SEGÚN INFORME, VIOLENCIA GENERALIZADA AUMENTA MIGRACIÓN

Juan José Hurtado: sino no se atienden las causas, migración continuará

Por Margarita Girón
[email protected]

Durante la presentación del informe “Niñez Sin Tregua”, representantes de la Asociación Pop No’j y Cristosal explicaron cómo la violencia generalizada, entre otros factores, como las condiciones económicas y corrupción inciden en el desplazamiento forzado y la migración de la niñez y la adolescencia en El Salvador, Honduras y Guatemala.

Según dieron a conocer, durante una reunión que sostuvieron integrantes de Pop No’j y Cristosal con representantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), expresaron su preocupación por el incremento en las cifras de desplazamientos forzados debido a la violencia generalizada que viven los países del Triángulo Norte, los cuales fueron objeto de un estudio realizado entre 2017 y junio de 2018.

Los datos recopilados en el informe detallan que la mayoría de población migrante guatemalteca es indígena, siendo los departamentos de Huehuetenango, San Marcos, Quetzaltenango y Quiché, los mayores expulsores de connacionales en temas migratorios.

Ely María Zea, coordinadora General de Cristosal, dijo que el informe busca visibilizar el fenómeno del desplazamiento forzado interno que está obligando a la niñez y adolescencia a movilizarse, dejando sus países ante un temor fundado.

“DESPLAZAMIENTO Y MIGRACIÓN NO SON PRIORIDAD PARA EL ESTADO”

El informe señala que el Estado viola los derechos humanos al no atender el sector más vulnerado de sus países como es la niñez, que es afectado por factores como la violencia generalizada, que a su vez es resultado de la vulneración del derecho a la educación, integridad y seguridad.

Ixkik Zapil, coordinadora Nacional de Monitoreo de Cristosal, indicó que los Acuerdos de Paz son en Guatemala el único convenio que atiende el desplazamiento Forzado Interno.

 

Asimismo, el informe detalla que los resultados reflejan que el desplazamiento aún no es reconocido dentro del actuar político, ya que según el estudio, las instituciones públicas no cuentan con programas para atender a este sector poblacional.

POBLACIONES ENCUENTRAN MILITARIZACIÓN Y REPRESIÓN

Por su parte, Juan José Hurtado, director de la Asociación Pop No’j, señaló que los Estados deben asumir la responsabilidad de protección de las personas, “pero lo que encuentran actualmente es militarización y represión”.

Eduardo Woltke Martínez, Defensor de la Población Desarraigada y Migrante de la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH), dijo que la crisis migratoria actual desnuda las falencias del Estado. Además, señaló que la población más afectada por estos desplazamientos es la población indígena de Guatemala.

Woltke añadió que la criminalización de la población migrante es una característica de la vulneración de los Derechos Humanos que viven durante su tránsito migratorio. “Vemos con preocupación que aproximadamente son 350 mil los centroamericanos que salen de sus países al año”, resaltó el Defensor.

VIOLENCIA Y CORRUPCIÓN OBLIGAN A MIGRANTES A BUSCAR PROTECCIÓN

Carol Girón, representante de los Misioneros de San Carlos Scalabrinianos y Casa del Migrante, señaló que la violencia genera desplazamiento y migración forzada. “Hemos constatado que las familias también han sido desplazadas víctimas del narcotráfico. El desplazamiento interno es solo el primer paso que lleva luego a buscar la migración para salvaguardar la vida”, dijo Girón.

La representante de Casa del Migrante, dijo que la corrupción y la impunidad se suman a las causas de desplazamiento y migración forzada porque no hay acceso a los servicios de justicia que necesita la población.

De acuerdo al investigador Luis Mario Martínez de Mercy Corp, los niños y adolescentes también huyen del reclutamiento de las pandillas, “porque el Estado no llega o llega tarde”.

MIENTRAS NO SE ATIENDAN LAS CAUSAS, LA MIGRACIÓN CONTINUARÁ

Hurtado acotó que la migración es forzada por la falta de condiciones que las personas tienen para vivir en sus países de origen, “hay condiciones que están obligando a las personas a salir y mientras estas causas no se atiendan seguirán ocurriendo”, dijo.

Además, respecto a la caravana migrante de hondureños, señaló que “retornar a las personas es regresarlos a las mismas condiciones de vida”.

De acuerdo al Director de Pop No’j, la crisis migratoria continuará, “este es un tema que requiere atención integral para abordar las causas, si estas no se atienden, la migración continuará”, acotó.

Noah Bullock, director de Cristosal, fundación que trabaja en defensa de los derechos humanos, resaltó que la caravana Migrante ha sido invisibilizada y la causa de migración ha sido distorsionada por el tema político. Asimismo, agregó que el tema del desplazamiento interno de la población es incómodo para los Gobiernos porque reta a los ofrecimientos que estos hicieron previamente.