Conoce algunos sitios arqueológicos de El Salvador y Honduras

El Salvador al igual que Guatemala posee distintos lugares turísticos y arqueológicos, entre estos últimos se puede destacar a Tazumal, Pampe, entre otros que atraen la atención de decenas de turistas originarios de distintos países.

En esta nota además encontrará algunos sitios arqueológicos de Honduras que se han destacado por su importante valor histórico y que reciben decenas de visitantes al año.

Por Redacción La Hora
[email protected]

Tazumal se ubica en el municipio de Chalchuapa en Santa Ana, El Salvador, a unos ochenta kilómetros de la capital. Se considera que recibió la influencia de Copán Honduras.

La Estela de Tazumal es una de las esculturas más importantes halladas en este sitio mejor conocido como la Virgen de Tazumal, que ahora se encuentra en el Museo Nacional de El Salvador.

Asimismo en el sitio han sido localizadas otras 23 tumbas con ofrendas funerarias que incluyen casi 400 vasijas de barro, orejeras, pendientes, collares, espejos, anillos, hachas de jadeíta, yugos y perlas entre otros.

En 1940 Tazumal experimentaba daños relacionados con su proximidad al centro urbano de Chalchuapa, que extraía tierra de las estructuras para hacer ladrillos de adobe.

Para 2004, parte de una de las estructuras se derrumbó, provocando que se iniciaran excavaciones.

CASA BLANCA
Es un sitio arqueológico ubicado en la misma zona arqueológica, del departamento de Santa Ana, el nombre se lo debe a la hacienda cafetalera que funcionaba con el parque del lugar.

EL TRAPICHE
El Trapiche fue uno de los primeros sitios mayas en Chalchuapa, fue influenciado por los olmecas y tuvo comercio con los sitios mayas de tierras bajas guatemaltecas, especialmente en Kaminal Juyú.

Entre los descubrimientos arqueológicos más importantes se puede destacar la evidencia del sacrificio de varias personas, además de un pedazo de estela en el cual el único símbolo que se pudo identificar es el uinal, equivalente a un mes en el calendario maya.

Investigaciones han demostrado que la actual ciudad tiene por lo menos unos 3 mil 200 años de ocupación humana continua.

MUSEO NACIONAL DE ANTROPOLOGÍA DR. DAVID J. GUZMÁN

Localizado en Avenida La Revolución, en El Salvador, el museo alberga una invaluable colección de objetos arqueológicos, etnográficos e históricos, que otorgan una mirada al pasado desde los períodos prehispánicos hasta la actualidad, constituyendo una gama de elementos que muestran una larga ocupación humana del actual territorio salvadoreño.

Además contiene unas cinco salas permanentes que se han dividido entre: Migraciones y arraigo, Agricultura, Producción Artesanal, Industria e intercambio, Entierros prehispánicos y Religión.

De acuerdo al Ministerio de Cultura de El Salvador, el recinto que actualmente se conoce abrió al público el 9 de octubre de 2001, con nuevas instalaciones diseñadas para el funcionamiento de un museo especializado, con espacio para las áreas técnicas y para servicios al público.

LAS CUEVAS DE TALGUA EN HONDURAS

Las cuevas de Talgua están ubicadas en el valle de Olancho en el municipio de Catacamas, al noreste de Honduras, más conocidas como “Cueva de la Calavera brillante”, debido a la forma en que la luz se refleja en los restos óseos que se han localizado.

El sitio ha ganado el interés de los arqueólogos que estudian los entierros en cuevas de Centroamérica y de Mesoamérica, además ofrece pistas valiosas sobre cómo los habitantes de la Cueva de Talgua pudieron haber formado un importante vínculo entre la Mesoamérica Precolombina y las partes más al Sur y el Este de América Central, e inclusive extenderse a las sociedades en el Norte de América del Sur y los Andes.

EL PUENTE, LA CIUDAD INDEPENDIENTE DE COPÁN

A este lugar arqueológico se le conoce por ser una ciudad maya independiente de Copán, con diversidad de yacimientos, pues se estima contiene unas 200 estructuras entre tumbas, edificios ceremoniales y habitaciones, aunque pocas de ellas han sido excavadas.

Se localiza en el valle de Florida en la municipalidad de La Jigua, a unos once kilómetros al norte de la población hondureña de La Entrada, al norte del río Chamelecón con el río Chinamito.