Formación de Partidos Políticos en Guatemala

Rodulfo Santizo

[email protected]

Guatemalteco, migrante, facilitador de procesos para fortalecer el tejido social, visor y monitor del bienestar social, multifacético, persistente, soñador por una Guatemala diferente, gestor en desarrollo.

post author

En Guatemala los partidos políticos son organizaciones de participación ciudadana que deberían ser una parte fundamental para fortalecer el sistema democrático, estableciendo esquemas de confianza desde su formación para que la población sienta que se les toma en cuenta, aboliendo el caciquismo, autoritarismo, manejo de influencias para apropiarse de las estructuras políticas de supuestos dueños o grupos con intereses espurios que no van con las normas de participación democrática, sabiendo que estamos en un país que se define, según el artículo 140 de la Constitución Política, con un sistema de gobierno, democrático, republicano y representativo, donde hay procesos y pasos legales que cumplir para establecerlos, los cuales son regulados por el Tribunal Supremo Electoral, siendo el único mecanismo por el cual se puede acceder democráticamente a cargos de elección popular ya que nadie puede ser candidato de manera independiente o por alguna otra asociación de la sociedad civil.

Si bien, los partidos políticos han sido ampliamente criticados por diversas fallas y la gran mayoría sufren una crisis irremediable debido a escándalos de corrupción, pugnas internas, ciertamente que los partidos políticos tienen una larga historia en Guatemala, han existido casi desde su formación como república democrática, y muchos de ellos tienen una larga tradición sobre escándalos basados en nepotismo, corrupción, impunidad, manejo de influencias, financiamientos deshonestos, entre otras tantas cosas.

En estos días está de moda el tema y noticia de la formación de un partido político impulsado por los migrantes que responda verdaderamente a los intereses de la ciudadanía guatemalteca, donde se den los pasos de una verdadera participación e inclusión, haciendo una convocatoria masiva a los pobladores de los 22 departamentos y 340 municipios de Guatemala, iniciando un proceso desde sus inicios, invitando a todos los sectores y la sociedad en general para que sean parte de la formación y constitución de una manera diferente de participación cívica y ciudadana que busque rescatar Guatemala del abismo en que la han tenido los partidos tradicionales que ya se conocen y que han hecho gobierno por décadas en este bendito país, pues no se quiere caer en lo mismo crear partidos eminentemente personalistas en muchos casos fundados en torno a un caudillo y no a una propuesta ideológica.

Esta costumbre caudillista se ha mantenido por toda la historia política contemporánea, cayendo en el error de proyectos cortos sin visión, porque lo que verdaderamente interesa es institucionalizar los partidos en proyectos de corto mediano y largo plazo con participación de bases, formando cuadros organizativos en toda Guatemala, para que se sientan comprometidos con la propuesta programática o la ideología del partido.

Si verdaderamente queremos que los guatemaltecos tengan una opción política diferenciada que les llame la atención, debemos apoyar los esfuerzos para formar un partido político, porque una de las formas de cambiar los destinos de una nación es mediante la participación política partidista, para estar en los espacios donde se toman las decisiones; pero que nuestra participación sea limpia, honesta y trasparente abriendo los espacios para todos los sectores y personas que se quieran sumar y ser parte de todos los pasos, a que tengamos grandes diferencias.

Importante es que estos partidos no tengan dueños, caciques, financistas mayoritarios o grupos dominantes que manejen la organización para intereses muy particulares; porque cuando se tratan de asuntos políticos el ser humano cambian rotundamente su forma de pensar y muchas veces utiliza los espacios para satisfacer sus egos personales.

Para participar es necesario instruirnos e informarnos sobre la realidad nacional pasada, actual y perspectivas de futuro para Guatemala, también tener conocimientos amplios de cómo se hace política partidista en nuestro país, para no caer de ingenuos ante malas prácticas y mañas sobre las formas de hacer política partidista tradicional de los políticos oportunistas de siempre.

No es que seamos gente que tengamos una basta experiencia en política, pero tan solo la lógica nos dice, que con tener dos dedos de frente basta para intuir como se van marcando los intereses de las personas que van incursionado en este campo tan delicado y de mucha controversia; recordemos que las formas y maneras de nuestro comportamiento como aprendices de política partidista, estamos demostrando como vamos actuar cuando se tenga un partido político formado y como se va gobernar, si de da la oportunidad de llegar al poder.

Consejo practico para toda la población en general, en la cual estamos migrantes, nuestros familiares en los municipios de origen y la sociedad en general, que participemos en la formación departido político alguno y aceptemos la convocatoria de los grupos que muestren que tienen interés de que todos seamos parte de ese esfuerzo, participando en igual de condiciones, abriendo espacios para todos los sectores (hombres, mujeres y jóvenes), creando bases legales todos los departamentos y municipios de Guatemala, descentralizando el partido, donde hasta el momento de iniciar no haya designados a cargos importantes de los cargos de los partidos políticos, que todo se defina en una asamblea nacional para designar las directivas provisionales de formación de los partidos, respectando el voto y voz de todas las bases, dando paso a la descentralización de los partidos políticos.

Los partidos deben girar en función de la solución de las necesidades urgentes para lograr un desarrollo integral de los guatemaltecos, partiendo de que todos los sectores y la sociedad en general son la base para promover, motivar, socializar y operativizar una estructura en la que la población guatemalteca tenga sentido de apropiación y pertenencia, haciendo de este proyecto comunitario la forma de llegar al poder y lograr un verdadero progreso en un esfuerzo conjunto de todas y todos los guatemalteco.

Si decide ser parte de la formación de un partido político, participe y delibere abierta y activamente, no tenga miedo, defienda sus posturas o propuestas, sí estas van en la línea y armonía con la defensa y protección de los intereses, beneficios y derechos de la población meta a la cual está orientado el proyecto, porque todo lo que se logre, será para desarrollar a las grandes mayorías. Si no es así, ni se da un proceso abierto, participativo e incluyente, mejor no participe, porque seguramente va ser usado por los oportunistas de siempre.

Para finalizar hay un sector de los migrantes desean ser promotores y facilitadores de este proceso, donde estén incluidos sus familiares en los municipios de origen, retornados y toda la sociedad guatemalteca en general, para que todos sean parte importante del proyecto con los mismos derechos y obligaciones.