MINEX SIN UNA TEORÍA ESPECÍFICA PARA INCREMENTO

Deportados regresan a las condiciones de miseria de las que escaparon

Por Grecia Ortíz
[email protected]

VERZELETTI: HAY UN DISCURSO TIBIO DE AUTORIDADES

Desde octubre pasado, fecha en que inicia el año fiscal para Estados Unidos, Guatemala ha recibido, semanalmente, entre ocho hasta once vuelos con personas retornadas de Estados Unidos.

Solo entre el año fiscal de 2018 y los cuatro meses de 2019, Guatemala sumaba un total de 132 mil 843 detenidos, entre los que se cuentan niños no acompañados, menores de edad con sus familias y adultos.

Las cifras de este año fiscal suponen un incremento importante, es decir, se está a 12 mil detenciones de superar lo registrado anteriormente y sin que se hayan cumplido seis meses de este año.

Antonio, un guatemalteco que recién llegó a Estados Unidos en enero pasado, esperaba sentado en el suelo frente a la Fuerza Aérea Guatemalteca. Entre tristeza y desconcierto dijo que volvería a trabajar en la agricultura en el departamento de San Marcos, lugar de donde escapó para encontrar un empleo que le proporcionara a él y su familia mejores ingresos.

Más de dos millones de guatemaltecos en Estados Unidos han demostrado su peso en el país, pues las remesas que envían han alcanzado una cifra superior a los US$9 mil millones de dólares en 2019, con un crecimiento que mantiene desde hace 10 años y con el que miles de familias guatemaltecas se han beneficiado.

Aunque el Gobierno ha manifestado que el tema de la migración es un eje prioritario de la política exterior, hasta ahora no ha existido un posicionamiento más contundente sobre los migrantes, indican analistas, quienes añaden que se invisibiliza aún más la situación de guatemaltecos que han optado por un éxodo silencioso.

En un día soleado y entre decenas de vehículos que transitan alrededor de la Fuerza Aérea Guatemalteca, las familias de los retornados esperan desesperados por una señal de que sus seres queridos lleguen al país.

La mayoría de los guatemaltecos vuelve al país sin esperanzas de salir adelante y sin la garantía de encontrar un empleo que les devuelva estabilidad.

En las instalaciones de migración, algunos de los representantes de la organización sin fines de lucro de Te Conecta, la Asociación de Retornados de Guatemala y Casa del Migrante brindan un alivio a los guatemaltecos que retornan. Sin este apoyo sus esperanzas serían todavía más reducidas, a pesar de que más de alguno envió en alguna oportunidad remesas al país.  

Afuera niños observan con atención mientras los adultos hablan de las razones que llevaron a migrar a sus familiares, otros mencionan que saben de su detención y dicen que en Guatemala la vida es muy compleja y por eso, migrar es la solución.

Algunos no dudan en decir que posiblemente sus seres queridos intenten el viaje nuevamente.

La Hora Voz del Migrante visitó las instalaciones de la Fuerza Aérea Guatemalteca para conocer de cerca la realidad de la Caravana Invisible de guatemaltecos, quienes no han tenido la visibilidad de grupos de migrantes de Honduras y El Salvador de los últimos meses.

Algunas de las personas llevan horas esperando bajo el sol de febrero, en un ambiente sofocante.

Doña Marta llegó desde San Luis, Jalapa, al lugar para encontrar a su hijo Leonel, quien vivió por 11 años en Estados Unidos, pero hace cinco meses fue detenido. La entrevistada observa con atención la puerta de salida, indicó que no sabía a qué hora llegaban los vuelos, por lo que decidió salir a las 4 de la mañana de su casa y llegó con considerable tiempo de anticipación.

La vida de la familia depende básicamente de la agricultura y por eso cree que ahora su hijo se dedicará a eso, aunque no descarta que busque migrar nuevamente.

“Pues viera que mi hijo estuvo once años allá, creo que trabajaba de construcción, pero hace unos meses que lo detuvieron entonces por eso lo vengo a traer”, dijo.

FAMILIA LLEGA DESDE HUEHUETENANGO

Otra de las familias que espera con ansiedad es la de Romualdo, llegaron desde Huehuetenango a esperarlo. El grupo familiar es bastante numeroso, los niños se cubren del sol a la sombra de sus padres, pero se sienten desesperados, salieron a la una de la madrugada de su casa porque pensaban que llegarían tarde.

“Mire, nos venimos luego porque según yo eso de la salida de ellos era luego, pero mire ya tenemos rato aquí, ojalá que ya vayan a salir, que los niños les dan ganas de comer y de ir al baño y ellos se vinieron a recibir a su tío”, expresó uno de sus hermanos de Romualdo.

Según indicó, la necesidad lo llevó a migrar y posteriormente ayudaba a sus seres queridos en Guatemala con remesas.

Romualdo fue detenido hace dos meses en Estados Unidos, ahora regresará a la vida de la que escapó en Huehuetenango.

La puerta se abre, una hora y media después del aterrizaje de los vuelos, las personas que retornan debe pasar a registrarse con agentes de Migración, reciben una charla, algunas indicaciones, sus pertenencias, entre otros trámites.

MARVIN Y PEDRO

Al salir algunos buscan a sus seres queridos, otros caminan desorientados en la ciudad y preguntan por direcciones dado que la mayoría proviene del interior del país y no conocen.

Un grupo de personas que cambia dólares estadounidenses y pesos mexicanos se abalanza sobre los migrantes. Esta práctica en varias ocasiones ha sido denunciada, según la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH).

De ese grupo que recién llega al país salen Marvin y Pedro, ambos se acercan solicitando apoyo para cambiar un billete de Q20, el dinero lo entregan a otro migrante que los acompañaba en el vuelo pero que no tenía recursos económicos para viajar hacia su casa.

Tras un breve intercambio de palabras se abrazan y desean buena suerte.

Posteriormente consultaron por una dirección, necesitaban llegar a la estación de buses del Cenma, en zona 12.

Mientras la reportera de La Hora Voz del Mirante camina junto a los guatemaltecos hasta la estación del Transmetro, ambos comentan brevemente que vivieron varios años en EE. UU. sin documentación legal. En su caso tuvieron la oportunidad de conocerse en el centro de detención en Texas.

“Ahí donde lo tienen a uno siempre hay más guatemaltecos, casi solo nosotros ocupamos todo, y bueno aquí estamos pero ahora debemos llegar al Cenma y después nos vamos para Mazatenango que de allá somos”, expresó Marvin.

Ambos comentan que en Estados Unidos encontraron oportunidades que su país les negó, pero al ser deportados indican que tratarán de salir adelante con algunos ahorros que lograron mientras estuvieron trabajando.

De Guatemala señalan que no esperan ninguna ayuda, pues en EE. UU., todos salen adelante por sus propios medios.

Luego de llegar a la parada del Transmetro, ambos se despiden y agradecen por la orientación, “tenemos algún tiempo fuera del país, entonces nos perdemos un poco, pero ya después preguntamos en que parada debemos bajar para llegar al Cenma”, finalizaron.

A la situación migratoria de los guatemaltecos en EE. UU., habría que agregar que desde el año pasado decenas de migrantes han denunciado la falta de entrega de sus pasaportes, documento que en ocasiones les ha impedido que puedan realizar algunos trámites.

“AL MENOS VIENE CON VIDA”

Yolanda Gómez viajó desde Huehuetenango para recibir a su hija y nieta, quienes retornaban de Estados Unidos. Debido al bloqueo que se generó en la Calzada Roosevelt ese día, la guatemalteca decidió pagar un mototaxi que la llevará hasta la Fuerza Aérea, pues temía no llegar a tiempo.

De acuerdo con la entrevistada, su hija decidió migrar para reunirse con su esposo que tiene dos años de vivir en ese país y también por temor a que por una amenaza de extorsión les hicieran algún daño.

Gómez comentó que su hija viajó por unos 15 días por la ruta de México en enero recién pasado, en compañía de sus tres hijos de 7, 5 y 3 años, todos lograron pasar la frontera y ya estaban establecidos como familia en Estados Unidos.

Sin embargo, luego de asistir a una cita programada en una corte migratoria, fue detenida y las autoridades ordenaron su deportación hacia Guatemala. Al enterarse de la situación el esposo decidió que dos de sus hijos, los mayores, se quedaran con él y estudiaran, mientras que la más pequeña fue enviada junto a su madre, para que no se deprimiera.

“Al menos viene con vida, porque uno escucha muchas cosas de la gente que se va y ahí se quedan los pobres en el desierto”, comentó.

Ahora que su hija volvió al país, expresó que no saben qué harán porque sus motivos de migrar eran por inseguridad, “sus hijos van a estar mejor allá…aunque sea pobremente, pero aquí estamos todos juntos”, puntualizó.

Mientras un guatemalteco que recién retornó encontró apoyo en una familia que también esperaba a otra persona. Según explicó no tenía dinero para viajar hasta San Marcos y no sabía en dónde podía encontrar ayuda y, gracias a la buena voluntad de las personas, logró viajar a su lugar de origen.

Las escenas que La Hora Voz del Migrante pudo observar se repiten casi a diario en el lugar, decenas de personas caminan en grupos y otros están desorientados, sin saber hacia dónde dirigirse.

¿CÓMO INFLUYEN LOS MIGRANTES?

Durante 2018, la “Caravana Invisible” a la que hace referencia La Hora Voz del Migrante, que es el número de guatemaltecos que de manera silenciosa se ha establecido en Estados Unidos y que se estima está conformada por 2.7 millones de personas, quienes aportaron a la economía de más de 6 millones de personas en Guatemala, un total de S$9 mil 287 millones 770 mil 700 en divisas.

La cifra representó mil millones de dólares más que en 2017 y desde hace ocho años mantiene un incremento.

Según el presidente del Banco de Guatemala (Banguat), Sergio Recinos, al 14 de febrero las remesas reportaron un crecimiento del 8.7 por ciento, con ingresos de 1 mil 034.5 millones de dólares, cifra que supera a la registrada en el mismo período del año pasado.

“Hay una desaceleración en términos de tasas de crecimiento, pero nuestra estimación para este año es de 6.5 y 9.5, todo apuntaría a que así estaríamos este año”, destacó Recinos.

Recinos indicó que el ingreso de las remesas familiares seguirá siendo uno de los principales impulsos de la economía del país, al representar un 12 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

APORTAN A LA ECONOMÍA FAMILIAR

Las familias, según el Organismo de las Naciones Unidas para la Migración (OIM), emplean los recursos que reciben de migrantes principalmente para la inversión y ahorro, construcción y compra de viviendas.

Posteriormente lo utilizan para consumo, que les permita satisfacer las necesidades básicas del hogar, entre vestuario, calzado, transporte, mobiliario y equipo para el hogar.

Finalmente y en menor medida estos recursos son invertidos en consumo intermedio e inversión social, que incluye aspectos como salud y educación.

A pesar de que los migrantes están presentes en la vida de las familias guatemaltecas y que continúan su éxodo silencioso con cifras mayores a 2018, con solo cuatro meses del presente año fiscal, el Gobierno no ha emitido una postura precisa.

MINEX: NO SE IDENTIFICA UNA TEORÍA QUE EXPLIQUE EL FLUJO MIGRATORIO

El Departamento de Comunicación del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minex) dijo  La Hora Voz del Migrante que el tema de migración es considerado un eje prioritario de la política exterior.

Asimismo, señalaron que una teoría que explique el flujo migratorio que reporta la Patrulla Fronteriza no se identifica, pues hay varias que influyen como el desarrollo, trabajo y reunificación familiar entre otros.

Al mismo tiempo señalan que hay instituciones nacionales involucradas en el tema como la Secretaría de Obras Sociales de la Esposa del Presidente (SOSEP), el Ministerio de Trabajo (Mintrab), la Secretaría de Bienestar Social (SBS), el Consejo Nacional de Atención al Migrante en Guatemala (Conamigua), la Secretaría contra la Violencia Sexual, Explotación y Trata de Personas (SVET) y la Procuraduría General de la Nación (PGN).

“Trabajan con base en el protocolo nacional para la recepción y atención al migrante”, señaló el Departamento de Comunicación del Minex.

VERZELETTI: HAY UN DISCURSO TIBIO DE AUTORIDADES

El presbítero y director de Casa del Migrante para Guatemala y El Salvador, Mauro Verzeletti, destacó que en los primeros meses de 2019 han percibido un aumento en el ingreso de personas retornadas desde Estados Unidos, pues semanalmente hay entre 9 y hasta 11 vuelos.

Esta realidad, según Verzeletti, preocupa porque en cada vuelo hay en promedio 120 personas que son deportadas, situación que han logrado comprobar, pues personal de dicha entidad está presente cuando ingresan los vuelos.

“Es una preocupación muy grande el incremento de los vuelos vía aérea, de parte y del endurecimiento de las políticas migratorias de Donald Trump que cada vez se está oponiendo a ese derecho humano”, afirmó.

Para Verzeletti, al no visibilizar la crisis que existe en la Frontera Sur de Estados Unidos, los gobiernos ayudan a perpetuar un sistema sin cambios y eso puede comprobarse con las últimas administraciones que cree que le han apostado más a la migración que a crear un ambiente que permita que se queden en sus comunidades.

“Hay un discurso tibio, prácticamente se mantiene indiferente ante la situación, porque saben que el dinero que entra por concepto de remesas ayuda mucho a las familias guatemaltecas en el país y así no hacen las reformas sociales, entonces tienen más dinero para la corrupción e impunidad”, anotó.

ROLDÁN: MIGRANTES SON UNA POBLACIÓN OLVIDADA

Úrsula Roldán, del Instituto de Investigación y Proyección sobre Dinámicas Globales y Territoriales (IDGT), coincidió con Verzeletti y señaló que existe una indiferencia de parte del Gobierno al referirse a la crisis migrante, porque al final responden a intereses propios, que muy pocas veces responden a los de la mayoría.

Esta situación, según Roldán, motiva a que las personas migrantes queden excluidas de políticas públicas que les permitan avanzar, por lo que se ven obligadas a dejar a sus familias.

“-Una reforma migratoria- a este tipo de debate de propuestas que tocan a otros países, eso no lo ponen como una prioridad”, aseveró.

De acuerdo con Roldán resulta interesante que al final solo se habla de lo que aportan migrantes, pero no existen políticas públicas enfocadas a quienes se esfuerzan por salir adelante desde otro país y que motive el desarrollo de comunidades.

“Hay una desprotección del migrante en las necesidades múltiples… son una población olvidada, son personas que sufren afectación en sus derechos de tránsito, cuando son detenidos o deportados… a veces no tienen su DPI cuando lo piden o tienen que pagar costos más altos, o sea ha habido denuncias, pero son invisibilizados con estas demandas que no son solamente las económicas”, afirmó.

MINEX SE ENFOCA EN OTROS TEMAS

Finalmente Roldán criticó al Minex, por no contar con una política fuerte en defensa de los derechos migrantes, pues ahora considera que se han dedicado a la defensa de intereses propios de Gobierno como las acciones contra la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG).

Por ello asegura que este y otros Gobiernos, no se han interesado en defender a las poblaciones migratorias, ya que sus políticas han sido débiles, por eso se esperaría que en estas elecciones generales muestren un papel más protagónico, porque se requiere que se hagan representar por mejores autoridades.

Roldán puntualizó que cientos de personas regresan al país tras ser expulsadas de EE. UU., para volver con deudas y a mantenerse invisibles, tal y como migraron al principio.

“Por eso muchos deciden volver a intentar, ahora cuando son detenidos o encarcelados se pierden, no hay políticas de inserción a sus comunidades”, enfatizó.

RODRÍGUEZ: RETORNADOS VUELVEN A SUS MISMAS CONDICIONES

Mario Rodríguez, analista del Instituto de Problemas Nacionales (Ipnusac), dijo que la invisibilización de migrantes corresponde a un drama humano, porque este éxodo es la prueba que el modelo económico no funciona, porque la pobreza genera marginación.

“La marginación hace que esta gente a pesar de las dificultades y peligros que tiene, decida y es básicamente un punto de esa miseria el sistema económico”, destacó.

El entrevistado indicó que a pesar de que estas personas logran enviar recursos económicos, los mismos no les son atribuidos a migrantes, porque únicamente les importa lo que envían y no ellos.

“El flujo migratorio no ha disminuido, al contrario se ha incrementado, sin embargo es un flujo que no aparece en las noticias, sobre todo porque tratan de invisibilizar el fracaso del modelo, aquí se sigue hablando que lo que queremos es un país competitivo, pero eso no ha funcionado”, destacó.

Por eso, asegura que lo que le queda a la población sin recursos es buscar oportunidades en otro lugar.

Rodríguez finalmente destaca que lo preocupante para quienes son deportados es que retornan a las mismas condiciones de pobreza que los expulsaron, pues la miseria se convierte en un círculo vicioso.

“No todos tienen la oportunidad de salir de ella, no todos pueden romper ese círculo, porque la mayor parte de esas personas al migrar no solo provocan un drama humano que rompe familias sino que también incluye una deuda muy grande”, anotó.

BARRIENTOS: PAÍS ES EXPULSOR

En tanto, Ricardo Barrientos del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), dijo que desde el punto de vista de política fiscal, el Gobierno ha desatendido muchos aspectos de la población que debería estar haciendo desde el gasto público.

La situación de empleo y desempleo en el interior, según Barrientos, es lamentable y por eso la única solución que encuentran es dejar el país.

A esto, el entrevistado indicó que la cobertura que existe en el país se podría aplicar para una población de la década de 1950.

“Vemos a un Gobierno que ataca los esfuerzos incipientes de la CICIG y todo esto, entonces el panorama, las expectativas, las esperanzas que pueda tener la población, no son en términos de quedarse en un país que es más expulsor”, destacó.

Embajada de EE.UU. reitera que trabaja con Guatemala

El vocero de la Embajada de Estados Unidos dijo al respecto, que ese país “coordina estrechamente con Guatemala sobre asuntos relacionados con la migración irregular. La semana pasada, la secretaria de Seguridad Interna de Estados Unidos se reunió en San Salvador con los ministros de Seguridad de Guatemala y los otros países del Triángulo Norte, para formalizar el desarrollo de un pacto regional y un plan para abordar la migración irregular y la formación de caravanas de migrantes”.

Además, indicó que la migración ilegal y la formación de caravanas de migrantes representan una continua crisis humanitaria y de seguridad para la Frontera Sur de ese país.