Gobierno de EE. UU. busca restringir más asilos

Un agente migratorio mexicano les da instrucciones a migrantes que están solicitando asilo en Estados Unidos mientras aguardan en el Puente Internacional 1 en Nuevo Laredo, México. FOTO LA HORA/FERNANDO LLANO, ARCHIVO/AP

POR COLLEEN LONG /AP
WASHINGTON

Los inmigrantes convictos de reingresar ilegalmente a Estados Unidos, conducir en estado de ebriedad o cometer violencia doméstica no podrán solicitar asilo, de acuerdo con una propuesta de regulación anunciada el miércoles por el gobierno del presidente Donald Trump.

La propuesta, que deberá pasar ahora por un período de comentarios del público, lista siete áreas penales, incluyendo algunos delitos menores, que impedirían que inmigrantes solicitasen asilo, además de las restricciones federales ya en vigor. Eliminaría asimismo un requerimiento de que los jueces de inmigración reconsiderasen algunas negativas de asilo.

Es otro paso para restringir los asilos por la administración Trump, que dice que los inmigrantes están abusando del sistema para poder pasarse años en Estados Unidos pese a ser inelegibles, en parte debido a requerimientos menos severos en las investigaciones iniciales. La mayoría de las personas que solicitan asilo escapan de la violencia, la pobreza y la corrupción en sus países.

Activistas por los derechos de los inmigrantes y grupos humanitarios han dicho que las políticas de Trump son inhumanas y dicen que Estados Unidos está renunciando a su papel como un refugio seguro.

Los casos retrasados en las cortes de inmigración han llegado a más de 1 millón y las agencias fronterizas se vieron abrumadas este año por la llegada de centenares de miles de familias centroamericanas que requieren más atención y no son fáciles de regresar a México.

En una gestión para frenar el flujo de migrantes, el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos ha enviado a más de 50 mil migrantes de regreso a través de la frontera sur a esperar por la resolución de sus pedidos de asilo. Esos migrantes son a menudo víctimas de abusos en áreas violentas en México y se enferman debido a condiciones insalubres en los que se han convertido en vastos campamentos de refugiados. Las autoridades de Seguridad Nacional además han llegado a acuerdos con Guatemala y otros países centroamericanos para enviar a los solicitantes de asilo a allí. Las primeras familias fueron enviadas ya a Guatemala.

El Departamento de Justicia a su vez ha dedicado atención a las llamadas ciudades santuario, como Nueva York y Chicago, que no asisten a los agentes de Seguridad Nacional en pedidos relacionados con inmigración. Las autoridades de Nueva York, por ejemplo, dicen que no creen que los inmigrantes deberían ser deportados por delitos menores y no le informa al Servicio de Control de Inmigración y Aduanas si tienen a un inmigrante bajo arresto. El secretario de Justicia William Barr y el interino de Seguridad Nacional Chad Wolf se quejaron de esas políticas, diciendo que son un juego político con la seguridad pública.