Indiferencia… hacia refugiados y solicitantes de la condición de refugio

José Antonio Guardado

[email protected]

Soy José Antonio Guardado Martínez, nací el 17 de enero de 1959, originario de la República de El Salvador, de padres campesinos. Licenciado en Administración de Empresas y Teología Evangélica, interesado en el tema de Migrantes y Refugiados.

post author

Lic. José Antonio Guardado Martínez
[email protected]

Echando un vistazo a los efectos de la indiferencia, respuestas un poco pasadas de tono, trámites a lo que da el tiempo, no somos seres extraños.

PRIMERA INDIFERENCIA; llegar a las oficinas de instituciones involucradas con trámites y todo tipo de gestión como refugiado y Solicitante de la condición de Refugio es ser no visto con mucho agrado por parte del personal involucrado, quizá porque no nacieron para servir y que a lo mejor creen que están en los cargos o puestos laborales solo para servirse con diferentes cucharas en todos los niveles.

Es increíble que una resolución sobre nuestra condición tarde más de 15 días, solo porque en el despacho no la han pasado a firma; argumentan. Luego prometiendo avisar cuando esté lista y esa respuesta nunca llega. Claro en tierra extraña no se puede lograr ser influyente para que de la noche a la mañana esté listo todo.

Total indiferencia hacia los que estamos bajo esa condición. Mientras tanto por momentos se nos deja al margen de la Ley como lo ha hecho la Oficina Regional de Migración Internacional (ORMI), que ha decidido no seguir emitiendo la Cédula de Identidad R cuando se tiene que renovar por tercera vez.

SEGUNDO: RESPUESTAS UN POCO PASADAS DE TONO; en algunas reuniones se nos ha permitido tomar la palabra y nos han escuchado objeciones / vejámenes que se sufren como refugiados y solicitantes de la condición de Refugio. Pero todo se ha quedado en “Lamentos” nada más y plasmado en documentos que en nada han servido a nuestra comunidad mal representada. Algunas veces responden de manera autoritaria que: “¡Todo lleva su trámite!, pero que se deje de pedir o solicitar lo mismo –Asistencia– ya se le dio y no tiene que seguir pidiendo”; dicen.

TERCERO: TRÁMITES A LO QUE DA EL TIEMPO; cuando se apersona todo Refugiado o solicitante de la condición de Refugio a solicitar algún trámite se encuentra con dificultades graves como el poco interés en agilizar lo que se solicita como son fotocopias, certificaciones o resoluciones; tan ocupados pasan pero sí tienen suficiente tiempo para trámites personales o chat con sus contactos.

CUARTO: NO SOMOS SERES EXTRAÑOS; con la posible firma del Acuerdo: “Guatemala tercer país seguro” con o entre EE. UU. Todos los guatemaltecos a excepción de una milésima parte de la población han alzado voces con tonos y expresiones desagradables en contra de todo migrante.

Le recuerdo a esa gran mayoría que no somos seres extraños y que por lo consiguiente si eso se llegara a concretizar, la asistencia no saldrá de los bolsillos de este pueblo hermano, es o será sostenido con aportaciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y por ello no merece el migrante ser tratado como delincuente, se huye del país origen por las malas políticas de los gobiernos al igual que el Presidente que gobierna por el momento este hermoso país. También de Guatemala migran para el norte y a muchos países; porque no es delito buscar nuevos derroteros en la vida, sendos titulares de periódicos están haciendo mención de la firma de dicho acuerdo.

Bien, pero antes de firmar se deben revisar las políticas internas, porque Guatemala no es la Suiza de Centroamérica; hay delincuencia de todo tipo y de cuello blanco enquistada en altos niveles de la sociedad y en la política. Ser Refugiado y solicitante de la condición de Refugio no es ningún delito LES RECUERDO.