SEGÚN EL MINEX, 176 CONNACIONALES PERMANECEN DETENIDOS

DRAMA: 390 guatemaltecos detenidos en redadas en Mississippi

FOTO. AP

 

Por Margarita Girón
[email protected]

El director interino del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés), Mathew Albence, confirmó ayer que 390 guatemaltecos fueron detenidos en una de las más grandes redadas realizadas en una década en ese país, en Jackson, Mississippi, el pasado 7 de agosto.

En tanto, la Cancillería guatemalteca indicó que 176 connacionales aún permanecen bajo custodia de las autoridades estadounidenses tras ser detenidos.

Según Marta Larra, vocera de la Cancillería, entre los migrantes liberados hay guatemaltecos; sin embargo, al cierre de esta nota, no pudo confirmarse la cantidad de connacionales liberados, aunque Larra indicó que había solicitado los datos al Consulado.

De acuerdo con la información, de los migrantes guatemaltecos que permanecen detenidos 142 son hombres y 34 mujeres y según informó la Cancillería a través de un comunicado, ha girado instrucciones a los funcionarios consulares para proporcionar asistencia, protección y asesoría a los migrantes aprehendidos por el ICE.

“Los connacionales cuentan con apoyo consular en los Estados Unidos, por lo que no deben dudar en solicitar dicho apoyo y asistencia”, se lee en el documento.

Según argumentó el Ministerio de Relaciones Exteriores (Minex), desde que el Consulado General en Miami conoció detalles del operativo, realizó gestiones ante las autoridades del ICE, para obtener información oficial sobre las detenciones de los connacionales.

La agencia de noticias Associated Press dio a conocer durante el día que abogados de inmigración dijeron que decenas de personas quedaron en libertad el jueves por la mañana.

De acuerdo con la publicación, se desconocían las condiciones de su liberación y si se encontraban en el país con o sin autorización. ICE no respondió a los pedidos de declaraciones al medio internacional.

Según la información, 680 empleados, en su mayoría latinos, fueron detenidos el pasado miércoles en siete plantas procesadoras de pollo en Mississippi.