El “Rey León” de Momostenango

Por Gilberto Escobar

Hombre mono, hombre jaguar, hombre león, una danza llena de misticismo mágico que lleva más de 300 años en Momostenango, Totonicapán.

Foto La Hora/Gilberto Escobar

En el marco de la celebración de la feria en honor a Santiago Apóstol, se llevó acabo el baile más conocido como “el de los monos”, pero que en sus inicios era denominada la danza de los venados

Con prácticas que tienen que ver con la abstinencia sexual, la concentración y ceremonias mayas de más de 60 días para convertirse en leones, en tigres, en monos, los participantes bailan durante quince días en honor al patrono.

Don Valentín, uno de los organizadores, menciona que todo tiene un secreto, se debe tener devoción al patrono y sobre todo estar puro durante 60 días.

El REY LEÓN DE MOMOSTENANGO

El Rey León de Momostenango, es un joven de 27 años, que se ha cuidado y trata que este año salga todo como se ha planificado; su padre quien ya falleció fue uno de los principales organizadores de la celebración, “hago que el público grite de la emoción, hago como avión, también como barrilete y juego en el lazo”

El Rey León, el tigre y los monos son jóvenes que han buscado durante días su fuerza y fortaleza para danzar en una cuerda que cuelga de un palo que ha sido escogido por guías espirituales con un tamaño aproximado de 37 metros.

Estas danzas que son ancestrales, tienen como escenario el atrio de la iglesia católica de Momostenango, a la par colocan un palo que mide más de 37 metros escogido previamente, danzan sin seguridad alguna, bailan, juegan y su comportamiento es como de animales “Todo depende de la fuerza del corazón de la confianza con nosotros mismos y danzamos en el lazo con todo corazón para nuestro santo patrono”, menciona el Rey León.

El palo utilizado mide más de 30 metros de altura. Foto La Hora/Gilberto Escobar

El municipio de encuentra celebrando su feria patronal del 21 de julio al 4 de agosto y durante este tiempo se lleva a cabo las danzas.

Son danzas, son bailes que llevan muchos años de tradición, se hacen secretos y se debe tener mucho respeto, menciona José, vecino de Momostenango.

 

“hago que el público grite de la emoción, hago como avión, también como barrilete y juego en el lazo”

El Rey León de Momostenango