Debbie Sánchez, el espíritu de solidaridad y su familia la impulsan cada día

Por Redacción La Hora
[email protected]

Con la ilusión de encontrarse con su familia que habían migrado antes que ella, la guatemalteca Debbie Sánchez, originaria del departamento de Jalapa, contó a La Hora Voz del Migrante, que decidió seguirlos para reunirse con sus seres queridos que se habían establecido en Estados Unidos y ahora se ha involucrado con la comunidad migrante, centrada en la solidaridad y apoyar a quienes menos recursos tienen.

Recordando el tiempo en el que llego, rememoró que su primer empleo fue en 1994 en una empresa de Rhode Island en donde pintaba camisetas, aunque explica que además de esa labor aprendió a soldar joyas para diferentes marcas, algunas para Elizabeth Taylor, Avon y otras más.

Pero Sánchez también sabe ensamblar, aunque después trabajó para una empresa en donde hacían piezas que sirven de insignia a la milicia de Estados Unidos, aunque ahí dice que debía tener todavía más cuidado porque el material que usaban era oro, aunque cuenta que además, ha trabajado limpiando viviendas.

“He trabajado limpiando casas, he trabajado en construcción recogiendo y organizando la basura de la construcción y yendo a recoger materiales, también he hecho comida para vender. Me certifique aquí un poco, saque el GD pero era madre soltera en ese tiempo y tenía que salir adelante con mi hijo y en ese tiempo solo tenía uno”, destacó.

SIGUIÓ PREPARANDOSE

Sánchez recuerda que para salir adelante pensó en estudiar inglés, pensando en las clases que eran gratuitas y con el tiempo dice que se mudó a Connecticut, aunque en principio vivió en Massachusetts, así como Rhode Island.

Así que ese mismo deseo de superarse, dice que la llevo a abrir una compañía de limpieza con la que se sostuvo por varios años, con el tiempo también mencionó que se unió al Grupo Quetzal, agrupación de la que es miembro desde hace varios años.

Esa agrupación menciona que tiene como fin apoyar a la comunidad migrante y por supuesto la misma es sin fines de lucro, en su caso dijo que era coordinadora de alcance y fue después que se unieron más personas al proyecto, pero desde entonces fue que decidió trabajar como notaria pública y luego para impartir clases de OSHA, que son de salud y seguridad.

“Lo que me hago me encanta mucho porque puedo ayudar a mi comunidad o pienso que lo hago, sigo con Grupo Quetzal”, aseguró, al tiempo que añadió que precisamente ahora ha estado involucrada para ayudar a más personas.

En ese orden, en los últimos días han entregado apoyo a muchos migrantes que necesitan de este, Sánchez asegura que para salir adelante ha encontrado impulso en las bendiciones que ha recibido, además, cuenta que contrajo matrimonio y por eso su familia es el motor para seguir.

UN LLAMADO A LA UNIDAD PARA SEGUIR APOYANDO

Sánchez también es parte del movimiento Florecerás Guatemala, con quienes ha participado desde hace unos diez años y con quienes se ha vinculado porque trabajan por las causas de quienes menos tienen y a la vez, ha participado con quienes promueven protestas.

La connacional no duda al decir que, si los guatemaltecos lograran una mayor unidad, se podría apoyar más a las comunidades y también al país.

De hecho, mencionó que a la comunidad migrante la sigue apoyando desde donde se encuentra y siguen trabajando a favor de la comunidad, desde Grupo Quetzal y el colectivo Florecerás Guatemala, también comentó que siguen entregando apoyo con víveres a quienes lo necesitan.

El mensaje que Sánchez comparte con los guatemaltecos que viven en Estados Unidos es de solidaridad con Guatemala.

La guatemalteca enfatiza en que siente mucho pesar por la situación del país, por eso refiere que es necesario ser mejores y teniendo presente en que las buenas personas son más, además de la necesidad de informarse, “ánimo, tengamos fe en que lo mejor está por venir”.