DURANTE PRESENTACIÓN DE REVISTA “NIÑEZ SIN FRONTERAS”

Otto Rivera y Ciprodeni dan una radiografía actualizada de la niñez migrante

Por Margarita Girón
[email protected]

El Observatorio Regional de Migración infantil, (Oremi), Ciprodeni y otras organizaciones presentaron la revista “Niñez sin Fronteras”, en su cuarta edición. Durante su intervención, Otto Rivera, secretario ejecutivo de Ciprodeni, refirió que a diferencia de la última entrega del documento, muchas situaciones han cambiado en el escenario centroamericano en materia de migración infantil.

De acuerdo con el editorial de la publicación, la revista sale a luz en un momento coyuntural y estratégico para los países del Triángulo Norte, especialmente Guatemala que suscribió un acuerdo migratorio como Tercer País Seguro, el cual lo compromete a recibir a miles de migrantes solicitantes de asilo y refugio en Estados Unidos.

En este tema, Rivera señaló que desde julio, Ciprodeni dio a conocer su postura y oposición ante la suscripción del acuerdo de Tercer País Seguro entre Guatemala y Estados Unidos.

Rivera destacó eventos ocurridos durante los últimos meses como la muerte de los niños migrantes guatemaltecos en Estados Unidos y la reciente visita de la comitiva bipartidista de congresistas estadounidenses la cual no se reunión con el presidente Jimmy Morales o miembros de su Gabinete.

“Una de las cosas que exige y demanda Ciprodeni ante la vulneración de los derechos de la niñez y adolescencia migrante en este contexto es dejar de criminalizar a la población migrante y concentrarse en abordar las causas estructurales que generan y que motivan la expulsión de los guatemaltecos”, dijo Rivera.

Dentro de las causas que provocan migración, el secretario ejecutivo de Ciprodeni destacó; la violencia, la pobreza y pobreza extrema que a decir de Rivera, lejos de reducirse se han incrementado sustancialmente”.

Además, añadió que se encuentran preparando un documento en el cual evidencian cuál ha sido el legado del partido oficial y el Gobierno durante la gestión del presidente Jimmy Morales en materia de niñez y adolescencia. “Este documento lo queremos entregar a las nuevas autoridades electas antes de que asuman el cargo”, destacó Rivera.

De acuerdo con Rivera, el país necesita de manera urgente contar con un sistema nacional integral de garantías de derechos de niños niñas y adolescentes.

LOS DATOS

Durante la presentación, Sergio Lobos, coordinador del Observatorio Regional de Migración Infantil, destacó las cifras reflejadas en la revista en donde destaca que en promedio hasta junio de 2019, 1mil 623 niñas y niños no acompañados (NNA) son deportados al país desde los Estados Unidos.

Según los datos presentados por Lobos, respecto al 2018 en lo que va del año fiscal las cifras de deportaciones de NNA han incrementado en un 38 por ciento y los datos registrados ya superan los registros totales del año 2017.

En el evento, participo Ely Zea, coordinadora nacional de Cristosal, quien refirió que la información presentada en la revista ofrece datos importantes sobre migración a nivel regional.

Zea también manifestó su postura sobre la situación de la niñez y adolescencia no acompañada atendida en Estados Unidos y señaló que las acciones que se han generado alrededor del fenómeno migratorio como el Plan de la Alianza Prosperidad pero no han reflejado resultados.

Por su parte, Linda de León , oficial de campo de migración del Comité internacional de Cruz roja, comentó sobre el artículo de la revista que refleja situaciones que podrían ponerse en práctica en Guatemala sobre cómo el país puede disponer de equipos técnicos y multidisciplinarios para la atención de personas migrantes.

En la revista comparten las preocupaciones de las organizaciones que conforman el Proyecto Binacional a favor de la niñez migrante de Guatemala y Honduras, como la falta de cumplimiento de los marcos legales nacionales e internacionales en materia migratoria que protegen los derechos de las personas migrantes y la incongruencia entre los compromisos adquiridos por el país para recibir a las personas solicitantes de asilo en Estados Unidos a través del acuerdo suscrito entre ambos países.