¿Por qué estoy inmerso en el tema migrante?

Rodulfo Santizo

[email protected]

Guatemalteco, migrante, facilitador de procesos para fortalecer el tejido social, visor y monitor del bienestar social, multifacético, persistente, soñador por una Guatemala diferente, gestor en desarrollo.

post author

En esta ocasión voy a contar el por qué? me interesa bastante el tema migrante, pues resulta, que desde niño he visto y sido testigo del fenómeno de migración, por un lado por haber nacido en un lugar, moviéndome a otro por asuntos laborales de mi padre, estudios y luego por trabajo propio, luego por haber visto como han sido los procesos de los desmovilizados y desplazados internos en Guatemala por asuntos laborales en cuadrillas para el corte de algodón, caña y café en fincas de varias regiones de Guatemala, observando como estas personas son objeto de vejámenes por contratistas y empleadores en su recepción inhumana en las fincas, donde los ubican en galeras similares a los galpones en granjas avícolas de producción de huevo o engorde, presenciando también las vivencias de los trabajadores temporales agrícolas que van al corte de café a tierras mexicanas, siento visor de esa situación por haber trabajado en un proyecto de reconversión productiva en estados fronterizos de México con Guatemala, sumando a estas historias el repentino abandono y retorno de pueblos enteros por el conflicto armado interno que duro 36 años, donde muchas personas dejaron propiedades y pertenencias a la deriva, buscando refugio en Guatemala, México, Estados Unidos y otras partes del mundo.

Además he visto el éxodo de niños y adultos partiendo de sus aldeas en busca de oportunidades en las ciudades departamentales y la capital de Guatemala, donde se las ingenian para poder subsistir, a veces de lustradores, venta de dulces, chicles, lencería y otros trabajos que dignifican, enorgullecen y enaltecen esos deseos de triunfo con el fin de encontrar las oportunidades que en sus comunidades no tienen.

Por otra parte tuve la oportunidad de laborar algunos años para la Organización Internacional para las Migraciones OIM, cuando se dió el retorno de muchos refugiados en México, luego del conflicto armado interno, visitando los refugios en México, facilitando los retornos de los refugiados dentro del proyecto del Fondo de Reinserción Laboral y Productiva FORELAP, donde el guatemalteco retornado tenia opción a créditos blandos por la vía individual o en grupo, comprando fincas donde se les daba acompañamiento en todo el ciclo de proyectos, (identificación, priorización, formulación, gestión, ejecución: asistencia crediticia, asistencia técnica, capacitación, comercialización y seguimiento), haciendo los estudios de pre factibilidad, dentro del marco de la agro ecología, con sus principios básicos de adaptibillidad, reciclaje natural, preservación y racionalidad tecnológica; estableciendo el soporte poblacional con enfoque de territorial y propuestas de desarrollo económico productivo, acorde a las potencialidades del sistema finca.

Aparte de todo esto, hay otras vivencias en instituciones públicas, organismos de desarrollo en Guatemala y otros países, donde conocí un gran equipo multidisciplinario de profesionales que han dejado huella en mi formación como agente facilitador de procesos, principalmente en temas de desarrollo económico productivo y la detección de potencialidades, donde la organización para la producción en espacios definidos es un elemento básico para darle seguimiento a todo planteamiento que genere un proyecto piloto que pueda ser replicable en otros espacios, media vez haya sido probado y validado en organizaciones interesadas en utilizar sus propios recursos y otros para generar su propio desarrollo.

Dios me dio la oportunidad de tener esas oportunidades laborales en gran parte de mi vida, ahora soy un migrante regular, voluntario en los Estados Unidos, que une esfuerzos a otras personas de la diáspora guatemalteca que quieren hacer cosas novedosas, viendo la situación del migrante con un perspectiva muy especial, coincidiendo con algunos amigos y excompañeros con quienes compartí esas aventuras del verdadero extensionismo que nos ha dejado conocimientos especiales para ponerlos a disposición en lo que pueda ser un verdadero proyecto de desarrollo, aprovechando las enormes potencialidades que tiene los migrantes guatemaltecos, valorando sus fortalezas y oportunidades como seres humanos y su principal recurso económico detonante y dinamizador por siempre: “Las Remesas, Encomiendas y otros envíos no registrados”, que hoy aportan, del 20 al 25 % del PIB, aunque no lo crean los entendidos en macro economía.

Me enfoco en este tema porque estoy cien por ciento seguro de que los migrantes tenemos un potencial inimaginable que lo hemos desperdiciado sin darnos cuenta y que si no reaccionamos se seguirá despilfarrando ese capital humano y económico disponible ahora en cantidades navegables de dólares que no se ha sabido utilizar de manera productiva, empezando por no tener una ruta bien definida y en la que nosotros como diáspora debemos tomar la iniciativa para forzar la participación de las autoridades de gobierno, demostrándoles con hechos que nosotros somos fuertes en lo económico, cultural, social, político y cualquiera otro aspecto.

Por ahora estamos dando batalla en varias gestiones ante el ejecutivo y el planteamiento y deliberación ante el Congreso de Guatemala por las reformas de CONAMIGUA, que por trece a años ha sido una verdadera burla, engaño y farsa para los guatemaltecos en el extranjero; intentando otra vez, invitándolos a que se suban a nuestro tren de desarrollo, para caminar juntos para lograr hacer de Guatemala un gran país, pero seamos realistas y concientes, si ellos nos vuelven a dar la espalda, difícilmente vamos tenerles confianza y tomaremos la decisión de luchar nosotros mismos para lograr nuestro propio desarrollo, porque los migrantes tenemos la suficiente fuerza y capacidad para salir adelante solos, nos hace falta únicamente buscar la unidad y armonía para hacer nuestros propios proyectos, sabiendo que somos capaces de mover el mundo, sí ese es nuestro deseo.

Así es que una vez mas, tienen el beneficio de la duda para demostrarnos que ahora si nos van a cumplir, porque nosotros como diáspora estamos prestos y dispuestos, recuerden que somos gente de protesta, reclamo, dialogo y tenemos las capacidades de presentar propuestas, basadas en nuestras múltiples capacidades, fortalezas, experiencias, éxitos y conocimientos.

En lo particular le doy mayor importancia a las reformas de la ley del Consejo Nacional de Atención al Migrante, CONAMIGUA, el Secretario y Subsecretario Ejecutivo electos con la presente ley, tendrá que sujetarse y aceptar las disposiciones enmarcadas en la nueva normativa de una CONAMIGUA reformada, abogando también por la ley de la Encomienda del Migrante, para que se norme y regule en Guatemala de acuerdo la génesis de su creación, sustentada en el enfoque social, soporte y auxilio de los migrantes a sus familiares en sus lugares de origen.