El gozo de la vida

Mario Barrientos

Nací el 12 de septiembre de 1985 en la colonia abril de la zona 5 capitalina, desde niño me apasiona el deporte, la música y la comunicación, aunque esta última la descubrí siendo adolescente, pero ya la ponía en práctica de manera inconsciente en la niñez. La gran parte de mi formación académica la cursé en instituciones públicas y me gradué de Periodista Profesional y Licenciado en Ciencias de la Comunicación en la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC), alma mater a la que estoy eternamente agradecido, estoy casado con la mejor mujer que la vida me pudo brindar, actualmente estoy residiendo en el extranjero, pero llevo a Guatemala en el corazón y no me desvinculo de la coyuntura nacional.

post author

Mario Barrientos
[email protected]

La gran interrogante que muchos nos hacemos en alguna parte de nuestras vidas es, ¿Cuál es el verdadero propósito de esta vida?, algunos dirán trabajar para tener mucho dinero, algunos otros estudiar para ser un gran profesional en su campo. Pero es algo que va más allá del entendimiento del ser humano y es algo que solo se puede sentir cuando llega el momento en que se encuentra.

La vida rutinaria en la que se vive nos aleja del verdadero sentimiento que nos puede transportar al auténtico y único sentido de esta vida, el tráfico por las mañanas, el trabajo estresante por el día, los problemas familiares y múltiples situaciones que nos agobian diariamente. Nos desvían la atención de aquello a lo que realmente estamos destinados en esta vida.

Buscar la felicidad y la alegría es algo inevitable para el ser humano, pero no todos la encuentran o se tropiezan con ella a una edad avanzada. Atrévete a ser diferente y marcar tu propio destino, has aquello que realmente te apasiona y encuentra la satisfacción de seguir tus ideales. Siempre con el respeto hacia las demás personas, tu libertad termina en donde empieza el respeto a tus semejantes.

La búsqueda de la felicidad debe de ser constante y no desmayar en el camino, este mundo nos brinda muchos obstáculos que nos aprisionan y nos extravían en la indagación de nuestro objetivo. Tener una vida plena y feliz debe ser la misión a cumplir, también recuerda que en este viaje no estás solo y que hay muchas personas que conoces en el trayecto efímero del mismo; comparte tu felicidad y trasmítela a todas las vidas que estén a tu alrededor.

No hay tiempo que perder en este recorrido terrenal, la vida es fugaz y no perdona los momentos perdidos, que jamás se vuelven a recuperar. La existencia avanza implacable y se lleva con ella todo aquello que encuentre a su paso si no se defiende. La decisión está en tus manos, tú elijes que hacer; ser uno más o hacer la diferencia es el gran dilema.

El gozo de esta vida está en tus acciones y decisiones. Tú eres quien maneja los hilos de tu destino, atrévete, arriésgate, desafía a lo común y fácil, has lo difícil e inevitable, pero prolóngalo por muchas décadas, contágialo y compártelo con todos los que estén junto a ti. Se puede ser un guía de luz en el avance de la vida.