Fredy no ha olvidado Gualán y trabaja desde EE. UU. por los diabéticos y niños

 

 

 

 

 

Por Grecia Ortíz

[email protected]

Hace un poco más de 20 años el guatemalteco Fredy López llegó a Estados Unidos siguiendo a su familia que poco a poco había migrado a ese país, ahora con el tiempo, lejos de las aulas en donde impartía clases en Gualán, Zacapa, busca impulsar proyectos a favor del desarrollo en Guatemala.

En entrevista para La Hora, el connacional recordó que llegó a Los Ángeles, California, de manera regular, acompañado de sus hijos.

Es originario del barrio San José en Gualán Zacapa, lugar en el que paso gran parte de su vida.

“La decisión de migrar fue porque toda mi familia más cercana estaba aquí –en EE.UU.–, me vine con visa y con mis hijos”, mencionó.

Fredy es profesor, título que obtuvo en 1979, después de ese tiempo trabajó en la Municipalidad de Gualán, luego desempeñó su profesión como maestro y tenía un negocio de abarrotes cuando decidió salir del país.

La transición para el connacional fue difícil, ya ha pasado 20 años lejos de Guatemala, pero a pesar de eso, tiene presentes todos los momentos especiales que vivió y sus raíces en Gualán.

“A mí me encanta todo lo que es chapín y todo lo que es de mi pueblo, por eso es que me gustaba todo eso, por eso tenemos varios proyectos, la Casa del Diabético, Guateplaces y otros proyectos que tenemos pensados en educación, salud y medio ambiente”, comentó.

LA CASA DEL DIABÉTICO, UN OASIS PARA LOS ENFERMOS

Fredy hace énfasis en que, así como hay retos para los migrantes, también hay oportunidades para apoyar al país.

Uno de los proyectos que Fredy, con el apoyo de su esposa Sandra López y otros involucrados, impulsó esa Casa del Diabético en Gualán, idea que surgió para ayudar a quienes necesitan de tratamientos para esta condición.

Así nació en Estados Unidos la iniciativa que luego cobró forma con una directiva en Gualán, Zacapa y ya hace algunos años se formalizó e inauguró una clínica en ese municipio con apoyo de amigos, su familia y autoridades locales.

“La intención es mejorar la calidad de vida de las personas diabéticas, como le digo esto nació para gente diabética en Gualán, pero se nos extendió, llega gente de Zacapa, El Progreso, Izabal, incluso otros”, destacó.

A la vez, resaltó que se maneja un presupuesto, en el que colaboran varias personas para atender cada mes a los que necesitan. La intención es manejar de buena manera los fondos que reciben y así todos tienen acceso a la salud.

Su esposa Sandra y su mamá están involucradas directamente en lo que hace y lo impulsan con más ideas, pero también hay otros guatemaltecos que decidieron unirse a este proyecto, por supuesto reconoce que todo es un reto.

 

LEA: Chapín mejoró chaqueta a The Weeknd en el Super Bowl y esta es su historia

TRABAJA EN MÁS PROYECTOS, CON LA AYUDA DE SU FAMILIA Y AMIGOS

En este lugar, las personas encuentran auxilió para curaciones y medicina en algunos casos sin que esto represente costo y en otros pagos mínimos.

Ahora, junto a su familia y amigos, se están enfocando en programas de educación con ocho escuelas de Gualán, con quienes tienen pensado proveer de paneles solares, una computadora, una pantalla, un DVD y otros artículos que les sean de utilidad para que los alumnos tengan acceso a tecnología.

EXTRAÑA SU TIERRA

Fredy le dijo a La Hora Voz del Migrante, que una de las cosas que más extraña de estar en su país, es salir y platicar en la calle con cualquier persona, saludarlos o simplemente sentarse afuera de su casa.

“En el Barrio San José en Gualán, es un barrio bien unido, pero eso es lo que extraña uno el calor de la gente y los lugares tan preciosos que tiene Guatemala a donde uno puede ir a pasear”, mencionó.

En Gualán, uno de sus lugares favoritos es el Río Lobo, que tiene gran potencial para recibir a visitantes, afirmó.

PUEDE LEER: Oswaldo Juárez, de economista a chef y a conquistar Beverly Hills con alimentos saludables

YUCA CON CHICHARRÓN, UNO DE SUS PASATIEMPOS PREFERIDOS EN EL MERCADO

Fredy dice que comprar yuca con chicharrón en el mercado local es otra de las actividades que disfrutaba en el país, pues, además, se podía encontrar con algún conocido para platicar mientras comían.

El guatemalteco desde que llegó al extranjero trabaja en un taller automotriz, no sabía nada de esta profesión, pero con el tiempo la experiencia le permitió desenvolverse en este campo.

El inglés, como en muchos casos, fue una barrera en su vida, pero que poco a poco ha tratado de ir superando esto.

OTRAS HISTORIAS DE ÉXITO: Mileidy: migró, logró ver a su hijo, quiere llevarse a su mamá y poner un restaurante para trabajar en familia

ESTUDIAR ES LA PASIÓN DE FREDY 

Fredy trabaja la mayor parte del tiempo, pero las horas que tiene libres las dedica al desarrollo de los proyectos y a estudiar, su pasión.

En la actualidad, como miles de personas, se apoya en la educación virtual y estudia diseño de proyectos para promover el bienestar de la Universidad de los Andes, Camino a la excelencia en gestión de proyectos de la Pontificia Universidad Católica de Chile y otro conocido como How to change the world de la  Wesleyan University.

Otros estudios completados son: Educación sobre el cambio climático, Banco Interamericano de Desarrollo, Introducción a la Teoría Política, Conceptos y Grandes Pensadores. Universidad de Nápoles Federico II, Idealismo Filosófico, Cómo hacer mundos con ideas de la Universidad Autónoma de Madrid.

También ha recibido otros como: Utopedia: Educación para una Sociedad del Conocimiento. Universidad Carlos III de Madrid, Introducción al estudio de la corrupción desde una perspectiva de ética pública y derecho internacional. Universidad Diego Portales en Chile.

A la vez, Introducción a los Derechos Humanos Internacionales en la Universidad Diego Portales en Chile.

Fredy dice que hay que aprovechar el tiempo, así que su meta es siempre emplearlo con sabiduría.

OTRAS HISTORIAS DE ÉXITO: Candyta, de Totonicapán, mantiene vivo el uso de trajes típicos en Nueva York