Humanidad en el derecho a migrar

Mauro Verzeletti

[email protected]

El Padre Mauro Verzeletti, CS pertenece a la Congregación de los Misioneros de San Carlos Scalabrinianos. Fue ordenado sacerdote en Brasil en 1993. Estudió Teología, Ciencias Sociales y Políticas. Luego de su ordenación, trabajo como misionero en la frontera entre México y Estados Unidos, para servir y defender los derechos humanos de las personas migrantes. En 1998 fue enviado a la Guatemala para servir en la Pastoral de Movilidad Humana, de la Conferencia Episcopal de Guatemala. Son veinte años de trabajo pastoral junto a los migrantes y refugiados en la Región Centroamericana. Los Misioneros Scalabrinianos están cumpliendo 25 años de Presencia y Servicio Pastoral. Actualmente, es Director Ejecutivo de la Casa del Migrante de Guatemala, El Salvador y Director Regional de la Red Internacional para las Migraciones Scalabriniana –SIMN- Él es conocido dentro de los medios sociales como la voz de los migrantes por su compromiso y lucha constante en la denuncia de las injusticias.

post author

Por Pbro. Mauro Verzeletti, cs
[email protected]
Director de la Casa del Migrante de Guatemala y El Salvador

El odio no es inocente. Las recientes negociaciones entre México y Estados Unidos son sumamente preocupantes en términos de geopolítica migratoria, el inhumanismo más brutal ha llegado para marcar la historia de la región, donde los temas comerciales y económicos son usados como moneda de cambio por encima del derecho a la vida de miles de personas, que huyen de Centroamérica a causa de la pobreza y violencia.

Ante estas negociaciones desarrolladas en el cuarto oscuro de Estados Unidos para contener el flujo migratorio hacia el Norte, medidas impuestas de forma unilateral por Donald Trump y aceptada por el gobierno mexicano pacíficamente. En este sentido, México tiene que explicar al mundo cómo va a garantizar los derechos humanos de las personas migrantes y refugiadas, la asistencia humanitaria de quienes protegen el derecho superior de miles de niñas, niños, adolescentes, mujeres y hombres.

Con el despliegue de la guardia nacional mexicana en la frontera Guatemala-México, la principal consecuencia será el agravamiento de la crisis humanitaria y violaciones a los derechos humanos. Los gobiernos aún creen que con la militarización de las fronteras los flujos migratorios se detendrán. Dicho acuerdo bilateral de los dos países del norte se pondrá en riesgo la soberanía de América Central, fácilmente aceptada por los gobiernos del Norte de Centroamérica, que transforma Guatemala como país de contención de los masivos flujos migratorios. Dicho acuerdo dará alas libres al incremento de actitudes xenofóbicas, racistas y discriminatorias.

Las medidas tomadas de forma unilateral de parte de los países de Norteamérica, propiciará el incremento de la violencia en contra de la población migrante centroamericana de paso por México, con consecuencias nefastas con el aumento de las desapariciones, secuestros y muertes. El acuerdo entre México y Estados Unidos va a incentivar la actuación de los grupos del crimen organizado; cobrarán más y harán viajar a las personas por rutas más peligrosas. México tendrá que hacerse cargo de las violaciones a los derechos humanos, muertes, desapariciones y secuestros. Desde el derecho soberano de las multitudes soñadoras en movilidad, las medidas impuestas por Estados Unidos violentan los derechos humanos de las personas migrantes y refugiadas.

Las medidas arancelarias anunciadas por Donald Trump, ¿de verdad causarán crisis económica y dañarán las políticas públicas de México? La pregunta del millón, ¿esta será la nueva estrategia de política migratoria, militarizar fronteras para frenar los flujos migratorios? Tal acción es completamente contradictoria con la política migratoria que anunció al inicio de su gobierno como presidente Manuel López Obrador y, con el gesto primero de recibir de brazos abiertos a los miles de centroamericanos que llegaron en la Frontera Sur de México, solicitando protección. Que poca congruencia y valor ético, asumido y expresado en espacios internacionales en materia de migración. ¿Así quiere que Estados Unidos trate a los mexicanos?