Embajada de EE. UU.: Migrar ahora es más difícil debido a la pandemia

La Embajada de EE. UU. advirtió que ahora es más complicado ingresar de forma irregular a ese país. FOTO LA HORA/AP

Por Margarita Girón
[email protected]

La Embajada de Estados Unidos en Guatemala, a través de su cuenta en Twitter publicó hoy un mensaje en el que enfatizan que migrar de forma irregular ahora es más difícil debido a la pandemia del coronavirus COVID-19.

“Ahora más que nunca, es más difícil cruzar la frontera de EE.UU. de manera ilegal. El viaje se ha hecho aún más peligroso, dada la actual pandemia global de #COVID19. No seas un número más”, se lee en una de las publicaciones.

Además, recuerdan que la frontera sur de EE. UU., se encuentra cerrada y las personas que intenten ingresar ilegalmente serán deportadas inmediatamente.

“La actual pandemia global de #COVID19 ha restringido aún más el acceso al país”, señalan.

Dichos mensajes se suman a las disposiciones que el Gobierno estadounidense emitió recientemente a través del comisionado interino de Seguridad Nacional, Chad Wolf quien anunció que para limitar la mayor propagación del coronavirus, alcanzaron acuerdos con Canadá y México para limitar todos los viajes no esenciales a través de las fronteras.

MIGRANTES NO SERÁN ENVIADOS A CENTROS DE DETENCIÓN

Además, en un comunicado de la Oficina de Aduanas y Seguridad Fronteriza (CBP por sus siglas en inglés), informaron que ya no se detendría a inmigrantes en las instalaciones de detención, sino que inmediatamente devolvería a los migrantes al país desde el que ingresaron; Canadá o México. Y destacaron que cuando tal devolución no sea posible, la CBP enviaría a los migrantes a su país de origen.

Según indicaron, estas medidas se empezaron a implementar el 21 de marzo y estarán vigentes durante 30 días.
“CBP es la primera línea de defensa de las fronteras de nuestra nación. Para ayudar a prevenir la introducción de COVID-19 en nuestras instalaciones fronterizas y en nuestro país, los extranjeros sujetos a la orden no serán retenidos en áreas congregadas para su procesamiento por CBP y en su lugar serán rechazados de inmediato de los puertos de entrada”, detallan en el pronunciamiento.

También mencionan que los migrantes que se encuentren entre los puertos de entrada después de cruzar ilegalmente la frontera de manera similar no serán retenidos en áreas congregadas para su procesamiento y, “en la medida de lo posible”, serán devueltos inmediatamente a su país de último tránsito.

“Estos migrantes se procesan en estaciones diseñadas para el procesamiento a corto plazo, donde el distanciamiento no es una opción viable, lo que crea un grave peligro de un brote”, detallan.

Según la CBP, sus instalaciones no están estructuradas ni equipadas para poner en cuarentena a una población infectada y añaden que se verían obligados a depender de los hospitales estatales y locales para proporcionar atención médica a más largo plazo a las personas que se enferman, lo que supone una carga adicional para el sistema de salud y priva a los estadounidenses de recursos médicos clave.

DEPORTACIONES HAN CONTINUADO

En Guatemala los vuelos de migrantes no se han suspendido, el 23 de marzo, en el vuelo programado para ese día, arribaron al país dos guatemaltecos con síntomas de fiebre. Mientras esperaban los resultados de los exámenes realizados por el Ministerio de Salud, el resto de guatemaltecos que viajaron y el personal de Migración que atendió el vuelo, fueron aislados en un albergue temporal habilitado por el Instituto Guatemalteco de Migración (IGM), en donde permanecieron hasta que se descartó que los casos sospechosos tuviesen COVID-19.

Aunque el vuelo programado para el 24 de marzo fue suspendido, los vuelos continuaron ayer y hoy se espera el arribo de dos vuelos, según confirmó el IGM.