PARTE II

Documentación o indocumentado, cada Refugiado o solicitante de Refugio en Guatemala

José Antonio Guardado

[email protected]

Soy José Antonio Guardado Martínez, nací el 17 de enero de 1959, originario de la República de El Salvador, de padres campesinos. Licenciado en Administración de Empresas y Teología Evangélica, interesado en el tema de Migrantes y Refugiados.

post author

José Guardado
[email protected]

Según Diagnóstico Participativo 2015 una de las primeras recomendaciones a cumplir o para darle seguimiento fue: DOCUMENTACIÓN. Se entiende que se realizaron sesiones de trabajo con representantes del gobierno como: Comisión Nacional para Refugiados, Conare, Ministerio de Trabajo y Previsión Social, Secretaría de Bienestar Social, Dirección General de Migración, Ministerio de Relaciones Exteriores, Procuraduría General de la Nación, Pastoral de Movilidad Humana de la Conferencia Episcopal de Guatemala – PMH – CEG, Mesa Nacional para las migraciones en representación de la Sociedad Civil; presentándoles los resultados del diagnóstico y fueron señaladas todas las recomendaciones a seguir.

Siendo el principal ausente la representación de los Refugiados y solicitantes de refugio que lo correcto sería haberlos escogido u organizar dicha representación en el mismo evento de 2015. Ya pasaron 4 años y nada se ha podido hacer al respecto. Porque la famosa Cédula de Identidad R sigue siendo un simple plástico que en un 99% nadie la reconoce como válida en República de Guatemala a pesar que ha sido emitida por una supuesta autoridad migratoria como lo es la Oficina de Relaciones Migratorias Internacionales, ORMI, y hoy el Instituto Guatemalteco de Migración, IGM, dirigido por el licenciado Carlos Emilio Morales Cancino; en su calidad de Director General.

A pesar de dicha recomendación en su primer orden la Cédula de Identidad R es continuar siendo indocumentado, aunque se diga que en su momento fue socializado. Para muestra un botón, ni en el Registro Nacional de las Personas, Renap, le permiten acceder a las instalaciones a un Refugiado que pretenda identificarse con dicho documento y si no presenta su DPI no se puede acceder y no se diga en la mayoría de instituciones del Estado, Empresa Privada y también el Sistema Financiero que en lo sucesivo dedicaré un artículo puntual comentando atropellos recibidos por tan solo ser Refugiado o solicitante de Refugio. Voluntad política no existe para solucionar este tipo de dificultades o problemas a pesar que el Estado de Guatemala es firmante de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 y su Protocolo de 1967. ¿Dónde ha quedado ese compromiso? Sigue durmiendo el sueño de los justos o en resguardo exclusivo de políticos nacionales o internacionales.

Para finalizar, sugiero también organizar o crear y llámese como sea “Comisión, Comité o Junta Directiva Nacional de Refugiados y solicitantes de Refugio en o de Guatemala”, para que no solo se siga utilizando a cada uno de nosotros tan solo para justificar eventos que por lo rico que sea para obtener información fresca y continuar escribiendo la misma historia sin poder cambiarla de nada servirá que se nos esté llamando a eventos con tal fin. Tal vez así haya más interés en que todo vaya solventándose por el seguimiento continuo como parte interesada o afectada. Este grupo o representantes ya organizados deberán ser parte y ente conocedor del supuesto nuevo Diagnóstico Participativo 2019.