El neorracismo

Recientemente el mundo se conmovió cuando se supo que el presidente Trump había dicho que por qué su país tenía que seguir recibiendo inmigrantes de “shithole countries”, es decir de países que son un hoyo de mierda, y concretamente se refería a gente que llega de El Salvador, Haití y otros países africanos que han tenido el trato de Protección Temporal conocido como TPS. Posteriormente dijo que no usó exactamente esas palabras, pero que sí usó lenguaje duro para referirse al tema migratorio. La fuente de la filtración estuvo en la reunión y Trump no es precisamente alguien que cuando habla impresiona por la forma en que enfrenta la verdad.

En todo caso, lo cierto es que desde la campaña de Trump, se empezó a ver un florecimiento de los sentimientos racistas entre mucha gente que piensa así como él, es decir que si hay migración es mejor que llegue de los países de población aria y no que Estados Unidos se llene de inmigrantes latinoamericanos y negros. Se recordará que Trump dijo que todos los mexicanos (él entiende por tales a todos los inmigrantes de países de América Latina) eran criminales y violadores, tesis que ha vuelto a repetir varias veces desde la Casa Blanca y que ahora usa para atacar a las ciudades o estados santuario en donde se trata con humanidad a los inmigrantes ilegales.

No se puede negar el problema de la presencia ilegal de muchos inmigrantes en Estados Unidos, pero tampoco puede obviarse que su presencia es un vigoroso impulso a la economía y que ellos no arrebatan puestos de trabajo a los norteamericanos. Desde quienes realizan labores agrícolas hasta los que se desempeñan como profesionales en distintas ramas, pasando por la inmensa cantidad de gente que trabaja en el área de servicios, todos aportan a la economía norteamericana y ocupan espacios que no pueden o no quieren ocupar los ciudadanos de ese país o inmigrantes arios, como los que les gustan a los nazis que vuelven a proliferar esta vez en Estados Unidos y no en Alemania.

Hay temor entre los compatriotas que viven en Estados Unidos porque saben que la policía especial de inmigración está desatada y recurriendo a viejas prácticas para acorralarlos. Pero también hay muchos policías locales que, inspirados por ese sentimiento racista del que hablamos y que está expandiéndose, tienen el ojo puesto en cualquier persona con perfil de hispano, como nos llaman, y los acosan. Por eso nuestros gobiernos tienen que apoyar a los migrantes en Estados Unidos.