Importancia de la organización social tradicional

Rodulfo Santizo

[email protected]

Guatemalteco, migrante, facilitador de procesos para fortalecer el tejido social, visor y monitor del bienestar social, multifacético, persistente, soñador por una Guatemala diferente, gestor en desarrollo.

post author

 

Todos tenemos una idea básica acerca de lo que significa el término organización, no siempre podemos definirlo, sentirlo y principalmente aplicarlo adecuadamente. Sin embargo, en el contexto comunitario es importante tener una idea clara acerca de lo que verdaderamente significa este término para poder referirnos con propiedad, ya sea, a una entidad organizacional con o sin fines de lucro, una determinada actividad, un evento u otro.

La organización es la identificación y clasificación de actividades requeridas, conjunto de actividades necesarias para alcanzar objetivos, que son asignadas a un grupo de miembros dentro de una Junta Directiva como administradores con poder de autoridad, delegación, coordinación, transparencia, inclusividad, honorabilidad, responsabilidad y con deseos de fortalecer la estructura organizacional.

También es bueno abordar la definición de organización desde distintos puntos de vista, con la finalidad de que los migrantes tengan una idea más amplia del significado del termino Organización, por sus implicaciones en el que hacer migrante, sus relaciones de manera grupal con las diferentes sociedades con las que ínter actúa en el país receptor y sus acercamientos con sus contrapartes en Guatemala, donde sus familiares y amigos son los operadores de muchas acciones y deseos de la diáspora organizada.

Un punto muy importante a resaltar, es que Guatemala tiene una particularidad a la que debemos ver como una fortaleza y oportunidad al ser un país muy diverso en cuanto a que es multilingüe, multiétnico y pluricultural, características que nos hacen únicos en cuanto a llegar a consensos y acuerdos, partiendo también de que hay diferencias muy marcadas en cuanto a la problemática y necesidades sentidas en lo rural y lo urbano, en lo nacional y en la atención a los migrantes. Estas singularidades se deben potencializar para uniformizar criterios dentro de una verdadera identificación y priorización de necesidades de las diferentes agrupaciones que conforman el tejido social migrante e incidir a fortalecer los procesos de organización tradicionales de la Guatemala profunda.

Es necesario retomar las formas y maneras de organización comunitaria rural desde nuestros tiempos pre colombinos que a la postre son los mas genuinos, auténticos y sinceros donde se privilegia el bien común, dejando por un lado los intereses particulares por la simple y sencilla razón de que es en estos espacios donde se sienten mas las necesidades, debido a que son comunidades que de manera organizada luchan por llevar los servicios públicos a sus localidades, aportando esfuerzos en gestiones, aportes en recursos económicos, mano de obra y materiales locales si fuere necesario.

En contra posición está la organización urbana que en su mayoría sus participantes no han pasado por estas experiencias, porque al nacer ellos ya tienen los servicios básicos como agua potable, luz eléctrica, drenajes, escuelas, puestos de salud, hospitales, red vial, entre otros; esto hace que se tengan dos visiones, totalmente diferentes, porque el estado solo ha llegado a las áreas urbanas.

En estos tiempos donde la tecnología es una herramienta muy utilizada y aprovechada, predominan las organizaciones Express de contactos por correos electrónicos, vía whatt sap, face book, entre otras, donde relativamente es muy fácil armar organizaciones o grupos de opinión, sin haber muchos esfuerzos en los procesos iniciales para su formación, y no estoy en contra de esos mecanismos, porque a la larga se les puede dar el beneficio de la duda, porque puede ser que de allí salgan otras estructuras formales; pero démosle privilegio a la orgazaicion verdadera, como la que practican muchos migrantes guatemaltecos y de otros países en situación irregular en los Estados Unidos, quienes traen sus costumbres y formar consuetudinarias de estar unidos al extranjero y las ponen en practica, dando como resultado verdaderos proyectos en sus comunidades de origen, siendo pioneros y verdaderos ejemplos en el sentimiento de sinceridad, hermandad, solidaridad, armonía, entusiasmo, unificación, entre otros aspectos positivos para enforzar sus sistemas de organización estando lejos de Guatemala.

He sido testigo en la forma de cómo los migrantes guatemaltecos que vienen de comunidades del área rural de municipios de los departamentos de Huehuetenango, Quetzaltenango, Quiche, San Marcos, Baja Verapaz, Alta Verapaz, Chiquimula, Totonicapán, entre otros, hacen y retoman sus costumbres organizacionales para seguir unidos en toda la Unión Americana; _créanme_, que me siento como que estuviera dando asistencia técnica, capacitación y asesoría a comunidades de campesinos en aldeas de Guatemala, sintiendo nostalgia por esos tiempos vividos desde finales de los setenta.

Imitemos estas formas de hacer comunidad para seguir conectados con nuestros pueblos originarios en Guatemala y busquemos ser el sector que debe empezar, estando en la vanguardia de esta nueva normalidad. Guatemala necesita hoy más que nunca que los migrantes estemos sincronizados.