DESDE LA REDACCIÓN

Necesitamos estar más cerca del migrante; escucharlo

POR DOUGLAS GÁMEZ
[email protected]

Durante las últimas semanas he tenido la oportunidad de entablar comunicación con los migrantes de una forma más fluida, retomar charlas pendientes y principalmente conocer a más guatemaltecos que por varias razones decidieron trasladarse a Estados Unidos.

En ese tiempo, aproximadamente desde la Semana Santa, vuelvo a percibir ese sentimiento que deja el entrevistar al guatemalteco que vive en Estados Unidos, que contagia con su optimismo, su fe y confianza en sí mismo.

Por diferentes razones y obligaciones la comunicación no había podido ser fluida. Inmediatamente uno percibe a distancia la clase de personas que son, parecieran que no tienen límites y que están decididos a alcanzar lo que se propusieron.

Aunque uno se encuentre desanimado por diferentes razones, cansado por el trajín de la vida en Guatemala, hablar con ellos motiva y permite entender que si ellos contra la corriente lograron salir adelante, uno también puede.

Por eso es duro escuchar que se les critique, que se busque minimizar los aportes que hacen al país. Es común encontrarse, principalmente en redes sociales donde la gente cree saberlo todo y dominar la verdad absoluta, con comentarios duros, críticas porque decidieron dejar el país, lamentable de personas que tienen el lujo de poseer un teléfono en sus manos para “opinar”. Muchos de los que migraron en ocasiones no tenían ni para comer, pero desde la comodidad es muy fácil hablar.

El punto es que es importante que tengamos más contacto con la comunidad migrante. Las autoridades deben ver al guatemalteco en el extranjero no como el potencial voto de 2019 para alcanzar la Presidencia, sino como personas valerosas y llenas de vigor.

La sociedad también debe buscar empatía por los compatriotas que no tuvieron opción y que ante la posibilidad de que sus familias continuaran padeciendo del círculo mortal de la pobreza decidieron sacrificarse.

Muchos sacan a relucir en estos días el patriotismo, el nacionalismo, ¿Quieren de verdad a la patria? luchemos entonces por mejorar las condiciones que permitan a las personas migrar de forma ordenada y bajo el concepto de hacerlo por derecho y no como obligación para aspirar al desarrollo y los servicios básicos.

Insisto, necesitamos estar más de cerca de la comunidad migrante, estamos viviendo épocas en las cuales puede ser determinante y, además, se ha abierto la oportunidad para hacerlo.

Como siempre un saludo fraternal a los migrantes y mi admiración total hacia ellos.