El drama de los hijos de detenidos en Mississippi

Foto La Hora/WJTV/Captura de pantalla

Por Grecia Ortíz
[email protected]

Un total de 680 migrantes, de quienes aún no se conocen sus nacionalidades, fueron detenidos ayer en un operativo realizado por ICE en conjunto a otras instituciones del Gobierno de EE. UU. uno de los más grandes realizados en Mississippi.

Tras lo ocurrido un medio de ese país, reportó la conmoción de varios niños hijos de los detenidos, quienes se quedaron sin un hogar a donde ir y con la incertidumbre de lo que ocurrirá con sus padres, a merced de la bondad de vecinos y algunas organizaciones.

Según relató el periodista Alex Lovve, del medio WJTV, líderes de Forest Mississippi se unieron para llevar a los niños para que pasaran la noche en un gimnasio, en tanto sus padres deben solventar su estatus migratorio ante una Corte del tipo migratorio.

Lea: ICE realiza uno de los operativos de captura más grande en EE.UU.

Algunos de ellos, según explicó ICE, serán deportados a sus países de origen y otros podrán pedir una alternativa: la detención por razones humanitarias.

Los niños de diferentes edades recibieron refugio de personas conocidas e incluso desconocidos que llegaron a apoyarlos y traerlos después que salieron de la escuela, sin embargo, muchos de ellos no dejaban de llorar por sus padres.

DEJEN A MI PADRE “NO ES UN CRIMINAL”

Una niña de 11 años expresó a WJTV, con lágrimas su tristeza por la ausencia de su padre, detenido en uno de los operativos más grandes de ICE en Mississippi.

“Deje que mis padres sean libres y que todos los demás, por favor, no dejen a los niños llorando y todo”, expresó la niña, mientras afirmaba que su padre no era un criminal.

Los niños durmieron en el gimnasio de Clear Creek Boot Camp, al respecto Jordan Barnes, propietario del lugar, expresó a ese medio que tendrían lo necesario para atenderlos, incluso si era necesario transporte para llevarlos a la escuela está mañana.

“Entiendo la ley y cómo funciona todo y todo debe tener un sistema”, declaró Barnes. “Pero todo el mundo necesita mantener a los niños en primer lugar en sus mentes y eso es lo que hemos tratado de hacer aquí es darles un lugar para quedarse y aliviar un poco el dolor”.

Para atender las necesidades de los niños, quienes deseen pueden donar alimentos o suministros y comunicarse al (601) 940-1690.