Exoneración por trámite y aprobación residencia temporal a refugiados

José Antonio Guardado

[email protected]

Soy José Antonio Guardado Martínez, nací el 17 de enero de 1959, originario de la República de El Salvador, de padres campesinos. Licenciado en Administración de Empresas y Teología Evangélica, interesado en el tema de Migrantes y Refugiados.

post author

Lic. José Antonio Guardado Martínez

Nuevamente vuelvo a tocar el tema de la no renovación de la Cédula de Identidad R para Refugiados en Guatemala, pero que según la legislación vigente se debe solicitar al Instituto Guatemalteco de Migración –IGM-. Constancia de Refugiado por la no renovación de la Cédula. Y así dar trámite a la Residencia Temporal de Extranjero Domiciliado para que ya el Registro Nacional de las Personas –RENAP- emita el Documento Personal de Identificación –DPI- como Extranjero Domiciliado a todo refugiado que se le haya vencido la cédula que nunca fue aceptada como válida o documento de identidad; manteniéndonos o estando siempre al margen de la ley o sea indocumentados. El Estado por medio del cual se nos ampara nuestra Condición de Refugiado expresa que se nos debe dar asistencia, siendo esa palabra en su significado bien amplia. Por eso traigo a mención que debe ser aprobado por las autoridades nuevas del gobierno recién instalado la exoneración del pago por el trámite y aprobación de la residencia temporal para refugiados, porque así como es en otros Estados que han ratificado el Estatuto y que ellos si en verdad dan cumplimiento o respetan las Leyes internacionales por ser un derecho la identidad personal de todo ser humano, pero más el Refugiado que ha dejado todo y que de entrada no cuenta con suficientes ingresos fijos para poder pagar o costear cantidades de dólares o su equivalente en la moneda de curso legal nacional. En Guatemala al dar inicio con el trámite en la Dirección General de Migración –DGM-, hay que presentar y pagar $25.00 dólares o su equivalente en quetzales y luego cuando entregan resolución para ser presentada ante el Registro Nacional de las Personas –RENAP- contra retiro de ese documento hay que cancelar $200.00 dólares o su equivalente en quetzales, obteniendo así la Residencia Temporal como Extranjero Domiciliado y hasta entonces ya se es acreedor del Documento Personal de Identificación –DPI-. Por hoy, si esos dineros no son cancelados de nada sirve que entreguen a cada Refugiado constancia de Refugiado para la obtención del Documento Personal de Identificación –DPI- o para que se nos otorgue la Residencia Temporal. Por lo consiguiente la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Refugiados –ACNUR-, debe iniciar o poner manos en tal asunto para lograr la total exoneración de esos pagos. Esto más que todo para cumplir con la total asistencia y no tenernos como indocumentados en este país. Señor Presidente doctor Alejandro Giammattei, le solicito que ordene a quien corresponda se nos exonere de esos pagos ya que por voluntad propia no hemos salido de nuestras fronteras patrias; pero en este caso la mayoría somos hijos e hijas de la misma Madre Patria llamada Centroamérica. Solicitud que le dejo expresa por medio de mi columna, también porque nuestros representantes no han puesto ni el más mínimo interés en buscar una pronta solución a favor de la Comunidad de Refugiados en Guatemala que ya sobre pasan los 400 reconocidos bajo la condición de Refugiados.