Migró a sus 20 años y ahora, 27 años después es un empresario en EEUU: Jorge Bethancourt

 

 

 

 

 

Por Grecia Ortíz – [email protected]

Jorge Bethancourt vive en Nueva York, Estados Unidos, lugar al que identifica como su hogar y en donde encontró oportunidad para salir adelante junto a su esposa e hijos. El guatemalteco migró porque soñaba con un futuro mejor para sus seres queridos, ahora es un empresario que se dedica a la construcción y recién empezó otro emprendimiento con más personas.

Recientemente se unió a más personas con quienes emprendieron un negocio de granito, la idea, mencionó es apoyarse y con ellos salir adelante en ese país. “Es una manera de apoyarnos los unos con los otros aquí en el país”, destacó.

El guatemalteco es originario de la aldea Marajuma en el municipio de Morazán, El Progreso. Jorge también recordó que empezó a trabajar a los 12 años, vendiendo números de lotería en la Sexta Avenida de la zona 1 y en el Parque Concordia.

Antes de migrar, trabajaba en una organización internacional de desarrollo en el municipio de Morazán El Progreso, de ahí salió en 1993, tenía 20 años cuando cruzó la frontera en el estado de Arizona.

HA DESEMPEÑADO VARIOS TRABAJOS 

Su primer empleo fue en una finca de flores en una invernadora, en donde las preparaba.

“Cuando se terminó la temporada me fui a otra finca de árboles luego estuve ahí otros meses más sin hablar inglés ni nada conseguí trabajo en una fábrica de cortar hierro, soldando ahí ayudaba a los que trabajaban ahí me forcé un poco a aprender inglés. Pero por cuestiones que había muchas redadas en fábricas abandone ese trabajo”, destacó.

Tiempo después empezó a trabajar en el campo del landscaping, específicamente en mantenimiento y luego obtuvo la oportunidad de trabajar en construcción.

“Trabaje muchos años construyendo oficinas como ayudante, luego esa persona renunció en la compañía y se fue a trabajar a la construcción residencial, pero me llevo y me dijo que me enseñaría y yo opte porque iba a ganar experiencia, me enseñó muchas cosas por cinco años”, destacó.

Finalmente, empezó a recibir llamadas de clientes que necesitaban de algún servicio, eso lo motivo a formar su propia corporación que empezó a funcionar en 2008. “A eso me dedico con mis tres hijos, tenemos esta compañía de construcción Bethancourt y gracias a Dios no tenemos dineral, pero no nos va mal, tenemos muchos clientes satisfechos trabajo nos sobra”, menciona.

CUENTA CON EXPERIENCIA EN LA CONSTRUCCIÓN

Hasta suma unos 15 años de experiencia en ese campo. En Guatemala trabajaba en una organización internacional de desarrollo, como facilitador de desarrollo en comunidades. Su empleo, recuerda que no era mal pagado, pero soñaba con más, quería darles una mejor vida a sus hijos.

“Ganaba bien comparado a otras personas, pero a pesar de eso no podía pensar en construir una casa, ya tenía un hijo y mi esposa estaba embarazada de mi segunda hija y en ese momento se presentó la oportunidad de migrar y lo hice”, afirmó.

A futuro destaca que le gustaría volver a Guatemala y trabajar en alguna organización de desarrollo o a favor del pueblo. Con el tiempo su familia lo siguió y ahora todos están en Estados Unidos.

 

TRATA DE APRENDER TODO EL TIEMPO

El guatemalteco dice que siempre pensó en trabajar por su cuenta, pero no pensó que en Estados Unidos lo lograría, de hecho, nunca se lo imagino y reconoce que la cantidad de trabajo es muy grande.

El trabajo de construcción no lo considera tan complejo, pero sí demanda esfuerzo y precisión, aunque el clima es algo que se debe superar, porque cuando es verano se deben tolerar temperaturas altas y cuando es invierno todo lo contrario.

“Hay trabajos más duros y no sé cómo compararlos, por ejemplo, los muchachos que trabajan toda la noche, porque trabajan muchas horas, también eso es duro en su forma de verlo”, destacó.

Para Jorge adaptarse a un nuevo país no fue una tarea sencilla, pero se puso como meta aprender inglés y también decidió llevar algunos cursos de electricidad, diseño gráfico, plomería y otros, aprovechando que hay espacios para hacerlo. El guatemalteco destaca que siempre trata de aprender nuevas cosas, así dice que aprovecha el tiempo y le ayuda a mejorar su trabajo, “cuando uno tiene determinación las cosas no son tan difíciles”.

 

COLABORA CON ORGANIZACIONES

Solo en Bethancourt Constructions, tiene empleadas a diez personas, incluyendo a sus hijos que le apoyan. Mientras en la empresa de Granito, dijo que tienen contratados a guatemaltecos.

Además, la esposa de Jorge apoya con una empresa que se dedica a la limpieza de oficinas, “Bethancourt cleaning services”.

El entrevistado trabaja varias horas al día, así que eso consume buena parte de su tiempo, aunque los fines de semana trata de apartar tiempo con su familia.

Jorge también apoya con una organización “Walking International” en donde realizan seminarios a veces motivacionales o de historia de Guatemala, para mantener informada a la población, además es parte de la Red por la Paz.

“Seguimos pensando en estrategias como lograrlo, no todos nacimos para el negocio, pero algunos hay tiene la oportunidad”, mencionó.

INSTA A LUCHAR POR LOS SUEÑOS

Una de las cosas que extraña de Guatemala a decir del entrevistado es el clima, con la comida no tiene ningún inconveniente porque las preparan en casa, pero por ejemplo las festividades de fin de año son fechas que extraña.

Jorge recomienda a los guatemaltecos luchar por sus sueños, pero antes, dice que es importante hacerlo por lo propio y no por el sueño de otros.