ENCONTRARON OPORTUNIDAD DE SALIR ADELANTE

Manos Quetzaltecas; chocolate artesanal hecho por mujeres emprendedoras

En Quetzaltenango, el chocolate artesanal no solo es una bebida típica de la región. Foto La Hora/Cortesía

Por Margarita Girón
[email protected]

La cultura gastronómica de Guatemala ubica en cada región del país sabores que se convierten en parte de la fuerza productiva de cada departamento. En Quetzaltenango, el chocolate artesanal no solo es una bebida típica de la región, sino un medio para generar ingresos a las familias.

Manos de Salvación, una organización que apoya el empoderamiento de las familias, ha impulsado a un grupo de mujeres que trabaja en la producción y venta de esta bebida tradicional guatemalteca a través de la cual, madres solteras, viudas y emprendedoras, obtienen ingresos para el sostenimiento de sus hogares.

Ana Ochoa, representante de Manos de Salvación explicó que la idea de impulsar los emprendimientos es aprovechar los talentos con los que cuentan las mujeres que integran la asociación y crear fuentes de ingresos para las familias.

“La idea es empoderar a las mujeres y quitar de su mente ideas negativas que las llevan a pensar que no pueden hacer las cosas que sueñan”, dijo Ochoa.

¿QUIÉNES INTEGRAN MANOS QUETZALTECAS?

Claudia es madre soltera y antes de llegar a la Asociación vendía chicharrines y papas fritas frente a su casa, Rosario es viuda y tiene 9 hijos; aunque los mayores ya están casados el emprendimiento le ha permitido pagar una deuda que heredó de su esposo y que ponía en riesgo su casa.

Lilian se recupera de un derrame y los ingresos producto de la venta de chocolate, le han servido no solo para sostener a sus dos hijas, ya que también es madre soltera, sino para costear la medicina para su recuperación.

En Manos Quetzaltecas también trabaja Cecilia y Maricela quienes además de encontrar amigas en la Asociación, han descubierto el talento y habilidad que conlleva la preparación de un chocolate que guste a quienes lo adquieren.

Nancy también apoya en el hogar a su esposo, pues al ser trabajador de la construcción no posee una fuente de ingresos constante y la venta de chocolate le ha dado a ella y su familia la oportunidad de tener mejores ingresos.

Ochoa explicó que ella misma participa en la elaboración de chocolate, pues es una forma de llevar fondos a la Asociación que también ofrece alrededor de 60 cenas semanales para los niños de sus asociadas.

Manos de Salvación realiza acciones para ayudar a las mujeres. Foto La Hora/Cortesía

ASÍ LLEGA EL CHOCOLATE A LOS HOGARES QUETZALTECOS

Aunque al inicio la producción no superaba las 15 o 20 libras, de acuerdo a la demanda la elaboración del chocolate fue aumentando, las emprendedoras pudieron generar más producción de acuerdo a las ganancias y ahora una de sus metas es salir de la economía informal y crear su propia marca con valor agregado.

“Nosotros queremos impulsar que pasen del comercio informal a una emprendimiento formal en donde ellas puedan recibir algunas pláticas tributarias para puedan independizarse y crear cada una su emprendimiento porque la misión de nosotros es que ellas crezcan”, destacó Ochoa

La última semana de agosto marcó un nuevo reto para las emprendedoras, que ahora se han propuesto aumentar sus ventas y elevar la producción a 50 libras que esperan vender en un mes aproximadamente.

“El mes pasado que hicimos 40 libras algunas consiguieron venderlo en ocho o días y así hemos avanzado paso a paso”, dijo Ochoa.

LOS RETOS

Ochoa describió que aunque actualmente producen 50 libras de chocolate, ahora serán beneficiadas con equipo gracias a un proyecto universitario; que les ayudará a mecanizar el proceso de pelado y tostado del cacao, quienes actualmente preparan chocolate artesanal en Quetzaltenango han visto con recelo la iniciativa de Manos Quetzaltecas pero eso no ha sido impedimento para que ellas vayan de puerta ofreciendo su producto, que a decir de Mariana, ha tenido muy buena aceptación.

PARA QUE NO TENGAN QUE MIGRAR

Ana dijo que otro de las causas que impulsan como Asociación es que las personas encuentren formas de generar ingresos y no tengan que migrar para tener una vida mejor.

“Nuestra relación es mayormente con las madres y los niños pero nos ha tocado en algunas oportunidades conversar con los padres motivándolos para que desistan de la idea de dejar a sus familias para viajar a un país desconocido”, manifestó Ochoa.

Si desea conocer más sobre Manos Quetzaltecas o adquirir sus productos, puede encontrarlas en redes sociales en donde describen que el chocolate artesanal que venden es elaborado con cacao, azúcar, saborizante natural como almendra, canela y vainilla, y muchas ganas de salir adelante.

Madres solteras, viudas y emprendedoras, obtienen ingresos para el sostenimiento de sus hogares. Foto La Hora/Cortesía