Nuevo Poder Legislativo y Ejecutivo

Rodulfo Santizo

[email protected]

Guatemalteco, migrante, facilitador de procesos para fortalecer el tejido social, visor y monitor del bienestar social, multifacético, persistente, soñador por una Guatemala diferente, gestor en desarrollo.

post author

Por Rodulfo Santizo
[email protected]

Ya contamos en Guatemala con nuevos funcionarios electos al frente del Poder Legislativo y Poder Ejecutivo, y como siempre ha pasado estamos en el tiempo de transición donde estamos esperanzados y entusiastas en que estos nuevos empleados públicos cumplan con lo que la sociedad en general quiere y espera de ellos.

El Congreso de Guatemala será oxigenado con nuevos rostros y gente visionaria que creemos va con la idea de hacer de ese hemiciclo un centro de credibilidad y honradez, rescatando ese honroso nombre de verdaderos Padres  de la Patria y no ese lugar donde se fraguan las cosas más obscuras para seguir con la impunidad y la corrupción, velando siempre por los intereses de grupos secretos y oscuros que todo mundo conoce.

Esperamos ansiosos en esta reconfiguración para que aquellos que se reeligieron puedan ser parte de ese cambio de actitud y se suban al tren del desarrollo que Guatemala necesita, legislando y reformando leyes en beneficio de toda la población y no ser más empleados que solo llegan a levantar la mano como ocurre con todos los diputados que no tienen claro a qué se metieron cuando decidieron participar en cargos de elección pública.

Llamado urgente a todos a una reconversión radical por el bienestar y beneficio de las mayorías, hagan ustedes de los valores éticos y morales el mejor estandarte para actuar como Dios manda y verán que serán recordados como verdaderos hombres facilitadores y promotores de las bases del desarrollo integral de Guatemala, donde haya oportunidades para todos.

Recuerden que su función básica es legislar y fiscalizar las acciones de entidades y funcionarios públicos, con que hagan bien estas funciones el pueblo se los va agradecer; no busquen beneficios personales, manejo de influencias, malas transas y aprovecharse de sus puestos e inmunidad. Recuerden que la inmunidad es temporal y tarde o temprano se les termina y quedan expuestos a los tribunales o al juicio de toda la sociedad.

En cuanto al Poder Ejecutivo, esperamos que Alejandro Giammattei y Guillermo Castillo, sean verdaderos funcionarios que den ese mensaje de unidad y armonía para los guatemaltecos, poniendo el ejemplo de apertura e inclusión a todos los sectores para unificar esfuerzos, tiempo y recursos, para que tanto entidades de gobierno como sociedad civil puedan armonizar una ruta dentro de una agenda consensuada que marque el verdadero desarrollo que Guatemala está esperando.

Cuatro años son pocos para gobernar y hacer cambios estructurales en un país que está polarizado, con un tejido social roto y desconfiado con el quehacer gubernamental, pero habiendo voluntad política y buenas intenciones creo que los guatemaltecos estamos deseosos de iniciar acuerdos y consensos que permitan reorientar la agenda de país que necesitamos para ser un país de primer nivel, sabiendo que tenemos los recursos, potencial, fortalezas y posición geográfica para hacerlo.

Ya es tiempo que confiemos en nosotros mismos para unirnos y apoyar toda buena intensión de salir adelante, fijándonos en nuestras ventajas y en las cosas positivas, olvidando el pasado y hacer un verdadero pacto con compromiso y seriedad, porque todos juntos somos invencibles.

Al Presidente y Vicepresidente electos les enviamos nuestros mejores deseos, bendiciones y suerte en su aventura para ser parte del cambio de Guatemala, ofreciéndoles como parte de la comunidad migrante todo nuestro apoyo y disponibilidad para que desde el extranjero en sintonía con nuestra contraparte en Guatemala, nuestros familiares, busquemos desarrollar nuestros municipios de origen, aprovechando que somos la primera fuerza económica por medio de las remesas, estamos puestos y dispuestos para cooperar en todos los ámbitos posibles, porque deseamos inclusión y certeza legal para estar en la toma de decisiones de trascendencia para Guatemala.

Estamos acá en el extranjero y esperamos esa voluntad política que siempre se nos ha negado. Dios los acompañe y los ilumine en estos cuatro años de gobierno.