Elvis Barrera, locutor deportivo que fundó una empresa de maquinaria pesada

Desde Naples, Florida, el migrante Elvis Barrera relató en una entrevista a La Hora Voz del Migrante cómo materializó su sueño de desempeñarse en el área de la locución, específicamente deportiva. Además de alcanzar su principal meta, a diario se dedica al manejo de maquinaria pesada, trabajo que le ha permitido salir adelante.

“Yo nací en Nueva Concepción, Escuintla, pero por diez años me llevaron a El Estor, Izabal, así que si me pregunta de dónde soy, eso es lo que le puedo decir”, de esa manera inició la conversación el connacional con este medio.

Agregó que después se trasladó a la capital y contrajo matrimonio en 1990. En octubre de ese año migraron a Estados Unidos, “tenía 22 años en ese entonces”.

Como la mayoría de los migrantes, él y su esposa dejaron el país pensando en el futuro de sus hijos, que aún no nacían, pero visualizaron las oportunidades que podrían tener cuando decidieran concebirlos.

“Aunque regresé a Guatemala, yo volví a Estados Unidos para quedarme. Tengo tres hijos, el mayor tiene 29, el segundo 22 y mi hija 25”, recalcó.

UNA PASIÓN POR LA LOCUCIÓN

La pasión por la locución nació en su vida desde muy pequeño, de hecho, sus maestros destacaban su talento para declamar.

“Así fue como entramos a esto en locución, estuve trabajando en algunas radios, estuve tres años en ESPN radio en Estados Unidos y ahora para otro programa solo de deportes todos los sábados por la mañana en la 92.1 FM”, mencionó.

El fútbol es una pasión para el guatemalteco y cuando nacieron sus hijos decidió unirse a una liga local, “empezamos a introducirnos en las ligas locales de fútbol y empecé con mis hijos a ir y ahí nació ese gusanito que tenía por la locución, porque no había nadie que entregará los premios y yo empecé a hacer eso”, destacó.

Después comenzó a narrar partidos de fútbol en ligas locales y también para ESPN en Naples, Florida.

En Guatemala, el entrevistado trabajaba en la venta de electrodomésticos, pero al migrar esa tarea quedó a cargo de sus hermanos.

EL IDIOMA UNO DE LOS MAYORES DESAFÍOS

Uno de los mayores desafíos a los que se enfrentó a su llegada a EE. UU., fue aprender inglés, pero sabía que esto le facilitaría tocar puertas para pedir oportunidades. Por supuesto, con el tiempo eso fue cambiando, pues considera que se han ido abriendo espacios para los hispano hablantes.

Para escuchar las habilidades del guatemalteco puede seguirlo en la página de la red social de Facebook, Cancha Deportiva.

TIENE UNA EMPRESA DE MAQUINARÍA PESADA Y SU ORGULLO SON SUS HIJOS

Respecto al trabajo, tiene experiencia en el manejo de maquinaria pesada y en la actualidad de lunes a viernes se dedica a su empresa, prepara terrenos para la edificación de inmuebles. “Tengo dos empleados conmigo y son de Guatemala”, remarcó.

Su mayor satisfacción son sus hijos, quienes completaron sus estudios en EE. UU., eso lo llena de orgullo, “hemos logrado esto y ellos han salido adelante”.

También destacó que ellos le agradecen lo que han hecho, porque su sacrificio les dio la oportunidad de sobresalir, “es otro ambiente el de ellos aquí, hablan español en casa, pero fuera se comunican en inglés”.

EXTRAÑA TODO DE GUATEMALA

De Guatemala, asegura que extraña todo, la cultura, comida y principalmente la familia que dejó, “todo eso uno lo extraña”.

Su comida favorita son los frijoles y arroz, por supuesto no pueden faltar el Kak’ik de Cobán, Alta Verapaz.

El locutor deportivo les envía un mensaje a los connacionales para que “le echen ganas” a sus trabajos, “que se tracen una meta, porque si ellos migraron a Estados Unidos es por algo positivo”.

Lo importante afirmó es trabajar con mucho esfuerzo para lograr sus metas, “y que la alcancen y que un día tal vez sus hijos se los agradecerán”.

Por último, agradeció a La Hora Voz del Migrante, por darle voz a los guatemaltecos que salen del país en búsqueda de más oportunidades.