DESDE LA REDACCIÓN

Llegó el momento decisivo

Douglas Gámez

[email protected]

Estudiante de Ciencias de la Comunicación, comprometido con la entrega y dedicación para aportar a la construcción de un mejor país. Debutó como reportero en 2011 para la estatal AGN, cubriendo las fuentes de volante y luego seguridad. Dos años más tarde fue asignado a darle cobertura a la Presidencia de la República, retornando a la cobertura de seguridad entre los años 2013 y 2014. Se desempeñó como asistente en comunicación para el Consejo Nacional para los Acuerdos de Paz, tras un descansó decidió volver aportar su trabajo para la AGN y luego a Diario La Hora en donde inició como reportero volante, siendo asignando después editor digital y desde septiembre de 2017 como editor de nacionales, teniendo a su cargo la sección de reportajes, contenidos internacionales y colaboración a La Hora Voz del Migrante.

post author

POR DOUGLAS GÁMEZ
[email protected]

Se llegó el momento de que sea implementado por primera vez el Voto en el Extranjero y los guatemaltecos que viven en cuatro ciudades de Estados Unidos, específicamente donde la mayor cantidad de connacionales se concentran, podrán influir con su sufragio en la designación del próximo Presidente y Vicepresidente.

Atrás quedan las quejas y todo lo que rodeó esta decisión del Tribunal Supremo Electoral de implementarlo únicamente en cuatro lugares, así como los mecanismos a utilizar; lo que pudo ser y no fue.

Es el día para que los guatemaltecos que actualizaron sus datos o empadronaron para votar en Estados Unidos, ejerzan su derecho ciudadano a elegir.

Guatemala se juega mucho en esta elección y los ciudadanos deben tenerlo claro, tanto los que viven en el país como los que están en Estados Unidos sin importar si podrán votar o no, porque los resultados y sus posibles efectos en nuestra nación serán sin duda de relevancia para nosotros y las condiciones en las que se pueden desarrollar nuestros seres queridos.

En 2015, el panorama era diferente soplaban vientos de cambio en el país, porque la lucha contra la corrupción nos ofreció eso, un cambio, una posibilidad de hacer las cosas diferentes de forjar un futuro donde las cosas serían diferentes y las oportunidades se darían para vivir plenamente.

Sin embargo, pensamos que en las urnas íbamos a solucionar nuestros problemas, dejamos solos en buena medida a quienes se la jugaron por continuar la lucha contra la corrupción y quienes fueron electos demostraron sus verdaderos rostros.

Ahora la realidad es distinta, los factores han cambiado y como hace cuatro años, con las votaciones no vamos a solucionar todo lo que nos afecta e impide tener a la vista un mejor país, pero representan un último eslabón para dar el viraje que Guatemala necesita.

No vamos a solucionar los grandes problemas que nos aquejan y a poner un freno al Pacto de Corruptos con nuestra decisión del domingo, pero sí podemos marcar la ruta que necesitamos seguir o impedimos que el sistema se consolide con sus perversiones o definitivamente lo perderemos todo.

Migrante y guatemaltecos deben ser sabios y tomar la mejor decisión, dentro de las dificultades para elegir a alguien honesto e íntegro elegir y acompañar a esa persona que tenga la disponibilidad de sentar las bases para terminar con un sistema que sigue cobrando vidas por la desigualdad e inequidad que fomenta.