La soledad me acompaña como migrante

José Antonio Guardado

[email protected]

Soy José Antonio Guardado Martínez, nací el 17 de enero de 1959, originario de la República de El Salvador, de padres campesinos. Licenciado en Administración de Empresas y Teología Evangélica, interesado en el tema de Migrantes y Refugiados.

post author

Lic. José Antonio Guardado Martínez
[email protected]

“De mis soledades vengó y a mis soledades voy”, hoy que sí bien cae decir: vivo en el exilio, en el exilio por causas diversas, pero más por la inseguridad que se vive en la tierra que nos vio nacer. Hoy lejos de la Patria mi mejor amiga o aliada se llama SOLEDAD, porque con ella converso y me lamento.

Un día en la vida cuando niño dije: Seré grande, me casaré, engendraré hijos e hijas y terminaré rodeado de muchos seres que sean descendientes de mi propio ser. Jugaré con nietos y nietas; pero la inseguridad infausta y cruel me han traído al olvido, donde hasta respirar ha sido imposible de disfrutar.

Soy extraño en tierra ajena y donde el sentido de pertenencia no lo vivo; nada tengo, nada es mío en esta Patria de Asturias, que para leer al mismo Señor Presidente no existe tiempo.

Tengo la vida prestada porque algún día volverá al Seno de Dios. Para analizar a fondo: Definición de SOLEDAD – qué es, significado y concepto: Del Latín Solitas, la soledad es la carencia de compañía. Dicha carencia puede ser voluntaria (cuando la PERSONA decide estar sola) o involuntaria (cuando el sujeto se encuentra solo por distintas circunstancias de la vida). SOLEDAD; nombre femenino: (1) Circunstancia de estar solo o sin compañía, (2) Sentimiento de tristeza o melancolía que se tiene por la falta, ausencia o muerte de una persona, (3) Lugar solitario, inhabitado o poco frecuentado y (4) Solea. La soledad, por lo tanto, implica la falta de contacto con otras personas.

Se trata de un SENTIMIENTO o estado subjetivo, y que existen distintos grados o matices de soledad que pueden ser percibidos de distintas formas según la persona. En principio, la soledad absoluta no existe. Siempre hay una persona con quien se mantiene una cierta cercanía, ya sea física o emocional. Por otra parte, la soledad en determinados períodos es valorada por muchas personas e incluso, hay quienes la consideran como imprescindible para descansar o concentrarse. Soledad, temas significativos de Alejandro Sanz: “Mi soledad y yo”, José Luis Perales: “Una canción llamada soledad”, Grupo La Oreja de Van Gogh: “Soledad”, y con Ricardo Arjona: “Soledad”. Me faltó el “Yo tratando de justificar mi soledad”; no es cierto y por demás que me alegra amarme yo mismo.

El tiempo no es de nadie, pero cada uno tiene su tiempo. Por ello pensar no es enmarcarse en la realidad, escribir no puede ser tampoco negociar con la mentira. Entonces con justa razón repito: “De mis soledades vengo y a mis soledades voy; para tan breve Ser quien me dio la vida”.