Organización de EE. UU.: Pobreza, corrupción y otros impulsan a migrantes hondureños

Foto ilustrativa. Miembros de la caravana migrante de Honduras a su paso por Guatemala. Foto La Hora/AP

Por Grecia Ortíz
[email protected]

Un análisis del Latin American Working Group, una organización de defensa de los derechos humanos con sede en Estados Unidos destaca que el impacto de la pandemia, la pobreza generalizada y la desigualdad agravada por los efectos del cambio climático, la violencia del crimen organizado, las pandillas y los agentes estatales, así como la violencia contra las mujeres y los hondureños LGBTQ +, continúan impulsando la migración desde Honduras.

Lo anterior ocurre a pesar del cierre casi total del acceso al asilo en Estados Unidos y el empeoramiento de las condiciones para ellos en Guatemala y México.

Además, citan como un factor menos discutido, pero vital, el cierre del espacio para que los ciudadanos hondureños se organicen y expresen sus puntos de vista para crear una vida mejor para ellos, sus familias y sus comunidades, así como construir una democracia receptiva.

Además, destacan que los hondureños se enfrentan a un gobierno que no solo no satisface sus necesidades básicas, sino que también se beneficia de la corrupción, encabezada por el presidente Juan Orlando Hernández y recuerdan que su hermano Tony Hernández fue condenado por tráfico de drogas en Estados Unidos, también por aceptar dinero de los carteles de la droga para sus campañas.

lea: Padre Carbajal: Es necesario investigar violencia y no criminalizar a migrantes

Mencionan que los esfuerzos para organizarse para el cambio se encuentran con la represión contra los manifestantes, las amenazas, ataques y acoso legal de los activistas de derechos humanos y periodistas.

Los hondureños que miran hacia sus elecciones nacionales de 2021 en busca de perspectivas de cambio, ven que su Congreso no ha aprobado hasta ahora reformas electorales para corregir las acusaciones de fraude graves que plagó las elecciones presidenciales de 2017, apunta la organización.

También cita las declaraciones de uno de muchos migrantes que retornaron a Honduras, quien mencionó, “no hay nada para nosotros en este país, perdí a miembros de mi familia a causa del COVID-19, no hay trabajo y la tiranía nos sobrepasa”.

Al mismo tiempo, mencionan cómo el nuevo virus ha impactado en el país y a las familias hondureñas.

Presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández. Foto La Hora/DPA/Europa Press/Presidencia de Honduras.

ACUERDO DE TERCER PAÍS SEGURO, LE DIO EL ESPACIO A PRESIDENTE PARA CERRAR MACCIH

El comunicado destaca que, así como hondureños observan los fallos de su gobierno en atender la pandemia, también escuchan de contratos multimillonarios en insumos médicos, así como préstamos.

“La escala masiva de corrupción en Honduras llevó a la comunidad internacional a presionar al gobierno hondureño para que estableciera un mecanismo anticorrupción conocido como Misión de Apoyo a la Lucha contra la Corrupción y la Impunidad (MACCIH), bajo los auspicios de la Organización de los Estados Americanos”, dice Latin America Working Group.

LEA: Analistas por caravana: Preocupa poca solidaridad, manipulación y riesgos a la salud

En ese sentido mencionan el enfoque abrumador de la administración Trump en presionar al gobierno hondureño para que estableciera a Honduras como un “tercer país seguro”, en lugar de enfatizar mejoras en la gobernanza y combatir la corrupción que podrían ayudar a reducir las causas de la migración forzada, dándole al presidente Hernández el espacio político para cerrar la MACCIH.

“Si no se avanza, es probable que la continua falta de legitimidad en las próximas elecciones provoque un mayor conflicto social y violaciones de derechos humanos e intensifique, no empiece a resolver, la profunda crisis de la democracia en Honduras desde el golpe de 2009”, destaca el comunicado.

La semana pasada más de 3 mil los migrantes hondureños buscaron salir de su país con la meta de llegar a EE. UU., sin embargo, a su paso por Guatemala encontraron dificultades que no les impidieron continuar, incluso algunos se vieron envueltos en enfrentamientos con fuerzas de seguridad y miles han vuelto a las condiciones de las que escaparon.

Un migrante hondureño saca de su mochila alimentos durante su trayecto. Foto: Moises Castillo