SEGÚN ENTREVISTADOS LA INCERTIDUMBRE PERSISTE

Para José Ardón y demás migrantes, el país seguro es EE. UU.

El hondureño Erwin José Ardón es recibido por sus familiares en el poblado de Colón, Honduras, Foto La Hora/Elmer Martínez/AP

POBREZA ABRUMA A LA REGIÓN QUE MIGRA

Pocos días han transcurrido desde que el migrante hondureño, José Ardón Montoya retornara a su país desde Guatemala, tras ser el primer solicitante de asilo que arribó a la capital guatemalteca como parte del Acuerdo de Cooperación de Asilo (ACA) firmado con Estados Unidos.

Y pocas horas habían pasado de estar nuevamente en su casa, para que el migrante mencionara en una entrevista que consideraba migrar nuevamente.

Por Grecia Ortíz
[email protected]

Para Ardón Montoya la vida no ha sido sencilla desde que dejó su país hace dos meses, ahora frustrado volvió a la condición de pobreza de la que escapó en Colón, municipio de Trujillo Honduras.

La situación no es sencilla para él y tampoco lo es para ciudadanos hondureños y salvadoreños, que explican que el acuerdo para nada solventa las condiciones de las que escaparon en sus países y que aseguran están vinculadas estrechamente con la corrupción que prevalece en todas las instituciones del Estado y que al final mina las posibilidades de que encuentren un futuro distinto.

Expertos y también migrantes coinciden en que la situación es compleja para los migrantes cuyas familias sobreviven en medio de la adversidad del Triángulo Norte, solo sostenidos por las remesas que reciben, concluyendo, además, que el acuerdo de asilos para nada les ayuda a afrontar una dura realidad.

El 21 de octubre arribó al país con hermetismo el hondureño José Ardón Montoya, luego el ministro de Gobernación Enrique Degenhart confirmaba su llegada; también, anunciaba que el migrante pidió volver para reunirse nuevamente a su familia.

Ardón Montoya había dejado a su familia en su país, y se convirtió en el primer migrante centroamericano solicitante de asilo en ser enviado a Guatemala bajo el ACA “o tercer país seguro como Donald Trump lo llamó en un principio”.

El hondureño, cuya llegada fue documentada por Associated Press (AP), regresó entre lágrimas a la pequeña casa de adobe de sus padres en el pueblo de Colón, en el municipio de Trujillo, azotado por la pobreza y la sequía.

Sin embargo, dijo que tiene fuertes razones para no descartar embarcarse otra vez rumbo a Estados Unidos, puesto que en ese país nació su hija hace siete meses. Incluso afirmó que “tal vez el otro -año- lo intente de nuevo”.

El primer solicitante de asilo centroamericano enviado a Guatemala bajo el acuerdo de “tercer país seguro”con los Estados Unidos. Foto La Hora/Elmer Martínez/AP

José es el mayor de cuatro hijos, le siguen dos hermanas, de 21 y 11 años, y un varón de seis.

La humilde familia vive en una pequeña casa con techo de zinc a la que desde hace ocho años le comenzaron a reforzar las paredes con bloques de concreto, pero que por la falta de recursos el proyecto quedó inconcluso, relata el artículo de AP.

Sus familiares afirmaron que fue la situación económica familiar que lo llevó a migrar, solo quería trabajar y conocer a su hija recién nacida.

Uno de los pobladores de esa comunidad Luis Membreño, dijo a Associated Press que la gente está emigrando por la falta de empleo, la prevalencia de la pobreza: “… para nosotros los pobres no hay nada bueno, no se encuentra empleo, los empleos no son estables y por eso la gente emigra, porque no hay una salida de vida”.

VOLVIERON DEPORTADOS Y AHORA NO PUEDEN NI REGRESAR A SU COMUNIDAD

A cientos de kilómetros de Honduras, Thelma* junto a su familia, integrada por sus dos hijos y esposo, se refugia en las instalaciones de la Casa del Migrante en Guatemala, y cuenta que desconoce qué fue lo que firmó Guatemala con EE. UU.

Si bien existe confusión sobre lo que ocurrirá ahora, ella asegura que ninguno de los países, El Salvador, Honduras y Guatemala tiene la capacidad de atender a los migrantes, así como sus necesidades.

La familia de Thelma regresó a su país en un vuelo de deportados procedentes desde EE. UU., ellos, según explicó intentaban escapar de amenazas a su integridad y ahora ante la imposibilidad de encontrar refugio en Estados Unidos buscaron apoyo en Casa del Migrante, su futuro aún es incierto.
“Nosotros llegamos allá, pero nos regresaron y ahora no se sabe si nos van a instalar a otro lugar o nos quedamos aquí hasta Navidad, mi esposo buscó empleo, pero casi nadie le llamo y ahora lo contrato una señora, pero sin salario mínimo y está a dos meses de prueba”, refirió sobre su llegada y experiencia en Guatemala.

“tal vez el otro -año- lo intente de nuevo”

José Ardón Montoya

SE SIGUE SIN CONOCER ANEXOS

Se sabe que existen documentos anexos al ACA, sin embargo, a pesar de que han transcurrido hasta ahora un poco más de cuatro meses de la firma de este, se sigue sin conocer su contenido pues ni Estados Unidos, ni Guatemala los han revelado.

Por otro lado, es de resaltar que a pesar de que Degenhart dijo que ingresarían más vuelos con migrantes hondureños y salvadoreños, hasta ahora el Instituto Guatemalteco de Migración (IGM) confirma que no ha llegado nadie más al país bajo el ACA.

CARLOS: LOS PAÍSES NI SIQUIERA PUEDE CUIDAR A SUS CIUDADANOS

Mientras Luis y Carlos*, dos migrantes de origen salvadoreño conversan sobre lo ocurrido en su viaje, explican que fue la pobreza e inseguridad las que los llevaron a dejar a sus seres queridos, ahora ambos tratan de sobrellevar los recuerdos de un viaje que dicen resultó peligroso.

Según indicó Carlos, él vivió por 7 años en EE. UU., ahí su trabajo era construir viviendas de madera y con eso enviaba remesas a su familia, pero luego fue detenido y posteriormente deportado.

Luego de retornar a su pueblo, explicó que empezó a ser víctima de extorsión y por esa razón decidió migrar, luego vio su viaje interrumpido en la frontera de Tecún Umán, desde donde decidió volver.

Ahora buscaría solicitar asilo en la siguiente oportunidad, mientras espera en la Casa del Migrante asegura que la firma de ese acuerdo por los países de la región resulta compleja, porque es “ilógico que ahora vengan y digan que pueden recibir a gente de otros países cuando ni siquiera pueden cuidar a su población”.

Los ciudadanos de la región siguen intentando llegar a Estados Unidos para salir adelante. Foto La Hora/Archivo

LUIS: ÉXODO ES A CAUSA DE LA CORRUPCIÓN

Luis en tanto añade que ninguna persona decide dejar a su familia por gusto y todo se lo atribuye a la corrupción, que mina las oportunidades de salir adelante.

“Nadie quiere dejar a su familia, pero esto que uno hace es resultado de una herencia de gobiernos corruptos, que nos obligan a hacer esto”

Luis, migrante salvadoreño

El salvadoreño tampoco cree que Guatemala sea un lugar seguro para solicitantes de asilo, primero porque no existen suficientes empleos y segundo porque discriminan al migrante y no cuentan con la capacidad de ofrecerles seguridad.

En su caso volverá junto a su familia ante la imposibilidad de seguir el viaje que sus padres pagaron con un crédito, pero no descarta que a futuro intente migrar nuevamente, no importando que Guatemala sea parte del ACA, porque su intención es llegar a Estados Unidos.

GERSON: A MIGRANTES LES CUESTA ENCONTRAR UN EMPLEO EN GUATEMALA

Gerson, un migrante hondureño que también se encontraba en el lugar, explicó que la situación es compleja porque las personas migran en busca de un mejor futuro que muchas veces no pueden encontrar en su país.

Si Guatemala busca dar asilo a muchos de sus paisanos, también cree que debe existir un cambio de cultura y pensamiento, porque en su caso que sí cuenta con un permiso para estar en el país, encontrar un empleo ha sido una tarea compleja.

Miles de migrantes huyen de sus países en busca de oportunidades. Foto La Hora/AP

Además, añadió que, por ejemplo, para la apertura de una cuenta en algún banco resulta complejo, porque no tienen un DPI, así que esperaría que al firmar el acuerdo hayan considerado estos aspectos.

El entrevistado al igual que el resto de las personas entrevistadas en la Casa del Migrante, duda que los países del Triángulo Norte puedan responder al compromiso adquirido, además, lamenta que la pobreza al final no cambie por la firma de convenios.

LA POBREZA EN EL TRIÁNGULO NORTE

Y es que, si de indicadores sociales de pobreza se habla, Guatemala y Honduras, son los que lideran las estadísticas, de hecho, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en su informe “Panorama Social de América Latina de 2017”, destacó que ambas regiones presentan un mayor índice de pobreza a nivel latinoamericano, aunque Honduras con un 65.7 por ciento se encontraba a la cabeza.

Mientras que, en El Salvador, una nota de “El Economista”, apunta a que la pobreza había descendido en 2018 por tercer año consecutivo, según cifras oficiales, es decir que la cifra resulta ser la más baja desde la firma de los Acuerdos de Paz.

Para Guatemala el Instituto Nacional de Estadística (INE), estableció en su último estudio sobre pobreza presentado en 2014, que esta alcanzaba a un 60 por ciento de la población.

En el año fiscal 2019, las cifras de personas detenidas en la Frontera Sur se elevaron, como no se había visto en años anteriores. La mayoría de los aprehendidos son originarios de estos tres países.

DESPLAZAMIENTOS DE PERSONAS CONTINUARÁ

En ese sentido, el director de la Escuela de Nutrición de la Universidad Panamericana, Jorge Pernillo, dijo que en Honduras los casos de inseguridad alimentaria representan uno de los grandes retos, aunque enfatizó que Guatemala no se queda atrás.

Así que entre las razones por las que migran las personas, destacó al cambio climático, pobreza, “esta gente se está desplazando hacia Estados Unidos, están como que en unas condiciones más vulnerables que nosotros por el momento aún parece que nosotros estamos mejor, no obstante, en casos de desnutrición nosotros tenemos más”.

En el caso de El Salvador, contó que las condiciones son diferentes incluso se puede decir que tienen mejores servicios de salud, en cuestiones de medicina preventiva.

Pernillo cree que mientras no se atiendan las causas estructurales de la migración, entre pobreza, desigualdad, nutrición e inseguridad alimentaria, los desplazamientos de personas continuarán a pesar de que se impongan muros y políticas para atacar el éxodo de personas.

“La gente va a idear como escapar al final de cuentas es eso, la gente está escapando del hambre y violencia de los países”.

Jorge Pernillo, Escuela de Nutrición de la Universidad Panamericana

Para el guatemalteco Carlos Ramírez desde Nueva York, la situación para los migrantes se complica, porque resulta complejo que puedan encontrar un empleo mientras se encuentran en Guatemala.

“Al Gobierno parece que le conviene mantener al pueblo en zozobra para que no se den cuenta de la corrupción e impunidad en Guatemala, mientras la población esta con miedo de la delincuencia y de ser asaltados”, contó.

NO HAY IGUALDAD DE CONDICIONES DE VIDA

Sobre el caso del hondureño que llegó a Guatemala y que pidió volver a su comunidad, el procurador de los Derechos Humanos, Jordán Rodas dijo que al final las personas deciden migrar porque los países en la actualidad no tienen igualdad de condiciones de vida.

Rodas refirió que existen aspectos en común, como la pobreza, corrupción y también narco estados y eso lo que hace es que motiva a las personas a migrar.

“No es con medidas de gobiernos que se va a solucionar la situación, la gente tiene que ver como sobrevive ese es el verdadero problema, la migración no es un problema, un delito, sino es un derecho y una necesidad que muchas veces utilizan para sobrevivir no existirá una solución de fondo”, anotó.

*No se utilizaron los nombres reales de los migrantes entrevistados para proteger su identidad derivado de su situación migratoria.  

NO SABEMOS CUÁNDO INGRESARAN MÁS PERSONAS

El presbítero y director de Casa del Migrante Mauro Verzeletti, añadió que la llegada al país del primer hondureño fue para ver la preparación del ACA en Guatemala.

“No sabemos claramente porqué lo hicieron de esta forma, porque yo creo que, hablando con varias organizaciones, también faltó mayor información”, refirió.

Aunque fue Casa del Migrante, el albergue que ha recibido a gran cantidad de migrantes por varios años el que recibió a José Ardón, hasta ahora no tienen información de cuándo podrían llegar más personas en la misma situación.

“No sabemos la cantidad de gente, no sabemos si vendrán más adelante o la próxima semana bajo este contexto, así que por eso estamos preparados para recibir a varios y estamos viendo que otro tipo de servicios se puede dar a la población”, anotó.

Verzeletti cree que el problema con los migrantes es que, al ser deportados, solo los devuelven a las mismas condiciones de las que escaparon.

Y a pesar de que conocen poco de cómo se implementará el acuerdo de asilo, entre otros detalles, Verzeletti aseguró que están dispuestos a ayudar a los migrantes, porque esa es su labor en Casa del Migrante.

Sí usted desea ayudar con víveres, ropa y otros artículos  de utilidad, puede llevarlos a las instalaciones de Casa del Migrante en la 15 Ave. 1-94 “A” Zona 1, Ciudad de Guatemala, Guatemala o llamar al 2230-2781.

¿QUÉ SE SABE DEL ACA?

• Se firmó a finales de julio de este año, como resultado de la gran cantidad de detenciones de migrantes en la Frontera Sur de EE. UU.
• El ministro de Gobernación, Enrique Degenhart y el exsecretario interino de Seguridad Nacional Kevin McAleenan lo suscribieron en la Oficina Oval de la Casa Blanca y Donald Trump fue el testigo de que lo hicieran.
• Existen anexos, pero se desconoce su contenido.
• José Ardón Montoya fue el primer hondureño que llegó al país bajo el ACA.
• El acuerdo no fue conocido por el Congreso y eso contradijo una resolución de la CC.
• No se sabe cuándo podrían ingresar al país más migrantes.

Hasta el momento los anexos del ACA no han sido publicados. Foto La Hora/José Orozco