Reformas a la ley de organizaciones

Rodulfo Santizo

[email protected]

Guatemalteco, migrante, facilitador de procesos para fortalecer el tejido social, visor y monitor del bienestar social, multifacético, persistente, soñador por una Guatemala diferente, gestor en desarrollo.

post author

Los pesos y contra pesos no son únicamente entre los tres poderes del estado, Ejecutivo, Legislativo y Judicial, sino también la sociedad civil en general y organizada juegan un papel importante y valioso para fiscalizar, ser visora y controladora permanente de las acciones de los funcionarios públicos ya sean electos o designados en un país donde se intenta poner en práctica y enforzar una democracia, que lleva desde 1985 ese ejercicio que no quiere concretarse porque se signe con las mismas prácticas de las dictaduras militares que antecedieron a esos mal recordados años, que fueron claves para instalar todos los amaños, transas y confabulaciones que hoy tienen ciertos grupos que quieren mantener sus privilegios por siempre y que no dan espacios al grueso de la población que desean cambios urgente en todo sentido.

Lo mismo que le pasó a la Comisión Internacional contra la Corrupción, Procuraduría de Derechos Humanos, quieren aplicar a las ONGs que sí están cumpliendo con una labor en beneficio para la sociedad guatemalteca en general, esto se debe a que a la mayoría de funcionarios les da la alergia que la sociedad civil se interese por en controlar y fiscalizar la función publica, principalmente cuando hay escándalos de la famosa corrupción e impunidad que fue el único legado de un mal recordado presidente dijo que eran normales, esto es lo que se evidencia con la aprobación de la ley 5257, la que está poniendo muchas trabas a las organizaciones civiles, porque no les interesan que haya democracias fortalecidas, poniendo en riesgo los derechos que tiene la ciudadanía de libre asociación.

Es conveniente que el Congreso de Guatemala revise las legislaciones en otros países en cuanto a las organizaciones civiles para tener una mejor percepción de cómo reorientar el funcionamiento de las ONGs, asociaciones y fundaciones en Guatemala. Estoy completamente de acuerdo con hacer reformar para aquellas organizaciones que solo sirven para hacer negocios con instituciones de gobierno o aparentar hacer proyectos y engañar a financistas internacionales; pero señores hay muchas organizaciones que sí están haciendo un buen trabajo y están haciendo lo que el gobierno en muchos proyectos no puede hacer, ni tiene la intención de hacer el gobierno.

Conozco cantidad de ONGs, asociaciones, fundaciones que están haciendo trabajos innovadores, fiscalización, proyectos de salud, educación, programas socio económicos, etc., así también conozco ONGs y asociaciones que ha servido a funcionarios para hacer de las suyas con los recursos del estado, de estas hay cantidad en el inventario de REPEJU, a esas seudo instancias de papel se les debe perseguir y no aquellas que son parte importante para la veeduría, defensa y protección de los intereses, beneficios y derechos de todos los guatemaltecos y no menciono nombres porque me quedaría corto y no alcanza el espacio para mencionar principalmente a las buenas organizaciones de la sociedad civil.
En lugar de al aprobación de leyes que limitan la participación ciudadana, el congreso debe centrarse primero en rescatar su imagen como verdaderos Padres de las Patria, ser ejemplo de honor, servicio, dedicación, responsabilidad, honorabilidad, honradez, transparencia y segundo en la aprobación de leyes importantes como ley de servicio civil, desarrollo rural, electoral y de partidos políticos, compras y contrataciones del estado, ley de CONAMIGUA, por mencionar algunas, porque para tener una verdeara democracia nos hace falta un compromiso de todos, recuerden que los puestos son transitorios y luego regresan a formar de nuevo parte de la sociedad civil y por eso deben dejar buenos recuerdos para ser aceptados como buenos ciudadanos y seguir luchando desde ese espacio por la Guatemala que deseamos, que lindo sería decir una día futuro en nuestra vida chapina, miren allí va ese señor o señora que fue funcionario público que sí trabajó por el pueblo, no robó, se preocupó por dejar una Guatemala diferente y no como dijo el Presidente Giammattei, en otras palabras, en tiempos de campaña, no quiero ser recordado como un Hijo de Yegua más, usando principios zootécnicos.

Ante este rechazo popular pedimos un rotundo ¡NO!, al planteamiento a estas reformas.