¿Existir sólo por existir?

Mario Barrientos

Nací el 12 de septiembre de 1985 en la colonia abril de la zona 5 capitalina, desde niño me apasiona el deporte, la música y la comunicación, aunque esta última la descubrí siendo adolescente, pero ya la ponía en práctica de manera inconsciente en la niñez. La gran parte de mi formación académica la cursé en instituciones públicas y me gradué de Periodista Profesional y Licenciado en Ciencias de la Comunicación en la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC), alma mater a la que estoy eternamente agradecido, estoy casado con la mejor mujer que la vida me pudo brindar, actualmente estoy residiendo en el extranjero, pero llevo a Guatemala en el corazón y no me desvinculo de la coyuntura nacional.

post author

Mario Barrientos
[email protected]

En el siglo pasado cuando murieron los grandes pensadores de la teoría del conocimiento, se terminó la época de pensar en problemas que involucraran a grandes masas, dándole paso a los problemas individuales y creando otras ciencias que explicaran el comportamiento del ser humano, tales como la psicología, la antropología y la sociología, entre otras.

En la actualidad la vida del ser humano se enfrasca en la cotidianidad de una gran ciudad o de un pueblo, existen diferencias entre estas dos, pero la gran similitud entre ambas es que los pobladores no le aportamos nada al conocimiento, dejamos de pensar y solo reproducimos lo que nos han enseñado en la formación educativa que hemos tenido a lo largo de la vida.

Implantaron un sistema económico a beneficio de unos pocos, implementaron un sistema educativo domesticador para que se dejara de pensar y se reprodujera lo que quieren, olvidando la esencia del ser humano para saciar su ansia de poder, pero la pregunta aquí es ¿tú quieres eso?, los ideales personales se ven truncados por el sistema en que vivimos, ya que desecha todo aquello que no le es productivo.

¿Existimos sólo por existir?, nacemos, nos reproducimos, consumimos y morimos, ¿es para eso que venimos al mundo? Debemos pensar en el objetivo del ¿por qué estamos en este mundo?, pensar cuál será la huella que dejaremos individual y colectivamente, tu legado es importante para todos, no importa que tan pequeño o que tan grande sea, lo importante es hacerlo.

Con una pequeña acción puedes cambiar la forma de pensar de alguien más, así se puede construir una mejor nación. En una situación como la que vive Guatemala en la actualidad, es primordial el poder del análisis para demostrar que un pueblo como el guatemalteco es capaz de salir de su historia de quinientos años de esclavitud; en la actualidad seguimos siendo esclavos de una moderna pero vieja forma de sumisión.

El pensamiento del hombre está estancado a beneficio de unos pocos, es hora de despertar y poder realizar una revolución mental para beneficio de todos, en tus manos está el futuro de las nuevas y siguientes generaciones, cambia tú para poder cambiar tu entorno familiar, el entorno familiar cambiará el entorno social y así se expandirá una cultura positiva.

Como decía Albert Einstein: “Nunca consideres al estudio como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber, nunca cierres las puertas de tu mente, porque si crees que ya lo sabes todo, ya has muerto para adquirir más conocimiento”.

Con tus pensamientos puedes revolucionar todo aquello que haces, el poder que nos brinda el análisis es grande, atrévete y pierde el miedo.