ANALISTAS DESTACAN PANORAMA SOMBRÍO EN TEMA MIGRATORIO SI TRUMP SE MANTIENE

Republicanos y demócratas se preparan para elecciones ¿qué esperar en la región?

Foto La Hora / Miles de personas han retornado a Guatemala en vuelos de deportados desde Estados Unidos.

Por Grecia Ortíz
[email protected]

Estados Unidos se prepara para la elección presidencial de 2020, a la sombra de la posible reelección del mandatario Donald Trump, que lleva al frente de la Casa Blanca poco más de dos años y medio, impulsando decenas de controvertidas decisiones, un tratamiento agresivo al tema migratorio e incluso promoviendo acuerdos de asilos para los países del Triángulo Norte.

Aunado a que Guatemala realizó recientemente sus Elecciones Generales, analistas ahora destacan la importancia de los comicios en EE. UU., debido a su estrecha relación con el país y por la relevancia que tendría la victoria del partido demócrata o republicano en el contexto actual.

Uno de los temas de mayor importancia para el país y su relación con Estados Unidos es el migratorio y según el partido ganador así podría ser la tendencia del trato hacia los connacionales y las políticas migratorias hacia la región.

Por ejemplo, de 2013 a 2016 -los últimos cuatro años de la administración del presidente demócrata, Barack Obama-, EE. UU. deportó un total de 168 mil 286 migrantes guatemaltecos, mientras que, con Trump del partido republicado, de 2017 hasta el 18 de octubre último, las cifras son de 128 mil 141 connacionales deportados, es decir que, de continuar con la tendencia, en 2020 el actual mandatario estadounidense superaría al “deportador en jefe” como se llegó a nombrar a Obama.

Por otro lado, fue con el gobierno demócrata que se mantuvo el apoyo a la lucha contra la corrupción, se sostuvieron los fondos a los programas de ayuda enfocados en departamentos en donde existen altos índices de migración, no obstante, con la administración del partido republicano, el respaldo a la lucha anticorrupción no tuvo la misma intensidad y hasta hace poco el Departamento de Estado anunció que se habían liberado algunos de los fondos de apoyo a la región.

En ese sentido, el catedrático e investigador David Martínez-Amador, explica que, durante la administración demócrata el país recibió más apoyo para el combate anticorrupción.

Estados Unidos realizó recientemente sus elecciones para el Senado y el Congreso, en este último fue elegida una mayoría demócrata y en 2020, se llevarán a cabo los comicios presidenciales.

Previo a la administración republicana, Barack Obama enfrentó críticas por su manejo del tema migratorio, incluso se le denomino el “deportador en jefe”, por la alta cantidad de deportaciones de latinos que abonó en su gobierno.

Trump por otro lado, se ha mantenido fiel a su estilo de campaña, promoviendo barreras físicas y legales para mermar la llegada de migrantes a ese país, sin impulsar aún acciones que cambien las condiciones en los países de donde más migran las personas.

“Los esquemas restrictivos a la migración seguirían vigentes. Las redadas y detenciones masivas que se han llevado a cabo en Estados Unidos también continuarían. El cierre ‘del chorro’ de cooperación estadounidense también se mantendría cerrado”.

David Martínez-Amador, investigador y profesor universitario.

¿QUÉ DICEN LAS DEPORTACIONES DE TRUMP VERSUS LAS DE OBAMA?

Según cifras del Instituto Guatemalteco de Migración, de 2013 a 2016 (el último período para Obama), solo en Guatemala fueron deportadas 168 mil 286 personas, siendo 2013 y 2014 los años en que las cifras superaron las 50 mil detenciones y que coinciden con la llegada de miles de niños y adolescentes no acompañados a la Frontera Sur de EE. UU. un episodio que representó una crisis humanitaria en los centros de detención.

Mientras que, con Trump, en más de dos años y medio, los deportados vía aérea ya suman 128 mil 141 personas, situándolo a un poco más de 40 mil migrantes de los deportados durante el segundo período de Obama.

Su período presidencial también coincide con la llegada de caravanas migrantes, unidades familiares y niños que incrementaron considerablemente durante el año fiscal 2019.

Foto La Hora / Miles de personas han retornado a Guatemala en vuelos de deportados desde Estados Unidos.

“Los desarrollos en términos de migración, asistencia económica, y programas anticorrupción, pro democracia, y pro derechos humanos han sido socavados. Va a estar difícil re-empezar los programas y reconstruir relaciones con grupos individuales que son parte de estas áreas”.

Mike Allison, politólogo y catedrático estadounidense.

TRUMP SUSPENDIÓ LA AYUDA AL TRIÁNGULO NORTE

También fue durante la época demócrata que Guatemala recibió apoyo para el combate de la corrupción, por ocho años continuos a través de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), que finalizó su trabajo en septiembre recién pasado bajo el visto bueno de varias voces republicanas del Congreso y Senado de EE. UU.

En repetidas ocasiones, el exvicepresidente Joe Biden –que figura entre los nombres de los posibles candidatos demócratas- destacó el trabajo anticorrupción realizado por la CICIG.

Pero fue durante la administración Trump, que se suspendió la ayuda económica que se dirigía para programas enfocados en áreas vulnerables a través de Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), que hasta hace pocos días se reanudó, aunque no en su totalidad.

La razón de suspender este envío de fondos radicaba en que no se estaba trabajando en el tema migratorio, según Trump.

La visión que no se estaba trabajando en el tema migratorio, a decir del presidente estadounidense era porque Guatemala, Honduras y El Salvador no habían hecho nada para frenar el flujo migratorio, por lo que firmaron acuerdos de asilos, que analistas consideran son de Tercer País Seguro.

En 2020, Trump buscará la reelección por el partido republicano, mientras que por los demócratas aún no existe certeza, pero se perfilan algunos congresistas y otras figuras como; Joe Biden, Elizabeth Warren, Bernie Sanders, Kamala Harris, Beto O´Rourke, Julián Castro, Tim Ryan, Joe Sestak, entre otros.

Foto La Hora / Más de 40 mil guatemaltecos han sido deportados en lo que va de 2019.

También cualquier otro candidato demócrata o republicano va a tener que tomar algunas medidas de control migratorio, no es que se va Trump y se abren las fronteras”.

Andrew Selee, MPI.

MARTÍNEZ-AMADOR: DURANTE ÉPOCA DEMÓCRATA PAÍS RECIBIÓ MAYOR APOYO

El investigador y profesor universitario, David Martínez-Amador, explicó que, si Trump continúa otros cuatro años al frente de EE. UU., lo único que podría conseguir es que la estrategia de contener la migración en el esquema de Tercer País Seguro tenga más fuerza.

“Los esquemas restrictivos a la migración seguirían vigentes.  Las redadas y detenciones masivas que se han llevado a cabo en Estados Unidos también continuarían.  El cierre ‘del chorro’ de cooperación estadounidense también se mantendría cerrado”, comentó el investigador.

No obstante, el entrevistado cree que, de ganar un candidato demócrata, el panorama sería distinto, dependiendo de quién sea esa persona, sin embargo, sí habría un giro en términos del tratamiento al tema migrante, e incluso la ayuda de cooperación podría reactivarse en su totalidad.  

Comparando entre períodos presidenciales, el investigador dice que fue en la época demócrata que el país recibió mayor apoyo de lo que se percibe con la administración de Trump, que tiene un efecto en la agenda que se maneja en el exterior.

Si Trump se mantiene en el poder, el entrevistado dice que Guatemala se vería obligada a buscar alternativas para las causas que generan la migración, como condiciones locales y oportunidades para los migrantes que reciben.

“Es entrar a la madurez de darse cuenta de que la relación entre personas y recursos disponibles en el país, ya no se puede balancear apostando a la migración como salida.  Se terminó esa forma tan irresponsable de gestionar un país”, apuntó.

Asimismo, cree que el presidente Alejandro Giammattei tendrá que decidir si quiere o no, batallar con Trump por el acuerdo de asilos.

Foto La Hora / Alejandro Giammattei, fue electo como presidente de Guatemala, en agosto pasado.

“Manipuló la ayuda económica que envía Estados Unidos, en este caso uso la ayuda económica para programas de desarrollo económico y si no firmaban esos acuerdos dijo que no lo darían más, entonces lo firmaron, aunque también este Gobierno de Guatemala se presta a ese tipo de situaciones”.

Benito Juárez, migrante en Houston.

PROGRAMAS Y APOYOS HAN SIDO SOCAVADOS

A esa opinión, se suma la del politólogo y catedrático estadounidense, Mike Allison, que aseguró que los problemas para el Triángulo Norte no son nuevos, aunque las administraciones de Trump, Jimmy Morales y Juan Orlando Hernández “han sido desastres”.

“Los desarrollos en términos de migración, asistencia económica, y programas anticorrupción, pro democracia, y pro derechos humanos han sido socavados. Va a estar difícil reempezar los programas y reconstruir relaciones con grupos individuales que son parte de estas áreas”, destacó Allison.

Asimismo, refirió que la política de los EE. UU. en migración (TPS, asilo, Tercer País Seguro, drogas) podría generar más consecuencias negativas para la región, además que fuerzas antidemocráticas se han logrado fortalecer en Guatemala y Honduras en los últimos tres años.

Por eso último, dijo que no tiene seguridad que una victoria demócrata pueda cambiar la situación actual, y por ello no se muestra optimista. 

Foto La Hora / Desde que Trump asumió la Presidencia de Estados Unidos, ha impulsado varias políticas para frenar la llegada de migrantes a la Frontera Sur.

TRUMP VE A LOS MIGRANTES MÁS COMO UN PROBLEMA QUE UN BENEFICIO

Por otro lado, el presidente del Instituto de Política Migratoria (MPI por sus siglas en inglés) Andrew Selee, dijo que muchas de las medidas que ha implementado la administración de Trump, son reversibles en caso de no llegar a reelegirse, no obstante, de ganar se tornarían mucho “más duraderas”.

Asimismo, cree que a largo plazo la medida de que otros países reciban a los solicitantes de asilos podría llegar a ser permanente, así que en ocho años los republicanos podrían consolidar muchas cosas, aunque dice que siempre existe la posibilidad, aunque mínima por el “impeachment”, que Trump no lo logre.

“En Guatemala obviamente el tema es el endurecimiento de la frontera con México y el acuerdo con el Gobierno de Guatemala lo que podría quedarse como medida permanente. También cualquier otro candidato demócrata o republicano va a tener que tomar algunas medidas de control migratorio, no es que se va Trump y se abren las fronteras”, anotó.

Comparando el tratamiento que Obama le dio a la migración con Trump, el experto dice que existe una continuidad, sin embargo, sí cree que con los demócratas los migrantes eran vistos como un beneficio importante para el país, mientras que para el presidente republicano “son más un problema que beneficio”.

Visto desde ese escenario, Selee cree que, si bien con un gobierno demócrata no se esperaría una política blanda, sí se daría en una dirección más negociada y menos dura que la actual.

Con el tema de la entrega de fondos a programas desarrollados por USAID, el presidente del MPI, anotó que Trump ha sido voluble.

“El problema con Trump es la imprevisibilidad, entonces yo creo que eso cambia, lo suyo es la imprevisibilidad, a él le gusta, pero para la cooperación internacional ese es un problema ¿no? si están reanudando parte de la ayuda como dices, pero no toda y no queda claro que están reanudando”, aseveró. 

Foto La Hora / El Presidente estadounidense incluso impulso la construcción de un muro entre México y Estados Unidos.

“La economía de se afectará más ya que la tasa de retornados migrantes es enorme y esto es igual a una gran cantidad de remesas que ha recibido el país por los que estaban y están en el exterior”.

Vivian Zamora, migrante en Kentucky

CON OBAMA HUBO APOYO A LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN Y JUSTICIA

El migrante guatemalteco Benito Juárez desde Houston, dijo que el tema migratorio ha sido utilizado por Trump, como un arma de manipulación enfocada en los países del Triángulo Norte y como muestra dijo que, en Guatemala, todo parece indicar que lo forzaron a firmar el acuerdo de asilos.

“Manipuló la ayuda económica que envía Estados Unidos, en este caso uso la ayuda económica para programas de desarrollo económico y si no firmaban esos acuerdos dijo que no lo darían más, entonces lo firmaron, aunque también este Gobierno de Guatemala se presta a ese tipo de situaciones”, afirmó.

Hablando de la administración demócrata, el guatemalteco también señaló que existió un apoyo más fuerte, específicamente en la lucha contra la corrupción y justicia.

De mantenerse en el poder el partido republicano, dice que se vería una situación negativa en todo sentido, con más deportaciones, incluso superiores a las cifras al período de Obama.

Por otro lado, la migrante guatemalteca Vivian Zamora, refirió que el partido republicano no ha actuado a favor de migrantes en ningún momento y de continuar en el poder, los migrantes seguirán en desventaja.

“La economía de se afectará más ya que la tasa de retornados migrantes es enorme y esto es igual a una gran cantidad de remesas que ha recibido el país por los que estaban y están en el exterior”, afirmó.

Foto La Hora / El presidente demócrata Barack Obama, asumió varias críticas, incluso fue llamado el “deportador en jefe”, en varias oportunidades.

DEMÓCRATAS NO HAN SIDO CAPACES DE ARTICULAR UNA ESTRATEGIA DE CONTRAPESO

Sobre la elección presidencial del próximo año en EE. UU., Hazel Contreras, coordinadora de Alianza Américas en Centroamérica; una organización que trabaja en apoyo a migrantes latinoamericanos dijo que el partido demócrata no ha sido capaz de articular una estrategia clara que haga contrapeso a la oposición a los republicanos.

Sin dudarlo, Contreras dice que fue en el período de Obama en que más personas fueron deportadas a sus países de origen, sin embargo, es en el gobierno de Trump que se hace más evidente el discurso racista, xenófobo y discriminatorio.

“Si Trump llega a ganar, buscará un programa masivo de visas de trabajadores temporales y eso es una forma sofisticada de esclavitud, es decir una fuerza laboral muy barata que no tiene las protecciones de seguridad social y que sea fácil descartada”, anotó.

Finalmente, Alberto Mora, coordinador de investigación, Informe Estado de la Región Costa Rica, coincide con el resto de entrevistados al afirmar que de continuar Trump en el poder se esperaría un endurecimiento de los mecanismos de control de las migraciones.

Mora, también aseveró que tanto en el gobierno de Obama como el de Trump, el tema de las deportaciones ha estado presente, pero en el caso de este último ha puesto barreras para impedir el ingreso de migrantes a Estados Unidos.

“Si Trump llega a ganar, buscará un programa masivo de visas de trabajadores temporales y eso es una forma sofisticada de esclavitud, es decir una fuerza laboral muy barata que no tiene las protecciones de seguridad social y que sea fácil descartada”.

Hazel Contreras, coordinadora de Alianza Américas en Centroamérica.

En cifras

168 mil 286 Migrantes retornados durante los últimos cuatro años del presidente Barack Obama.

128 mil 141 Migrantes retornados desde que asumió la Presidencia de Estados Unidos Donald Trump hasta el 18 de octubre pasado.