SEGÚN UNA ENCUESTA

Latinos ven barreras culturales en salud

Casi 6 de cada 10 adultos hispanos en Estados Unidos han tenido dificultades para comunicarse con proveedores de atención médica debido a barreras lingüísticas y culturales, y a menudo acuden a fuentes externas en busca de ayuda, indica un sondeo conducido por The Associated Press-Centro NORC para la Investigación de Asuntos Públicos.

Por EMILY SWANSON y RUSSELL CONTRERAS
WASHINGTON/AP

El sondeo muestra que la mitad de aquellos que han enfrentado esas barreras acudieron a un familiar o a otro proveedor de atención médica en busca de asistencia. Además, más de 1 de cada 4 buscaron un traductor, recursos públicos en la comunidad o fuentes en internet para encontrar ayuda cuando enfrentaron esos problemas.

Antonio Torres, de 53 años y residente en Orlando, Florida, quien es bilingüe y legalmente ciego, le dijo a la AP que regularmente enfrenta problemas para entender los términos médicos usados por médicos y enfermeros.

“Cuando les digo que no los entiendo, traen a alguien para que me hable en español y no lo entiendo tampoco”, dijo Torres, un puertorriqueño que se crío en Nueva York. “No nos criamos hablando ese español formal, así que no sabemos lo que ellos dicen”.

A veces, dice, recibe medicamentos con su nombre mal escrito en la etiqueta. “Y no sé si estoy tomando mi medicina o la de otra persona”.

BARRERAS EN LENGUAJE Y CULTURA

Esas barreras de lenguaje y cultura en la atención médica para los hispanos en Estados Unidos son algo que activistas han estado señalando durante años.

En el 2014, por ejemplo, el gobierno de Barack Obama fue criticado luego del lanzamiento de la versión en español del portal de seguros médicos, CuidadoDeSalud.gov. Las traducciones eran tan torpes y llenas de errores gramaticales que los críticos dijeron parecían generadas por computadora.

Además de los problemas de comunicación, a muchos hispanos les preocupa la carencia de adaptaciones culturales o lingüísticas para personas de sus comunidades que solicitan servicios a largo plazo.

Menos de la mitad dicen que sería fácil para los hispanos ancianos en sus áreas encontrar hogares de ancianos o complejos residenciales asistidos con personal que hable español, o encontrar un enfermero o enfermera que lo haga y trabaje en casa.

Y menos de 3 de cada 10 dicen lo mismo sobre las probabilidades de encontrar proveedores de cuidados a largo plazo que puedan preparar los alimentos a los que están acostumbrados. Algunos tienen preocupaciones sobre las posibilidades de encontrar hogares para ancianos y de residencia asistida que respeten sus religiones, aunque la preocupación es menor respecto a asistentes hogareños.

Torres dice que no tiene confianza en que encontrará un hogar de ancianos culturalmente sensible cuando envejezca. “Prefiero vivir solo y envenenarme por accidente que quedarme en uno de esos hogares ahora”, dijo.


SOBRE EL ESTUDIO

El sondeo fue realizado entre el 13 de marzo y el 3 de abril por The Associated Press-Centro NORC para la Investigación de Asuntos Públicos, con fondos de la Fundación SCAN. Consistió de entrevistas en inglés y español a 1,522 adultos en todo el país, incluyendo 458 hispanos adultos. Los resultados tienen un margen de error de más menos 3.3 puntos porcentuales para el sondeo en pleno y de más/menos 9.5 puntos para los encuestados hispanos.