Organización genuina, verdadera y orgánica

Rodulfo Santizo

[email protected]

Guatemalteco, migrante, facilitador de procesos para fortalecer el tejido social, visor y monitor del bienestar social, multifacético, persistente, soñador por una Guatemala diferente, gestor en desarrollo.

post author

La organización comunitaria, como concepto básico basado en la experiencia y reflexión no es más que una forma de ejercer la participación ciudadana, esta permite a las comunidades agruparse en grupos de trabajo con el fín de conseguir las mejoras colectivas de su comunidad. Desde siempre, en Guatemala han existido diferentes formas de organizarnos para cualquier actividad colectiva. Cuando éramos niños/as nos organizábamos en grupos para juegos. Pero también, cuando íbamos hacer alguna fiesta de carnaval, un cumpleaños, una limpieza del sector, un rosario, entre otros. Desde siempre, han existido las cooperativas para el trabajo, producción, ahorro y crédito y las asociaciones de vecinos.

En los últimos tiempos, la forma de organización comunitaria reconocida es a través de los consejos comunales. Esta son la instancia de participación, articulación e integración entre las diversas organizaciones comunitarias, grupos sociales y los ciudadanos y ciudadanas, que permiten al pueblo organizado, ejercer directamente la gestión de políticas públicas y proyectos orientados a responder a las necesidades y aspiraciones de la comunidad en la construcción de una sociedad de equidad y justicia social .

La palabra comunidad se utiliza comúnmente para referirse a una localidad en la que viven personas, así como a todas las personas que viven allí, una comunidad puede nombrarse también a un grupo de personas que se auto identifican como una comunidad debido a experiencias, historias, valores, religiones o culturas compartidas.

La organización genuina, verdadera y orgánica que se practica en las comunidades del área rural de Guatemala, donde los vecinos sienten el compromiso de ser parte de esa organización, al estar convencidos de que cuando se participa con corazón, buena voluntad y deseos de velar por los intereses de la comunidad; todo acto y proceso que se haga, los llenará de mucha alegría y satisfacción de que han hecho un buen trabajo, porque son parte de los acuerdos que en consenso o por votación han logrado para ser parte de los proyectos de su comunidad.

En incontables ocasiones he tenido la oportunidad de estar en reuniones con organizaciones de comunidades del área rural de Guatemala, experiencia que deja todo un conocimiento y experiencias de como se manejan los intereses de la colectividad cuando se siente el empoderamiento y apropiación de la misión, visión, objetivos, propósitos y metas de una verdadera organización, donde cada miembro de la estructura se siente identificado con la causa, ingrediente necesario para luchar en la obtención de los proyectos que benefician a toda la comunidad.

Ese sentimiento por el beneficio de las mayorías es el lema presente en todos los que participan en la organización de pueblerinos, que en su mayor porcentaje son campesinos que tienen y sienten las mismas necesidades y problemática y desean participar de manera activa con la solución, aportando su voluntad, recursos y su mano de obra si es necesaria para lograr llevar a sus comunidades soluciones como agua potable, construcción de escuelas, luz eléctrica y todos los servicios públicos esenciales para la población.

Cualquiera sea la forma de organización que adopte, el proceso está destinado a construir la comunidad y fortalecerla para permitir que sus integrantes vean la necesidad de trabajar juntos para alcanzar propósitos comunes y para motivarlos a formular las maneras de lograrlo.

En la mayoría de organizaciones de migrantes la diferencia surge cuando se intenta organizar una localidad que no es una comunidad autodefinida, sino simplemente un conjunto de personas que viven en el mismo lugar. Los miembros de una comunidad autodefinida comienzan con algo de confianza mutua y con la suposición de al menos una idea, experiencia o valor principal compartido. Los ciudadanos de una localidad pueden sentir que tienen poco en común con el resto o incluso que sus intereses son contrapuestos. De esta manera, el desarrollo en una comunidad autodefinida puede iniciarse relativamente con facilidad una vez que los miembros de la comunidad hayan aceptado el hecho de que es una buena idea. En una localidad, nada parece poder ocurrir hasta que los habitantes estén dispuestos a conectarse, identificar intereses comunes y empezar a verse como a una comunidad…y esto puede llevar mucho tiempo.
Por eso es conveniente que se adopten los modelos de organización que muchos grupos de migrantes de las comunidades del interior de Guatemala, aun conservan y que se siguen haciendo en grupos de migrantes en los Estados Unidos, porque se ve el grado de compromiso e identidad para velar por la colectividad y no grupos dirigidos por falsos lideres que solo buscan protagonismo, aprovechándose del trabajo muchos que actúan de buena fé y sin intereses personales.

Si desean aprender de un buen proceso de organización de la verdadera, observen como están integrados muchos migrantes guatemaltecos del área rural, principalmente los guatemaltecos descendientes mayas, estos modelos hay varios en diferentes estados de la Unión Americana.