerciante en Guatemala, le facilitó herramientas para poder establecerse en Estados Unidos.

 

SU HISTORIA

En una entrevista para La Hora, Estela compartió cómo, después de llegar a Estados Unidos hace siete años desde Totonicapán, una tienda de ropa típica guatemalteca, así como el servicio de paquetería desde Guatemala a Estados Unidos, le ha permitido acercar a los guatemaltecos residentes en ese país, con su cultura.

“Llevamos siete años de estar en este país, pero la idea de poner una tienda surgió unos años después. Nosotros fuimos de los primeros en enviar productos típicos de Guatemala dentro de Estados Unidos”, explicó.

De acuerdo con Estela, al estar en un país ajeno al suyo, las personas extrañan su cultura y aunque hay personas que olvidan su identidad y dejan de usar el traje típico, también hay muchos que lo portan con orgullo, como es su caso.

“Desde que vine yo mandé a traer mi ropa típica y yo me sentía feliz. Posteriormente ya se dio la oportunidad de poder vender porque al igual que yo, hay muchas personas a quienes les gusta la ropa típica y nosotros trabajamos con calidad, porque hay lugares en donde también pueden encontrar, pero nuestra ventaja es que nosotros ya éramos comerciantes”, puntualizó.

Según la entrevistada, en Guatemala se dedicaban a vender en Salcajá, San Francisco el Alto, San Juan Ostuncalco y otras comunidades en interior de la República.

Estela no desaprovechó la oportunidad de vender trajes típicos en Estados Unidos, en un inicio a través de internet y luego con la tienda física. En ese contexto, detalló que además del traje típico de Totonicapán, cuentan con otros trajes de diferentes municipios, aunque los clientes pueden combinar a su gusto las prendas.

“La tienda surgió con la necesidad de que las personas pudieran ver personalmente los trajes. Mucha gente de diferentes estados nos visita por la calidad de las prendas que vendemos”, señaló.

Añadió que el apoyo de su esposo y su mamá han sido fundamentales durante el proceso, “con ellos seguimos para adelante”, dijo.

TÍPICOS ESTELITA

De acuerdo con la emprendedora, la idea de la tienda “Típicos Estelita” o “Comercial El Shaddai”, ubicada en Hillside, Ave Jamaica, Queens, New York, es que cuando los clientes entren sientan que están en Guatemala. “Nos han dicho que cuando llegan sienten que están en Toto”, puntualizó.

También relató que, debido a lo colorido de los trajes y la calidad de las telas, han recibido visitas de diseñadores de Manhattan y han comparado nuestras prendas con la calidad de marcas famosas y eso es un orgullo.

“Nosotros tratamos de darle valor a todo lo que es tejido y hecho a mano. La gente valora mucho lo que es hecho en nuestro país porque tiene un valor incomparable”, remarcó.

En la tienda se ofrecen huipiles con bordados hechos a mano, cortes, delantales, fajas, suéteres tejidos y zapatos hechos en Guatemala.

COMO EMPRENDEDORA

Para Estelita, Dios forma parte de su crecimiento y también le ha dado la oportunidad de generar empleo en Guatemala. “Yo me siento orgullosa de ser guatemalteca, aquí estamos rodeados de personas de otros países, nos mezclamos y ellos nos han felicitado por lo que hemos logrado. Como mujer me siento orgullosa y agradecida por la oportunidad de poder apoyar a nuestra gente”, indicó.

Además, destacó que ha tenido la oportunidad de asesorar a más personas que buscan emprender como ella. “Muchas personas me llaman y me preguntan y a mí me gusta apoyar a nuestra gente”, dijo.

“ENTENDEMOS A NUESTRA GENTE”

Estela mencionó que, al vivir en el mismo lugar de la tienda, les ha dado la oportunidad de poder atender a quienes solicitan sus servicios en horarios posteriores a la hora de cierre, “nosotros podemos atender a las personas después del horario porque nosotros vivimos donde está la tienda. Entendemos a nuestra gente, sabemos que en este país los horarios son complicados y hay quienes trabajan de noche y otros de día, por eso les decimos que pueden llegar después del horario regular”, detalló.

Añadió que, durante la pandemia, la oportunidad de ampliar la tienda llegó y no desaprovecharon la opción de usar más espacio para ubicar mejor sus productos.

LOS RETOS

La entrevistada mencionó que desde que iniciaron el negocio han enfrentado algunos desafíos y aunque durante el 2020, la pandemia se convirtió en un reto, el apoyo de los guatemaltecos y personas de otros clientes que están casados con chapines no faltó y eso les permitió seguir produciendo en Guatemala y vendiendo en Estados Unidos, pues además de la ropa y el servicio de paquetería, también venden zapatos hechos en Guatemala, en la fábrica familiar de su esposo.

OTROS PROYECTOS

Estela comentó que además de la tienda, tienen otros proyectos en mente, según comentó, consideran que existe potencial para poder crecer y expandir el negocio. Además, mencionó que dentro de sus planes está volver a Guatemala y poder establecer un nuevo negocio en su país de origen, específicamente en Totonicapán.

Además, acotó que otro de sus objetivos es seguir generando empleo a las personas en Guatemala. “Durante la pandemia, nuestra gente siguió trabajando a toda máquina y en la actualidad, me siento feliz y orgullosa porque con nuestro negocio creamos empleos en Guatemala y podemos todos juntos salir adelante, para que nuestra gente no tenga la necesidad de migrar, porque acá no es nada fácil”, enfatizó.

Para Estela, Estados Unidos es un país de oportunidades y quien las aprovecha, puede alcanzar el éxito; sin embargo, dentro de los planes está volver a Guatemala. “Yo pienso volver, porque Guatemala es mi país, yo amo mi país y a mis hijos les he enseñado a amar su cultura y si Dios nos permite volver, claro que lo haremos con todo nuestro corazón”, dijo.