EL BANCO MUNDIAL OTORGARÍA USD100 MILLONES

“Crecer Sano”: Por perderse crédito dándole la espalda a la gente necesitada

POR HEDY QUINO
[email protected]

Los diputados del Congreso continúan con la búsqueda de consensos para aprobar el préstamo de USD100 millones con el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), que forma parte del Banco Mundial (BM), el cual serviría para combatir la desnutrición infantil en el país mediante la iniciativa “Crecer Sano: Proyecto de Nutrición y Salud en Guatemala”, sin embargo, el tiempo para que Guatemala acceda a este crédito se agota.

El 5 de septiembre de 2017 ingresó a Dirección Legislativa la iniciativa de Ley para adquirir el préstamo y echar andar la estrategia contra la desnutrición, un año después el Pleno del Congreso aprobó en primer y segundo debate el proyecto; en el momento que se tenía que aprobar en tercer debate y por artículos, el proceso se estancó.

Algunas de las razones de la falta de consensos son que los bloques legislativos, sobre todo los mayoritarios, no están de acuerdo con las unidades ejecutoras que tendrían a su cargo el manejo del préstamo. Por ejemplo el oficialismo, FCN-Nación, busca por medio de unas enmiendas modificar algunos rubros.

La iniciativa establece que será el Ministerio de Salud el encargado de ejecutar los USD100 millones para el proyecto contra la desnutrición, lo que el oficialismo pretende con las enmiendas es que el Ministerio de Desarrollo pueda administrar parte de esos fondos.

Mientras que la bancada de oposición Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), no está de acuerdo con la propuesta de FCN-Nación, así lo dejó ver el lunes recién pasado en la sesión que se programó exclusivamente para aprobar el préstamo, pues en esa ocasión los integrantes de dicha agrupación política no asistieron a la plenaria.

El diputado del Frente Parlamentario por la Transparencia y la Democracia, Raúl Romero, afirmó que la iniciativa que ayudaría a combatir la desnutrición infantil no se aprueba debido a la falta de voluntad política y de compromiso por parte de los bloques mayoritarios. “Lo ideal es que los jefes de bloque convoquen a sus integrantes a las sesiones para que se logren los votos”, dijo.

HORA CERO: SI NO SE APRUEBA LA PRÓXIMA SEMANA SE PERDERÁ EL CRÉDITO

El Banco Mundial fijó el 22 de marzo como fecha límite para la firma del contrato sobre el crédito de los USD100 millones, después de este plazo la entidad internacional le retiraría a Guatemala este préstamo.

Algunos diputados en las sesiones han manifestado que sí cuentan con tiempo para acceder al crédito, sin embargo, para que la firma del contrato sea válida se debe hacer una serie de trámites previos.

El ministro de Finanzas Públicas, Víctor Martínez, explicó que el papeleo previo tendría que estar listo el 21 de marzo a las 24:00 horas, después de eso “se rompe el encanto”, dijo.

Martínez detalló que el proceso para optar al préstamo que ayudaría al combate a la desnutrición en el país, está compuesto por doce eventos. El primero es la aprobación de la iniciativa de Ley “Crecer Sano”, el cual debe realizarlo el pleno de diputados.

Una vez el Congreso apruebe cada uno de los artículos de la normativa se envía al Ejecutivo para que la Presidencia emita su sanción, después se publica en el Diario Oficial. Cumplido esto, se procede a la solicitud de dictámenes por parte de la Procuraduría General de la Nación (PGN), así como de los ministerios involucrados en el proyecto; Ministerio de Salud, de Desarrollo Social y de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (SESAN).

El funcionario reconoció que el tiempo para realizar estos procesos es corto, pero confía que “aunque corriendo” se pueden lograr. “Lo que ahora corresponde es pedirle al Congreso que agende este tema en una de las sesiones de la otra semana para que este crédito no se pierda”, agregó Martínez.

El jefe de la cartera de Finanzas afirmó que desde el Ejecutivo se están agilizando los procesos correspondientes, para que una vez los diputados aprueben la iniciativa, los trámites no se demoren y así logre tener todo listo para el 21 de marzo.

Por su parte, el economista Emilio Mata indicó que por la situación de los plazos, difícilmente se logre la firma del contrato por el crédito de los USD100 millones. “Al paso que van los diputados no van a lograrlo. Desde el año pasado esta ley se viene discutiendo en el Congreso, por lo que tuvieron el tiempo suficiente para aprobarlo”, agregó.

SECTOR EMPRESARIAL: EL CONGRESO ES SOBERANO

Por esta situación, el presidente de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport), Antonio Malouf, afirmó que “nuestro Congreso no se ha puesto de acuerdo con la aprobación del préstamo, han de tener otras prioridades, sin embargo, creo que la nutrición de los niños debe ser una prioridad para nuestro país”.

Al consultarle a Malouf si como sector empresarial les solicitaría a los diputados la aprobación del crédito con el Banco Mundial, respondió: “Nosotros podemos manifestarnos, yo lo he hecho a nivel personal, pero el Congreso es soberano, no podemos interferir en lo que hacen como uno de los poderes del Estado”, dijo.

El presidente de Agexport indicó que, como sector privado se necesita de un recurso humano educado y nutrido, pues son clave en la generación de empleo. “Necesitamos que nuestros trabajadores tengan a su familia bien alimentada y nutrida para que en una siguiente generación tengamos mejores trabajadores”, declaró Malouf.

FCN Y UNE SIN RESPONDER

Debido a esta situación La Hora intentó comunicarse con los jefes de bloque de la UNE y FCN-Nación, Orlando Blanco y Javier Hernández respectivamente para conocer sus razones del por qué no logran los acuerdos para aprobar el préstamo, sin embargo, ninguno de los dos diputados respondieron a las llamadas y mensajes que se les realizó.

¿QUÉ ES EL PROYECTO “CRECER SANO”?

De acuerdo con el Banco Mundial, el proyecto de Nutrición y Salud, “Crecer Sano”, busca mejorar el acceso al agua potable y saneamiento, así como proveer paquetes de nutrición y salud a las madres y niños. Además, se realizarían mejoras en centros de salud de las áreas con elevado porcentaje de niveles de desnutrición.

El programa beneficiará a niños de 0-24 meses, mujeres embarazadas y a sus familias en las áreas de intervención. La población objetivo principal se encuentra en siete departamentos (de 22), que tienen poblaciones predominantemente indígenas: Alta Verapaz, Chiquimula, Huehuetenango, Quiché, San Marcos, Sololá y Totonicapán, señaló el BM.

De aprobarse el crédito de USD100 millones, los recursos se distribuirían en la prestación de servicios intersectoriales para reducir la desnutrición, USD81 millones. Asimismo, se destinarían USD15 millones para el “enfoque de presupuesto por resultados de los servicios de salud y USD4 millones para el monitoreo y evaluación”, según el Banco Mundial.

Si el país firma el contrato de crédito con el Banco Mundial, dicha institución internacional realizará una donación de USD9 millones, los cuales serían destinados para financiar la reducción de las tasas de interés/cargo del préstamo otorgado por el BIRF, para gozar de condiciones más concesionales aún, con base en el cumplimiento de condiciones preacordadas, señaló el BM.

SIN CUMPLIR COMPROMISO

En enero pasado y el lunes recién pasado el presidente del Congreso, Álvaro Arzú Escobar, ha sostenido reuniones con los representantes del Banco Mundial en Guatemala para abordar la aprobación del préstamo, se conoce que el jefe del Legislativo les ha ofrecido su compromiso para aprobar esta iniciativa, pero a la fecha esta no ha sido cumplida.

Sería hasta el lunes próximo cuando se conozca si la directiva de Arzú E. vuelva a convocar al Pleno de diputados a una sesión exclusiva para la aprobación del crédito, como se intentó el lunes recién pasado. Si la próxima semana esto no sucede, los fondos para invertir en el programa “Crecer Sano”, que combatiría la desnutrición en el país, se le retirarían a Guatemala.

Romero concluyó que, si en la próxima semana la Junta Directiva convoca a sesiones extraordinarias con el objetivo de aprobar este crédito y los diputados se comprometen a asistir, este no se perdería.

“Lo que ahora corresponde es pedirle al Congreso que agende este tema en una de las sesiones de la otra semana para que este crédito no se pierda”.
Víctor Martínez, ministro de Finanzas Públicas

Al paso que van los diputados no van a lograrlo. Desde el año pasado esta ley se viene discutiendo en el Congreso, por lo que tuvieron el tiempo suficiente para aprobarlo”.
Emilio Matta, economista

“Nosotros podemos manifestarnos, yo lo he hecho a nivel personal, pero el Congreso es soberano, no podemos interferir en lo que hacen como uno de los poderes del Estado”.
Antonio Malouf, presidente de Agexport