La Auditoría, Veeduría y Contraloría que la Sociedad Civil guatemalteca debe hacer 

Rodulfo Santizo

[email protected]

Guatemalteco, migrante, facilitador de procesos para fortalecer el tejido social, visor y monitor del bienestar social, multifacético, persistente, soñador por una Guatemala diferente, gestor en desarrollo.

post author

Por Rodulfo Santizo
[email protected]

La corrupción e impunidad en Guatemala no se terminará, si la sociedad civil no toma el verdadero papel que le corresponde, al meterse directamente en hacer su rol de fiscalizador en los presupuestos asignados para la obra pública de cada rincón de Guatemala. Por más que hablemos de la creación de Secretarías, Comisionados, Mesas Institucionales, esto seguirá igual o peor si los guatemaltecos no participan en estar a la par de las autoridades o ejecutando los montos, programas y proyectos de beneficio para la población.

En todos los proyectos que el gobierno central, departamental y municipal de Guatemala ejecutan hay ciclos que se deben cumplir y es allí donde debe haber presencia y veeduría de la Sociedad Civil para que estos controles sean, desde su inicio, identificación, priorización, formulación, gestión, asignación, ejecución, seguimiento post inauguración y entrega a la comunidad (fianzas de cumplimiento de obra) y otros.

En todos estos ciclos debemos participar porque un proyecto debe ser una necesidad sentida de la comunidad y no del alcalde, gobernador, diputado, ministro, presidente o de cualquiera otro funcionario, la priorización por lo mismo debe ser para satisfacer las necesidades de la comunidad, sin conflicto de intereses de particulares y sin el criterio de alguna autoridad; la formulación es otra etapa vital a la que se le debe prestar mucha atención y muchos ojos, porque es acá donde sobrevaloran los proyectos, elevando los costos, poniendo materiales de baja calidad, agregando del 5 al 20 o hasta el 40 por ciento para pago y soborno de todos los que participan en los ciclos de los proyectos, es necesario hacer presupuestos de la sociedad para los mismos proyectos, los cuales deben ser adecuados a los costos reales de materiales, mano de obra, en cada región donde se ejecuten los proyectos, tomando los costos de materiales de una base de datos constantemente actualizada.

Por experiencias vistas en todos estos procesos, se recomienda que haya diversos grupos sociales fiscalizando y monitoreando todas las obras del Estado en sus diferentes etapas y que se establezca en todos los departamentos, municipios y a nivel central comisiones de fiscalización del gasto público, haciendo auditorías cruzadas, comparándolas entre sí con las de la Contraloría General de Cuentas y con los datos de los bancos de información sobre costos de materiales de construcción en cualquiera lugar de Guatemala,  esta información debe ser proporcionada por la Secretaria General de Planificación, Secretaria Ejecutiva de la Presidencia, comparadas con las que presente los diferentes grupos de sociedad civil en cada municipio y departamento.

De tal manera que no es suficiente solo ver en el portal de Guatecompras u otro sistema de fácil acceso a los proyectos ya formulados, presupuestados, asignados, ejecutados o inaugurados; es importante que la población se inmiscuya en todas las etapas del ciclo de proyectos, haciéndolo con propiedad y sentido de pertenencia, fiscalizando en este caso la función los  Planificadores Municipales, los Directores de los Consejo Departamentales de Desarrollo, los Alcaldes Municipales, los Gobernadores Departamentales en su función como Presidentes del Consejo Departamental de Desarrollo, Ministros, Secretarios y los Delegados departamentales de las diferentes instituciones  del gobierno central que manejen presupuestos para gasto público.

Mucho ojo conque las famosas constructoras participen en la elaboración de los proyectos, asignando a sus técnicos profesionales para que formulen o ayuden a hacer proyectos, en muchos casos esas constructoras son las que manipulan o se prestan para la corrupción, sobrevalorando los mismos.

También es de tomar en cuenta que los diputados no tienen nada que ver en estas etapas de los proyectos, más que fiscalizar que el gasto llegue a donde se programó en los proyectos y no se dejen engañan por aquellos que llegan a pedir su tajada como supuestos gestores de los proyectos que están en el listado geográfico nacional, entre otros.