No es correcto ni justo que un líder migrante engañe a la comunidad

Eduardo Castillo

[email protected]

Analista Político de la "Estrategia de Estados Unidos para Centroamérica" y "BUILD Act" donde los migrantes sean activos contables e inversionistas que califiquen a migración por mérito al ayudar a generar buena gobernanza, seguridad y justicia en su país de origen. Empresario de remesas familiares. Coach de auditoria social, rendición de cuentas, defensa migratoria y soluciones bilaterales.

post author

Eduardo Castillo
[email protected]

Allá por 2003 a 2005, un grupo de guatemaltecos queriendo cambiar el mundo nos reuníamos en Los Ángeles, California, en Pico Boulevard para coordinar ayuda comunitaria migrante. Solíamos barrer en parqueos, vender comida, transmitir procesión desde la Iglesia Santa Cecilia, entrevistar reinas y políticos. Fueron tiempos comunitarios inolvidables. Al cabo de los años nos volvimos a cruzar en San Lucas Sacatepéquez con el libro- DVD de “El Camino a la Felicidad” y los 21 preceptos de L. Ronald Hubbard que enseñan un código moral no religioso. Posteriormente fueron los esfuerzos de educar sobre valores a la comunidad en Villa Nueva junto a Edwin Escobar, alcalde en funciones. Por último, nos unió la campaña política de Jimmy Morales en 2015. Después de eso, el hilo se rompió en 2016 y cada uno tomó rumbos diferentes. A la fecha, lo único que se pide a el otro líder migrante es que ayude a cumplir la “Ley Electoral de Partidos Políticos de Guatemala” (LEPP) y defienda a la comunidad migrante.

El punto de quiebre en 2016 fue porque ambos apoyamos a la campaña del presidenciable Jimmy Morales, presidente de Guatemala 2016-2020, su hermano Sammy Morales, su cuñada Lilian de Morales, su mejor amigo Marvin Mérida y su colega Osiel Salcedo. Ni el líder migrante ni ninguno de todos los enunciados quiso dar la cara y ayudar a cumplir la LEPP en el registro en formularios en GRPRI e INFOCAM para evitar que existiese financiamiento anónimo, no registrado, de FCN-Nación en 2015. Ninguno quiso pasar al frente a hablar sobre la campaña disfrazada en Estados Unidos de FCN-Nación llamada “No Votamos pero si contamos” que usó Marvin Mérida para engañar al pueblo migrante e inflar números con resultados falsos que él mismo se inventó. Después en 2017, 2018 y 2019 se denunció ante el Tribunal Supremo Electoral de Guatemala (TSE) y Ministerio Público de Guatemala (MP). Se realizó auditoría social desde Kentucky para ayudar a las autoridades de Guatemala. Fue una tarea titánica, nadie quiso dar la cara. Todos los enunciados han preferido esconderse, ocultarse, callar y no hablar de lo que sucedió. En todo caso se buscó la información en un país que es 90 veces más grande que Guatemala.
Hoy en elecciones de Guatemala y voto en el exterior 2019, la historia cambia porque hay nuevos reglamentos y leyes que se deben cumplir en el marco electoral. También ya existe un antecedente documentado en EE. UU.

Hoy en 2019, la comunidad migrante ya sufrió acciones de engaño de campañas políticas guatemaltecas disfrazadas en Estados Unidos en 2015.

Hoy en 2019, la comunidad migrante debe informarse sobre la Ley Electoral de Partido Políticos y Reglamento del Voto en el exterior 2019.

Hoy en 2018 y 2019 ya se ha presentado varias denuncias ante TSE por faltas a la norma electoral y cuyo objetivo es ocultar la campaña en el exterior y engañar a migrante nuevamente en 2019.

Financiar una campaña política no es malo, lo malo es ocultar el origen de los aportes en especie (salones, hoteles, vuelos, carros, entrevistas, etc.) u ocultar aportes dinerarios. Lo malo es que un líder migrante engañe a la comunidad migrante y las personas se vean sorprendidas en su buena fe. ¡No es correcto, ni justo!

La conclusión es: 1) No se puede permitir financiamientos a candidatos específicos pues el financiamiento debe ser al partido político. 2) No debe haber financiamientos anónimos en Estados Unidos en especie o dinerarios (cash) como ya ocurrió en 2015. 3) No se puede hacer campaña en Estados Unidos.

Auditoría Social migrante es esencial para seguir fiscalizando en estas elecciones de Guatemala 2019.