Siguiéndole los pasos a Conamigua

POR RODULFO SANTIZO
(MINCHITO)
[email protected]

Esta institución como todo mundo sabe fue creada para proteger, velar y defender los beneficios, intereses y derechos de los migrantes guatemaltecos en el extranjero, principalmente, se le agregaron sectores importantes como sus familias en las comunidades de origen y aquellos migrantes de otros países de paso por Guatemala.

Como toda ley de creación de una dependencia de gobierno tiene un objetivo o grupo meta de atención, y en este el presente caso Conamigua, su grupo de atención principal son la diáspora guatemalteca en el extranjero, allí no hay pierde, ni punto de discusión; siendo así que llegaríamos al extremo de que si no existen migrantes, Conamigua no tendría razón de ser y tener un presupuesto asignado.

Pero como en nuestra bendita Guatemala pasa de todo, se hacen leyes para tener parásitos ineficientes devengando salarios a costillas de los impuestos de los guatemaltecos y de los migrantes con el pago de documentos como el pasaportes, tarjeta consular, entre otros.

Actualmente tenemos un Secretario Ejecutivo (Carlos Narez), que lo único que sabe del tema migrante es que empieza con “m”, porque por lo demás, como siempre he dicho anda por la calle de la amargura, cayendo al puesto por el apadrinamiento de políticos que no tienen idea la gran burrada que cometieron al dejarnos la única instancia que nosotros queremos reorientar para beneficio de todos aquellos migrantes que sufren vejámenes en su travesía y los países receptores de los guatemaltecos.

En estos días leía que Conamigua pide más presupuesto ante el Congreso para 2019; cómo pedir más, si ni siquiera han podido ejecutar lo que se les ha dado en 2018 y si lo hicieron fue en nada que beneficie a los migrantes, porque no tenemos conocimiento de por lo menos un boletín informativo de alerta para los migrantes.

La verdad que con funcionarios como los que tenemos actualmente en Conamigua, que no se dejan aconsejar, no se ponen a la par de las personas que los pueden orientar y guiar para reorientar esta institución que está gastando su presupuesto en empleados que no tienen experiencia en los temas que los migrantes demandan.

Hay personas que los defienden, les respeto su opinión, pero cómo defender lo indefendible, no hay nada de avance en estos meses que llevan los flamantes empleados de Conamigua, que disfrutan salario al estilo vacacionista invitado con todos los gastos.

A los que eligieron a esta dupla, gocen y disfruten su gran burrada, recuerden que con eso nos abren más los ojos para estar alertas en estas próximas elecciones y no recomendar y/o votar por gente como ustedes.

Esto se los digo con insolvencia y conocimiento en gestión y desarrollo porque da coraje tener dirigentes de instituciones de atención comunitaria y que no sepan hacer su trabajo.