Heavenly´s Bakery California, la panadería de un chapín que funciona por medio de Facebook


Por Grecia Ortíz
[email protected]

Aunque Raúl Armas tiene varios años viviendo en Estados Unidos, su corazón y pensamientos asegura que están en Guatemala y ahora el recuerdo del país en donde vivió por varios años surge con el aroma del pan y también pasteles que prepara en California con mucho esfuerzo y dedicación desde su hogar, siempre convencido en que los sueños se pueden lograr con dedicación y esmero.

Armas, quien accedió a conversar vía telefónica con La Hora Voz del Migrante, también relató que sin duda lo que hace lo llena de satisfacción, pero no todo ha sido fácil, pues el guatemalteco para lograr sus anhelos también ha tenido que vencer obstáculos, uno de ellos, el cáncer.

En un principio, explica que su historia, es la de un guatemalteco lleno de ilusiones que ha superado la adversidad, así que sueña con seguir triunfando desde el extranjero.

Aunque nació en EE. UU., el connacional cuenta que gran parte de su vida estuvo residiendo en Guatemala, hasta que finalmente retornó al extranjero.

HACE PAN DESDE SU CASA

Ha trabajado en tres lugares, según explicó uno de ellos era Panadería Guatemalteca en Los Ángeles, el segundo fue Portos Bakery y en Ihop en donde estuvo como cocinero.

Sin embargo, al tiempo decidió perseguir sus sueños y empezó a vender pan mientras trabajaba, pero no desde un local, sino desde su casa.

“Decidí hacerlo en mis días de descanso, empecé a ofrecer lo que hacía a las personas en Facebook porque siempre me ha gustado Facebook, la primera persona, el primer cliente que tuve me compro creo que quince dólares de pan dulce que hasta me tomo unos quince minutos para irlo a dejar, pero como es lo que me apasiona lo hice, así comencé”, dijo.
Al darse cuenta de que le gustaba lo que hacía, el connacional decidió abrir un perfil en Facebook con el nombre de “Heavenly´s Bakery California”, en donde comparte fotografías de todo lo que prepara, pan, pasteles y postres.

La primera publicación de sus productos, la hizo hace dos años y medio y todo empezó a prepararlo en el horno de su estufa.

Aunque la panadería no tiene un local, dice que las personas han ido conociéndolo porque lo recomiendan, primero llega un amigo, luego el vecino, su familia y así es como ha ganado confianza y fama.

“Como fui creciendo y haciendo más clientes pues se me hacía un poco más difícil hornear una cierta cantidad grande y ya me costaba. Me gusta hacer el pan dulce tradicional guatemalteco, pan francés, campechanas, lenguas, pie de queso, manzana, cubiletes, todos los tradicionales de Guatemala, volovanes, milhojas, magdalenas y así lo he hecho todo de receta guatemalteca”, dijo.

EXTRAÑA A GUATEMALA Y POR SUPUESTO A SU FAMILIA

Al hablar de su familia, el connacional no olvida mencionar que extraña y ama a Guatemala “la amo como no tiene idea, cada vez que puedo ir disfruto al 101 por ciento, yo le digo mi país a pesar que tengo ciudadanía de Estados Unidos”.

Sus hijos, nacidos en Guatemala y su familia, sin duda son uno de los motores por los que extraña su tierra, de hecho, dos de sus hijos aún no se han logrado reunir con él.

Armas dice que al hacer el pan tienen esa oportunidad de servirle a la gente y de llevarles un pedacito de Guatemala a su mesa.

Esta tarea, incluso dice que lo hizo asombrarse porque nunca se imaginó que hubiera tantos guatemaltecos en el lugar que poco a poco se han ido acercando porque les gustan las recetas que prepara.

SE ACERCAN DESDE LEJOS PARA COMPRAR SUS PRODUCTOS

Otro de los aspectos que lo motiva a seguir, es que muchas personas, dice que lo buscan a pesar de la distancia a la que deben de viajar para adquirir el pan, además, varios comentan cosas positivas y eso dice que lo insta a seguir adelante.

De hecho, menciona que así fue como llevo el sabor de su receta a un restaurante mexicano en donde lo han promocionado positivamente.

“Es increíble porque no tengo un local, no he abierto realmente, todo lo hago desde casa ahí elaboro todo, los clientes me llaman un día antes. Tengo días estipulados para hacerlo, jueves, viernes y sábados y así les digo porque ellos me llaman un día antes y así cuando vengan su orden esta lista y aparte de eso se los aparto porque no hago mucho”, aseguró.

El guatemalteco cuenta que en su página trata de ir relacionándose con sus clientes, comparte vídeos y muchos le preguntan el nombre de los panes que él elabora.

A veces Raúl también dice que llevan los pedidos a donde lo necesitan los clientes, toda esta experiencia de empezar su negocio dice que ha sido maravillosa y que le ha permitido conocer a más personas.

“Esta experiencia ha sido bonita pero también difícil, porque hay momentos en que vendo y hay momentos en que no pero el negocio es así, pero yo creo que más todo son más satisfacciones que de repente, así como que me desanimo no pero si ha sido muy lindo que la gente me vea y que me comente en Facebook y que diga que le gusta se siente muy bonito”, añadió.

LOS SUEÑOS SE CUMPLEN

El nombre de la panadería Heavenlys, según relata, tiene un origen muy especial y que también está relacionado a una parte de su vida, cuando logro vencer un cáncer que lo aquejaba.

“Conocí a una persona que ahora está conmigo, trabajamos en la misma panadería por cierto y en ese entonces no éramos novios ni nada, solamente éramos amigos después que paso lo de mi tratamiento de cáncer y todo, pues empezamos una relación y cuando decidimos unirnos el doctor me dijo que no podía tener hijos, o sea que parte de la consecuencia de la medicina de la quimioterapia que había recibido era que no podía tener más hijos”, comentó.

Pues bien, tiempo después Armas dice que ocurrió un milagro, así que en honor al nacimiento de su hija decidió nombrar así a su panadería, su sueño.

“Los sueños se cumplen, todos los sueños tienen un sacrificio nada es fácil yo sé que estar en este país lejos de lo que más amamos es difícil, pero que no se desanimen verdad que se agarren de la mano de Dios”, aseguró.

ANIMA A LAS PERSONAS A NO DESANIMARSE

Armas anima a todas las personas que tengan un oficio, como él y que están en el extranjero a que confíen en lo que hacen, tengan fe y no se desanimen porque todos los sueños se hacen realidad,

“En medio de todo lo que pasa se tiene que tener unidad y en la manera en que nos podamos ayudar los unos con otros hay que intentarlo porque la recompensa vendrá de arriba y es la mejor satisfacción que uno como chapín puede tener, ayudarse los unos con otros no importando la nacionalidad, pero siempre cuidándonos y sabiendo que Dios tiene control de toda esta situación”, aseveró.

Finalmente, el guatemalteco destaca que la panadería sin duda es algo que disfruta y hace con mucha dedicación y que cada vez que toca la masa y que elabora el pan, es como que se trasladará de un mundo al otro, “es como una manera de relajarse y yo me quiero destacar como panadero”.

Recuerde que si está en California, puede contactar al guatemalteco a través del Facebook de Heavenly´s Bakery California, y pruebe una de sus deliciosas recetas, todo preparado desde casa, con el sabor guatemalteco.