Fracaso del Plan Alianza para la Prosperidad (PAPTN)

Rodulfo Santizo

[email protected]

Guatemalteco, migrante, facilitador de procesos para fortalecer el tejido social, visor y monitor del bienestar social, multifacético, persistente, soñador por una Guatemala diferente, gestor en desarrollo.

post author

Por Rodulfo Santizo
[email protected]

Lea detenidamente del porqué fue un proyecto más de la prueba y error, el que Plan Alianza para la Prosperidad en el Triángulo Norte (PAPTN), ha fracasado por la simple y sencilla razón que lo que menos se contempló es desarrollar las áreas de mayor expulsión de migrantes para contrarrestar la pobreza extrema, pobreza y crear oportunidades de empleo para mitigar gradualmente las causas que provocan la migración hacia otros países.

Enfoco este tema, precisamente por lo expresado por el encargado para asuntos del Hemisferio Occidental, Mauricio Claver-Carone, que el PAPTN no fue más que una iniciativa “propagandística” y un “parche de corto plazo” que no cumplió sus metas, con mucha semejanza a lo que le pasó hace 19 años con el Plan Puebla Panamá (PPP) en tiempos de Vicente Fox en México, en el cual hicieron una gran bulla similar a la del PAPTN y no hubo resultados concretos para las comunidades, esto ejemplifica que los gobiernos no logran ser promotores eficientes del desarrollo regional, el impacto del PPP y del PAPTN fue asilado y coyunturalmente lejos de su objetivo de desarrollo; esto sucede porque no toman en cuenta las iniciativas locales, donde están los beneficiarios finales, que serán los que disfruten o sufran los éxitos o fracasos de los proyectos.

Según el funcionario norteamericano, el fracaso del PAPTN, “los resultados hablan por sí mismos” ya que los objetivos teóricos que eran generar progreso y oportunidades de empleo no fueron alcanzados, por lo cual el nuevo plan que trabaja EE. UU., con los tres países le apuntará a “reformas estructurales que permitan el crecimiento económico a largo plazo”, de allí surge la nueva idea llamada “América Crece”.

En el caso de Guatemala, donde la agricultura familiar para seguridad alimentaria y producción para la venta ha sido y será un soporte y forma de vida para muchas familias campesinas que han visto cómo se les han ido cerrando las puertas en los gobiernos de turno al clausurar instituciones dedicadas a prestar asistencia técnica, capacitación y seguimiento en aspectos productivos, servicios públicos, apoyo en infraestructura de apoyo a la producción y políticas publicas dirigidas al campo.

Los gobiernos desde 1996 se han dedicado a eliminar muchas instituciones que venían jugando un papel muy importante para dar apoyos a los sectores en las áreas agrícolas, ganaderas y forestales, sabiendo de antemano que es un país muy bendecido en cuanto condiciones agroecológicas para emprender proyectos productivos con rentabilidades considerables que permitan ir superando los bajos índices de desarrollo humano que se tiene en las áreas rurales de Guatemala.

Hay que considerar también que actualmente la población no tiene credibilidad y confianza en programas y proyectos ejecutados directamente por instituciones o de gobierno u otros sectores por los altos índices de corrupción e impunidad, principalmente en estos últimos años; aunado a todo esto, que no hay políticas públicas que definan una ruta con un plan de corto, mediano o largo plazo para ir contrarrestando estos índices de pobreza que en términos reales alcanzan casi a un 80 por ciento de la población.

Es necesario reinventarse o reorientar las formas de llevar a progreso a esos municipios y lo más práctico y seguro es trabajar con programas integrales dirigidos a los municipios dentro de un proyecto de Desarrollo Regional Territorial con participación de toda la sociedad civil originaria, su poder local, los migrantes y los organismos de cooperación para definir Carpetas o Monografías Productivas por cada municipio identificado, midiendo el impacto en términos del progreso en los ejes de educación, salud, infraestructura de servicios básicos, desnutrición, mortalidad, vivienda, oportunidades de empleo, etc.; con proyectos factibilizados dentro de la cadena procutiva y con paquetes tecnológicos bien definidos.

Urge crear y/o fortalecer procesos con entidades corporativas en cada municipio para que sean las rectoras de su propio desarrollo, potencializando las fortalezas, potencialidades y bondades de cada lugar dentro de una estrategia municipal que pueda ser apoyada en regiones o microrregiones con características muy similares, coadministradas con personal de las entidades financieras internacionales y nacionales (locales) directamente para evitar que esos fondos sean parte de la corrupción gubernamental, creando fidecomisos especiales asignados a cada región sujeta de atención.

Este modelo ya fue puesto en marcha por la Unión Europea (Proyecto 520T034) y dejó buenos resultados con organizaciones de primero y segundo nivel que actualmente están apoyando el desarrollo de agricultores en toda la cadena de producción, siendo ejemplo de mejora en todo sentido.

Si los Estados Unidos quiere apoyar en serio debe invitar a las poblaciones directamente para generar una alianza verdadera de progreso y desarrollo, porque los programas de generación de empleo y oportunidades es mejor trabajarlos directamente con los beneficiarios finales y no usar intermediarios, porque mucho del presupuesto se queda en funcionamiento.

Si se quiere ver el progreso y transformación deben hacerlo con los municipios que tienen mayores porcentajes de expulsión de migrantes en el extranjero, convirtiéndolos en pueblos modelo para que estén libres de pobreza, inseguridad alimentaria, mortandad, migración, analfabetismo, creando comunidades empresariales y fuerzas productivas, dinamizando la economía local por medio de la inversión, siendo una plataforma de reinserción económica para las familias locales y seguramente para los migrantes que deseen regresar a sus comunidades; esas iniciativas y ayudas serán bien recibidas con el mayor beneplácito porque son fondos para desarrollarse, siendo ellos impulsores, promotores, ejecutores y monitores de su propio proyecto.

En proyectos de desarrollo socioeconómico la mejor manera de no desviar los fondos hacia terceros con intereses particulares, es involucrando a las personas que serán beneficiadas, porque ellas mismas serán los visores y controladores, empollerándolas y apropiándose de todos los procesos, dándoles espacios donde ellos también decidan qué acciones productivas quieren desarrollar, de acuerdo a sus potencialidades.

Llevando inversión a los pueblos marginados se va generar ingresos y empleo constante, combatiendo la pobreza, desigualdad, exclusión y discriminación, procurando formalizar las micro, pequeña y medianas empresas, invadiendo los territorios vulnerables con asistencia técnica, crediticia, asesoría dirigida, recursos y apoyo en el mercadeo de sus producciones, tanto a nivel local como en el extranjero, contactándolos directamente con acreedores internacionales, incluyendo migrantes guatemaltecos que residen en otros países.

Se debe dar énfasis y prioridad en la creación o fortalecimiento a los productores agremiados en cooperativas o asociaciones para que los proyectos o programas se faciliten y tengan el impacto esperado, pero por favor tomen en cuenta la opinión de las comunidades a donde va dirigido este Proyecto de América Crece, porque de puede ser que sea otro fracaso!.

Lo anterior no se los detallo por lecturas o estar escuchando de estos temas, lo hago con conocimiento de causa porque casualmente cuando se lanzó y ejecutó el Plan Puebla Panamá yo me encontraba trabajando en México en proyecto transfronterizo de la FAO y tuve oportunidad de conversar con los supuestos beneficiarios del PPP, situación similar pasa con los que debieron ser los beneficiarios directos del PAPTN.l Plan Alianza para la Prosperidad en el Triángulo Norte (PAPTN), ha fracasado por la simple y sencilla razón que lo que menos se contempló es desarrollar las áreas de mayor expulsión de migrantes para contrarrestar la pobreza extrema, pobreza y crear oportunidades de empleo para mitigar gradualmente las causas que provocan la migración hacia otros países.