Las dos caras de Morales, así lo recordaremos

Marco Antonio Lorenzana

[email protected]

Marco Antonio Lorenzana Bailón, 29 años. Nací en Santa María Ixhuatán, Departamento de Santa Rosa, Guatemala. Hijo, hermano y esposo. Cierre de pensum en Licenciatura en Ciencias Jurídicas y Sociales, Abogado y Notario, Universidad Mariano Gálvez de Guatemala. Diplomado en Realidad Social Latinoamericana. Instituto Interamericano para el Desarrollo Económico y Social. Líder, analista político-social, filántropo e idealista. El tiempo oportuno para actuar, no es cuando las cosas marchan bien, si no cuando la tempestad está en su punto máximo, si crees esto; actuemos juntos que hoy es el momento.

post author

Es su turno Giammattei, nosotros ya elegimos

Marco Antonio Lorenzana

Estamos a pocos días para que Morales deje el cargo de presidente de Guatemala, aunque debo decir que estoy sorprendido que haya terminado su mandato constitucional. Fui uno de los más de dos millones de guatemaltecos que hace cuatro años depositó su confianza y esperanza en él; parecía una persona seria, formal, prodigiosa y con tremendas ganas de cambiar la realidad social del país y combatir la corrupción.

En las democracias las promesas siempre son un dulce y cautivador sonido para el oído. Al principio todo parecía marchar sobre ruedas, cuando nombró a los funcionarios que serían parte de su gabinete de gobierno, además, Morales pide al representante de la CICIG (a quién 3 años más tarde hizo pasar por la guillotina) revisara todos los expedientes de los nominados; luego el 60 % de su salario sería destinado a programas de educación y salud; entre otros prodigios.

Teníamos el presidente de los sueños. Pero quizá el señor Morales no cree en el “y vivieron felices para siempre”. Pues a penas en el primer año de su gobierno los guatemaltecos comenzamos a cuestionar sus decisiones, “estúpidas”, “ilógicas”, “incoherentes” … así las llamábamos. En poco tiempo la corrupción y la malicia social solo migro de un avatar a otro (Jimmy Morales).

Retiró el aporte de su salario y en secreto pactó con el Ejército de Guatemala el pago de un supuesto “bono” de 50 mil quetzales cada mes, descuidó por completo el tema de educación, pues a la fecha aún el 70% de los establecimientos educativos no cumplen con las condiciones mínimas para una educación de calidad; la red de salud colapsó, cuánta gente murió en los hospitales públicos o se le negó la entrada por falta de insumos, en seguridad nacional no hubo ninguna mejora, la migración irregular sigue en aumento, Guatemala sigue siendo el país con los índices más altos de desnutrición infantil.

Prefirió construir un Astillero valorado en 44 millones de quetzales, antes de compadecerse de los más de 6 millones de pobres extremos que se están muriendo de hambre en este mismo momento, mientras usted lee esta nota, etc.

En suma, nunca se interesó por los tremendos problemas sociales traicionando así a su país al beneficiar a las mafias latentes en nuestra nación. ¿qué pasó con la conciencia señor presidente? ¿Cuánta sangre y sufrimientos de miles de familias se lleva en las manos el gobierno saliente?

De lo que yo estoy hablando, usted es mi testigo más importante, deje por momento lo que está haciendo y eche un vistazo a su alrededor y pregúntese, ¿fue suficiente o hay que tolerar más?

Hora de limpiar la casa. Los Desafíos para Giammattei versan sobre dos temas trascendentales y estos son gobernabilidad y gobernanza con énfasis en cero tolerancias a la corrupción. Usted decide señor presidente electo cómo quiere que lo recordemos; nosotros ya elegimos.